Casa Eudes de Tijuana

Foto: Internet/Casa Eudes también fue afectada por HSBC
 
Opinionez Lunes, 3 Septiembre, 2018 12:10 PM

Otra negra historia del HSBC, el banco que llegó de Europa a comprar el BITAL.

Nos comentaban que los bancos, igual que cualquier tipo de negocio, puede abrogarse el derecho de colocar en la puerta, un letrerito “nos reservamos el derecho de admisión”.

Sin estar de acuerdo con esa idea, podría considerarse cierta razón si se tratara de asegurar su capital y sus derechos. Pero cancelar una cuenta sin avisar, sin dar aviso y solo porque así se lo ordenó “el sistema” y todavía retener por varias semanas, el dinero de esa cuenta, causando múltiples problemas, es simplemente una mala acción que merece por lo menos, una llamada de atención de Condusef.

Parece que los bancos en general, salvo algunas excepciones, han decidido agredir a los Organismos de la Sociedad Civil, cancelando sus cuentas y obligando a los directivos a que inicien visitas a las instituciones para que puedan abrir una cuenta. ¿No tenía saldo? ¿No tenía movimiento? ¿Le regresaban los cheques? ¿No resultaba un buen cliente? Entonces, con el pretexto de la “depuración de cuentas”, le cancelan sin avisar. Imagínese, en esta era de la comunicación, HSBC no puede informar.

Va otra historia de esta Institución: en enero pasado decidieron cancelar la cuenta de Casa Eudes de Tijuana, A. C., que en marzo pasado cumplió 43 años de estar atendiendo en forma integral a niñas y adolescentes, cuyas familias no pueden sostenerlas. Las hermanas encargadas trabajan con gran pasión para conseguir benefactores que les ayuden con esta gran obra, por la que no cobran ni un solo centavo. En enero pasado, sin avisarles, HSBC decidió cancelarles la cuenta de cheques.

Ellas, que en ese momento atendían a 42 criaturas, en todas sus necesidades, de alimentos, vestido, uniformes, estudios, medicamentos y todo lo que requieren niñas y adolescentes para su desarrollo integral; sin previo aviso les cierran la cuenta en la que algunos benefactores de Tijuana y de California, acostumbraban depositarles para ayudarles en los gastos. De pronto, nada para pagar esos vitales compromisos.

Y el “honorable” HSBC, sin siquiera querer entregarles ese dinero, que no era de ellos, sino para la manutención integral de 42 niñas y adolescentes. La madre superiora, sufriendo una enfermedad, tuvo una grave recaída (de la que por fortuna se está recuperando). Usted, madre, padre de familia, ¿qué hubiera hecho para sostener a 42 criaturas? ¡Pedir prestado! Por fortuna hubo gente generosa que les ayudó. Y gracias a la  que amenaza de ir a Condusef, el banco soltó el dinero que no le pertenecía.

Nota 1.- Con el pretexto de que muchos “lavan dinero”, se están agrediendo a las instituciones que atienden a grupos vulnerables.

Nota 2.- Y a los verdaderos lava dinero, se les rinde honores y hasta se les premia con puestos públicos.

Nota 3.- Habrá que buscar la forma de asesorarnos sobre los Bancos Éticos que funcionan tan bien en Inglaterra, Italia, Japón, entre otros países.

 

Luz Elena Picos es Directora de Red Social de Tijuana.

Correo electrónico: [email protected] www.lagacetaredsocial.org

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio