El Napoleón mexicano


 
Cartaz Lunes, 10 Septiembre, 2018 12:10 PM

Cuando analicé a la mayoría de los integrantes que conformarán el Senado de la República, me di cuenta que son las mismas caras conocidas de la política de siempre. Los de Morena siguen firmes en su idea de reestructurar El país, mientras que los priistas y panistas, fieles a sus principios de explotar a la nación con el lema de “Este es el año de Hidalgo, pobre de aquel que deje algo”.

Dentro de los candidatos al Senado, sonaba interesante la incorporación de José Manuel Mireles, exlíder de los grupos de autodefensas comunitarios en Michoacán, pero al final le fue negada la participación en las recientes elecciones federales. Destaca la llegada al Senado de Nestora Salgado, quien fue señalada por el excandidato priista, José Antonio Meade, como secuestradora. Nestora fue comandante de un grupo policial comunitario en Guerrero y fue detenida por dos años y siete meses. Fue liberada tras una serie de irregularidades.

Pero para mí, quien más destaca es Napoleón Gómez Urrutia, hijo del líder sindical minero Napoleón Gómez Sada. Heredero natural de la industria metalúrgica y minera en México. Su incansable lucha por la democracia de los trabajadores mineros es reconocida a nivel mundial, recibiendo múltiples condecoraciones. Sin embargo, su historial fue manchado en el año 2013, cuando la Interpol emitió una ficha roja en contra él, por el supuesto desvío de 55 millones de pesos, pero pocos meses después, fue retirada por la misma agencia de investigación. La realidad es que todo se trató de una persecución mediática, impulsada por Grupo México y Germán Larrea, luego de que Gómez Urrutia los acusara directamente por ser los responsables del desastre minero de Pasta de Conchos en el año 2006, en donde fallecieron 65 mineros, mismos que en días anteriores habían presentado una queja por las deplorables condiciones laborales. En un evento público, Napoleón Gómez Urrutia, con micrófono en mano, le dijo a Larrea: “Tú eres un asesino y terminarás en la cárcel”. Luego de esas imputaciones, en los próximos años sufriría múltiples acusaciones de muerte por parte de Germán Larrea y Grupo México, por lo que vivió en el exilio en Canadá.

Regresó este año, pues recibió una invitación por Andrés Manuel López Obrador para que a partir de este mes de septiembre, forme parte de la bancada morenista en el Senado de la República. Un luchador incansable, reconocido por su labor democrática, me parece el más interesante y el más justo miembro del Senado de la República. La expectativa es muy alta, y la aportación de Gómez Urrutia puede ser muy provechosa y contundente, pero tampoco se puede dejar de presionar y exigir resultados favorables para la reestructuración de México.

 

Juan Carlos Frausto García.

Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio