Gana Fiscalía segundo asalto y “El Parra” es vinculado a proceso


 
Destacados Viernes, 28 Septiembre, 2018 06:26 AM

 

La evidencia presentada por la Fiscalía era prácticamente irreversible, por lo menos en esta instancia procesal. Lo único que requería era demostrar una probable responsabilidad de Óscar, conocido como “El Parra”, en el asesinato de Emanuel Esaú Saldaña Ramos, un miembro del Ejército abatido por una ráfaga de metralla, la madrugada del 31 de diciembre del 2017.

Luego de haber librado una batalla legal que duró más de 12 horas en la Ciudad de México, para absolver a “El Parra” de los delitos de portación de armas de uso exclusivo del Ejército, que le imputaba la Policía Estatal Preventiva (PEP), la defensa comprendida por el exdiputado priista Enrique Acosta Fregoso, José Antonio Ledesma Orendaín, Felipe Alfredo Vázquez Vara, y un cuarto abogado proveniente de la Ciudad de México que vino exclusivamente para esta audiencia, de nombre Carlos Alberto Elizalde Barraza.

Contando los tres auxiliares, la defensa contaba con 7 abogados, quienes enfrentarían a los dos fiscales Rigoberto Zataraín y Rafael Orozco, dos de los elementos más experimentados en el tema de homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La audiencia citada para las 09:30 horas comenzó con 30 minutos de retraso y culminó después de las 22:30 horas, teniendo cuatro recesos solicitados por ambas partes y por el mismo juez Héctor Cortez Saldaña.

Desde la exposición y justificación de las pruebas presentadas comenzaron los alegatos en ambas partes, donde resultó airoso la defensa al desacreditar a uno de los cinco testigos-un ex agente ministerial-, además de que otro de ellos- de la policía municipal- no se presentó.

Estos fueron Héctor Octavio Martínez Manriquez -Policía Municipal-, Osmin Inzunza Quiroa -ex perito de la PGJE-, Crescencio Ornelas -Exagente ministerial cuyos últimos años de carrera tuvo constante participación en operativos en San Felipe-, Jorge Caloca Quiroz -experto en criminalística de campo y de análisis de audio y video- e Isalías Hernández Pérez, quien afirmó ser testigo presencial. También presentaron un video del homicidio y el reporte de c4 de la madrugada del 31 de diciembre del año pasado.

La intención de la defensa fue clara al intentar desacreditar la presencia de testigos en la escena, además de demostrar que en el video del asesinato no se logra identificar a testigos, al agresor y ni las características del automóvil tipo pick up, color blanco, modelo reciente.

Sin embargo, la Fiscalía defendió sus puntos argumentando que ninguna de esas evidencias era contundente, además de dudar del testigo presencial que comentó haber visto claramente el rostro del asesino del militar, negando que se tratara de “El Parra”. Sin embargo, Rigoberto Zataraín consideró que era imposible porque se encontraba de espaldas al incidente.

El testigo narró que giró la cabeza para dar reversa, pues intentaba estacionar su auto para brindar apoyo a los militares cuyo automóvil sufrió una descompostura, y en ese momento lo observó.

Zataraín remató con el tamaño de los vehículos, pues el testigo viajaba en un Toyota Corolla, mientras que el agresor se desplazaba en un pick up GMC Sierra, color blanco, modelo reciente, el cual sería más alto, lo que dificultaría su visión.

Otro de los alegatos de la defensa fue proporcionado por el experto en audio y video de apellido Caloca, quien comentó que los videos no eran precisos debido a las complicaciones de luz y calidad, por lo que no podía acreditarse que los testigos integrantes del Ejército Mexicano, Eduardo Ortega y Charles William García Tolero, estuvieran ahí; tampoco se acreditaba la presencia de Óscar, el arma utilizada ni las características de la unidad.

Sin embargo, durante un alegato con el Fiscal, el testigo admitió que era “probable” que lo referido por el Ministerio Público fuera cierto, lo que fue benéfico para su causa.

Uno de los momentos de más tensión durante la audiencia se dio con el testigo Osmin Inzunza Quiroa, ya que tanto las preguntas de la Fiscalia como de la Defensa fueron constantemente objetadas por las partes, lo que llevó a una situación complicada en la que el testigo dudaba en contestar ciertas preguntas, además de asegurar no comprender otras más.

La situación se volvió una discusión donde todos hablaban al mismo tiempo y se perdió el orden por breves minutos, lo que provocó que el Juez pusiera “mano dura”, sancionando al testigo con 20 salarios mínimos, ya que en reiteradas ocasiones desacató los mandamientos del juzgador, pues continuaba respondiendo las preguntas pese a que se gritaba “objeción”.

Otro momento peculiarmente tenso fue cuando un fotógrafo de La Voz de la Frontera comenzó a tomar fotos del acusado previo al inicio de la audiencia, lo que provocó la molestia de uno de los defensores que increpó al comunicador.

De inmediato se hicieron los reclamos entre abogados y reporteros que culminaron cuando el Juez ingresó a la sala y le explicó a la defensa que la prensa era libre de tomar fotografías, pero al momento de publicarlas se debía proteger la identidad del acusado.

Tras escuchar todos los alegatos de las partes, el Juez determinó que había elementos suficientes para vincular a proceso a “El Parra”, quien pasará los próximos tres meses en prisión hasta que se reanude la audiencia en su contra.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio