Adictos y vendedores de droga, ocupan inmuebles abandonados en Tijuana

Foto: Alan García Loza.-Hotel Fénix custodiado
 
Ezenario Lunes, 17 Septiembre, 2018 01:00 PM

Personas armadas custodian sitios deshabitados, convertidos en picaderos en la Zona Norte de Tijuana, donde también se comercializa droga a plena luz del día. De acuerdo al Inegi, en Baja California, una cuarta parte de las viviendas se encuentran desoladas, cifra a la que se suman edificios y locales comerciales en el mismo estado. Salvo el tapiado de 15 de esos lugares, no se actúa en consecuencia

“¿Cuántas dosis quieres?” Preguntó desde el segundo piso del inmueble sin ventanas, un hombre ataviado con chaleco antibalas, mientras sus manos sostenían un arma de grueso calibre.

Sin vacilar, a media mañana, el individuo ofrecía droga a cuanta persona se aproximara a la acera del abandonado edificio. No pretendía ocultarse, por el contrario, hacía notar su presencia desde la esquina del extinto Hotel Fénix.

Quienes ahí han estado, dejaron su estampa en grafitis que exhiben las paredes del edificio desmantelado de puertas y ventanas, el cual se ubica por la Avenida Miguel F. Martínez, entre Callejón D y calle Coahuila.

Refugio para el consumo de droga

En la zona se observó patrullaje policiaco, pero durante el recorrido efectuado por ZETA, ninguna patrulla detuvo su marcha en ese punto, mucho menos agente alguno realizó una inspección en el lugar; en tanto, el hombre armado continuó ofreciendo dosis a quienes ahí rondaron.

El Hotel Fénix es uno más de los inmuebles abandonados que se ubican en Zona Centro o Zona Norte de Tijuana, que además de dar un mal aspecto a la imagen de la ciudad, representan un foco de infección, además de ser refugio ideal para adictos a las drogas y delincuentes.

Autoridades del XXII Ayuntamiento han asegurado actuar al respecto, pero los programas diseñados para ello han quedado en anuncios.

Solo la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) dio constancia de llevar a cabo un programa de rescate de inmuebles en estado de abandono, aunque en su aplicación indicó dar prioridad a las colonias con mayor denuncia delictiva; desde febrero de 2018 que inició el proyecto, ninguna casa, edifico o comercio abandonado en la Zona Centro y Norte de Tijuana, ha sido rescatado.

 

MÁS PICADEROS

Casi en cada cuadra del centro de Tijuana se puede observar un inmueble en estado de abandono, en la mayoría de ellos, las puertas y ventanas han sido tapiadas con tablas por los propios vecinos, para evitar que sean utilizados como picaderos.

“Los vecinos se organizan para limpiarlos y evitar que se conviertan en refugios de delincuentes, porque en las casas abandonadas es común observar personas drogándose armadas, principalmente armas blancas, aunque también portan armas de fuego”, informó Genaro de la Torre, presidente del Comité Ciudadano de Seguridad Pública en Tijuana.

En otros casos, son los mismos residentes los que utilizan como basureros clandestinos estos lugares, práctica común en las fincas deshabitadas.

De acuerdo al último censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), casi una cuarta parte de las viviendas asentadas en Baja California -23.8 por ciento- están deshabitadas, lo que colocó al Estado en el sexto lugar a nivel nacional en número de casas abandonadas.

Son estos inmuebles, el centro de concurrencia de quienes consumen drogas, así como de personas en situación de calle, hechos que trastocan la tranquilidad de los vecinos, aumenta la inseguridad e inhibe el turismo y, por ende, las ventas, expuso Mario Escobedo Carignan, presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Turismo (Canaco) de Tijuana.

Cada inmueble abandonado aumenta en el entorno, la actividad delincuencial; tanto el nivel de asaltos a transeúntes, como a comercios y casa habitación, anotó.

Por ello, en el caso de la Zona Centro de Tijuana, indicó que el sector comercio ha hecho un esfuerzo por rehabilitarlos, pintándolos y limpiándolos para cambiarles el aspecto, al tiempo que se les vigila para evitar sean vandalizados de nuevo.

Pero este esfuerzo no es suficiente, reconoció al subrayar que se requiere de acciones más contundentes y efectivas, como el que la autoridad municipal se ocupe en localizar a los propietarios, multándolos y requiriéndoles el pago del impuesto predial y decomisando aquellos inmuebles cuyos dueños no cumplan con lo exigido.

Casas selladas por los mismos vecinos

También consideró necesario implementar un programa de rehabilitación de quienes concurren a los picaderos, “solo así se podrá lograr la regeneración de la Zona Centro”, consideró Escobedo Carignan”.

 

AUTORIDADES MUNICIPALES OBSERVAN PROBLEMA, PERO NO ACTÚAN

Julián Palombo Saucedo, presidente de la Asociación de Comerciantes de la Avenida Revolución, calificó las fincas abandonadas como “escuelas del crimen”, problemática que ha sido expuesta a las autoridades municipales en reiteradas ocasiones.

“Al Ayuntamiento se le ha pedido entablar juicios de preinscripción para que pueda tomar posesión de los inmuebles abandonados, al mismo tiempo que la Secretaría de Salud implementa un programa de rehabilitación de las personas que lo ocupan como picaderos”, informó.

Aunque en los acercamientos con la autoridad los funcionarios se han mostrado dispuestos a actuar, a la fecha no se ha hecho nada al respecto, lamentó.

A finales de agosto, el regidor presidente de la Comisión Reguladora de Bebidas Alcohólicas, Luis Pérez Saucedo, anunció que en dos semanas daría inicio un programa de demolición de casas y edificios utilizados como picaderos.

El edil precisó que en Tijuana son miles los inmuebles abandonados y utilizados por personas con problemas de adicción, problemática que ubicó principalmente en colonias como Castillo, Morelos, Independencia, Guerrero y en la Zona Norte de Tijuana.

A la fecha el programa de demolición anunciado por Pérez Saucedo no ha dado inicio.

Para atender el problema de los picaderos de Tijuana, Mario Osuna Jiménez, secretario de Desarrollo Social Municipal, dijo que la dependencia a su cargo está coordinada con el gobierno del Estado a través de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado Baja California (Sedesoe) y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

“Desgraciadamente, la mayoría son de particulares. Cuando es vivienda abandonada, la autoridad municipal no puede entrar a derrumbar, lo que se ha hecho en algunos casos es tapiar las casas para sellarlas completamente y no permitir que entren personas adictas”, explicó.

“Se hace a través de un programa de prevención del delito que maneja gobierno del Estado y que estamos en coordinación con eso. Debemos llevar unas 14 casas mínimamente, los vecinos no lo han pedido, hemos podido hacer contacto con los dueños de la propiedad que no está en su ánimo el derrumbar, pero que sí autorizan tapiar”, detalló.

Grafiti, la estampa del abandono

Pero al solicitársele información precisa de la ubicación de estos domicilios no supo responder. El único picadero rescatado que logró identificar fue el centro comunitario de la colonia El Tecolote, una propiedad municipal que se abandonó durante los últimos tres años y que en este 2018 fue rehabilitado con recursos del Ramo 33, aplicándose una inversión de 2.5 millones de pesos. “Ahí se colocó un desayunador para niños de escasos recursos económicos y se desarrollan talleres recreativos, culturales, clases de cocina, zumba y manualidades”. Actualmente se atiende a 70 menores de edad y el sitio es administrado por los propios vecinos, quienes conformaron una mesa directiva.

 

RED DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA PARA DETECTAR PICADEROS

Gerardo Sosa Olachea, secretario de Seguridad Pública del Estado, informó que son 15 los inmuebles abandonados que han sido rescatados en el operativo que se lleva a cabo en 400 colonias de Baja California, desde febrero de 2018, en el que participan directamente los ciudadanos.

El proceso de selección se lleva a cabo de varias maneras, puede ser por medio de la denuncia anónima, por medio de la red ciudadana, en coordinación con otras dependencias, o bien, “si el ciudadano se acerca a nosotros directamente”.

Las zonas a las que se le da prioridad, anotó, son las colonias con mayor denuncia delictiva, “en todo el Estado se trabaja en 400 colonias prioritarias, los operativos se organizan previo a la formación de una red de participación ciudadanía”.

Precisó que en Tijuana son 196 las colonias en las que se trabaja con este programa en los que principalmente participan ciudadanos, siendo 13 los inmuebles sellados en puertas y ventanas, en algunos de los tapiados sí participó el Ayuntamiento de Tijuana. Las fincas abandonadas se ubicaron en colonias como Santa Fe Primera Sección, Riveras del Bosque, Ejido Chilpancingo, Cañadas del Florido, Urbi Villa del Prado y Libertad.

En Playas de Rosarito, el operativo se efectúa en coordinación con el Instituto Municipal de Juventud (Imjuver), en 12 colonias, lográndose detectar dos inmuebles abandonados, uno en la colonia Plan Libertador y otro en Ampliación Plan Libertador.

En Mexicali son 120 los asentamientos en los que se trabaja, 60 en Ensenada y 12 en Tecate, pero en ninguno de estos tres municipios se ha logrado rescatar inmuebles abandonados.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio