“Están muy mal hechos”, dice Jiménez Espriú de estudios del Colegio de Ingenieros sobre aeropuerto de Santa Lucía

CIUDAD DE MÉXICO, 22AGOSTO2018.- Javier Jiménez Espriú, propuesto como próximo secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) en el próximo gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, participó con la conferencia: "Infraestructura para el fortalecimiento de México" durante el foro Estrategia Banorte 2018. FOTO: MISAEL VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM
 
Destacados Viernes, 14 Septiembre, 2018 06:50 AM

Javier Jiménez Espriú, propuesto por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como el futuro titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), aseguró que están “muy mal hechos” los estudios técnicos que realizó el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) sobre que un nuevo aeropuerto en Santa Lucía sería más costoso que el que se construye en Texcoco.

—”¿Se puede encarecer el aeropuerto como dice el CICM?”, le preguntó un reportero a Jiménez Espriú, quien negó esta situación, tras reunirse con representantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

“”¿Qué opina de los estudios?”, le cuestionaron al futuro funcionario federal. “Que están muy mal hechos”, respondió Jiménez Espriú. “Ingeniero, ¿entonces desestima los estudios?”, le volvieron a preguntar. “Totalmente”, señaló el próximo titular de la SCT.

“En ese estudio dice el mismo colegio que no hay forma de evaluar bien, porque no hay elementos suficientes, porque está la forma conceptual y luego presupuestan hasta centavos, pero además si ponen ese precio [20 mil pesos por metro cuadrado], entonces la cúpula que hoy está en el aeropuerto, que son 750 metros cuadrados, costaría 150 mil millones de pesos. Entonces está medio mal”, abundó Jiménez Espriú.

El Colegio de Ingenieros Civiles de México concluyó el pasado 5 de septiembre -tras realizar un análisis del proyecto a petición expresa del presidente electo de México -con quien se reunieron el pasado 6 de agosto- que continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es “la única solución factible, viable y confiable”, a pesar de los retos.

El principal obstáculo en Texcoco, Estado de México es la superficie del terreno, por lo que se deberán tratar los hundimientos y un constante mantenimiento, indicó el CICM. Asimismo, sobre la alternativa de un aeródromo en Santa Lucía, el dictamen del Colegio señala que no se cuenta información suficiente sobre suelo, condiciones geográficas, financiamiento, entre otros aspectos.

El Colegio de Ingenieros informó en su dictamen que el costo final del proyecto de Santa Lucía sería de 385 mil 738 millones de pesos, mientras que para el nuevo aeropuerto sería de 232 mil 230 mdp. Según el CICM, el costo superior del proyecto avalado por el equipo de López Obrador, se debe, entre otras cosas, al presupuesto presentado por 70 mil 342 mdp para llevar a cabo la obra, el costo por metro cuadrado de cuatro 1,600 pesos, obras de acceso por 63 mil 310 mdp, por lo que, los recursos que se necesitarían estarían en alrededor de 217 mil 428 mdp.

En conclusión, señaló el Colegio de Ingenieros, “la opción del proyecto dos aeropuertos es poco atractiva y de muy alto riesgo para el país en cuanto a costo, tiempo y desempeño. En consecuencia, la energía y esfuerzo de los mexicanos estarían mejor aprovechados en asegurar que el proyecto Texcoco sea operativo en el menor tiempo y al menor costo posibles”.

Ayer también, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Eduardo Ramírez Leal, le dijo a Jiménez Espriú que con lo que se cuenta actualmente es con el proyecto ejecutivo del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, mientras que en Santa Lucía solo se tiene el anteproyecto.

“Se tienen costos paramétricos. Entendemos que se están buscando esquemas para tener ahorros, para generar oportunidades y que se desarrollen otras infraestructuras. No es un tema terminado; se está dando información por parte de los ingenieros, nosotros representamos a muchas de las empresas que están trabajando en el aeropuerto y no son improvisadas”, argumentó Ramírez Leal.

El pasado 6 de agosto, López Obrador desayunó con ingenieros del Colegio de Ingenieros Civiles de México, de la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros y de la Academia de Ingeniería, a quienes les pidió ayuda para decidir juntos sobre la continuidad del NAICM, y posteriormente someter a consulta ciudadana el destino de la obra.

El político tabasqueño pidió a los ingenieros que le comunicaran alzando la mano si estaban de acuerdo en apoyarlo con esto, lo que la mayoría hizo, además de que indicó que esta asesoría será gratuita, “¿O qué? ¿Nos van a cobrar?, preguntó a manera de broma, López Obrador a los ingenieros presentes en el Palacio de Minería.

“Yo quiero endosar a ustedes, quiero que me ayuden para resolver lo que más convenga técnicamente, nada de factores o de decisiones políticas, […] vamos a hacer lo que técnicamente sea más conveniente”, dijo el virtual presidente electo, quien, además, propuso que Javier Jiménez Espriú, les presentara los dictámenes sobre las opciones que hay en torno a la continuidad del NAICM.

Una de ellas es que siga la obra tal como se construye, pero con una licitación en la que intervengan recursos privados, que “si son mexicanos, mejor”, indicó López Obrador. Otra opción implica que se cancele la obra del NAICM, y una más, que se construyan dos pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía y se mantengan las operaciones del actual Aeropuerto de la Ciudad de México.

La primera opción, que se edifica sobre el lago de Texcoco, implicaría que se tendrían que cerrar las operaciones del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, indicó López Obrador, quien abundó que el próximo 15 de agosto, su equipo tendrá listos los documentos que resulten del dictamen técnico de las opciones que enlistó, y estos se ofrecerán a los ingenieros para que emitan su opinión.

Tras dicho proceso, ya con el conocimiento del punto de vista de los ingenieros, cuya plazo de entrega concluía este miércoles, dijo que pedirían a los medios de comunicación que difundan la información, para luego solicitar la opinión a todos los ciudadanos mediante una en cuesta o con la instalación de centros de votación en parques públicos.

Afirmó que pide una consulta al pueblo porque hay muchos recursos públicos involucrados. “Pero no hay que tenerle miedo al pueblo, miedo a la gente, acaba de demostrar que es un pueblo sabio”, aseveró el político tabasqueño, quien recalcó que el tamaño de la inversión en el proyecto, que ya suma 85 mil millones de pesos, hace necesario que se someta a revisión su continuidad, ya que dijo, su costo total podría ser superior a los 300 mil millones de pesos.

“Faltarían más de 200 mil millones para construirlo [El NAICM] Nos haría falta presupuesto. Para que se den una idea: tan sólo en el 2017 la inversión pública fue de 500 mil millones. Cuando voy a estados como Guerrero, Chiapas y Oaxaca, la gente me pide que se redistribuya la inversión pública”, dijo a los ingenieros presentes el virtual presidente electo de la República.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio