10 años de la Semana de Teatro para Niños

Fotos: Enrique Mendoza Hernández
 
Cultura Lunes, 17 Septiembre, 2018 12:10 PM

Las obras, que se llevarán a cabo del lunes 17 al sábado de 22 de septiembre en Tijuana, Mexicali, Ensenada y Tecate, están dirigidas a los más pequeños. “Es una gran oportunidad de acercarse al arte con sus hijos”, expresó a ZETA Michelle Guerra, codirectora fundadora

Con puestas en escena especialmente dirigidas a los más pequeños, llega a Baja California la décima edición de la ya tradicional Semana de Teatro para Niños, a llevarse a cabo del lunes 17 al sábado 22 de septiembre en Tijuana, Mexicali, Ensenada y Tecate.

Bajo la codirección general de la escritora y directora escénica Michelle Guerra y con el apoyo del Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), la Semana de Teatro para Niños ofrecerá siete obras de compañías especializadas en teatro para la infancia provenientes de Ciudad de México, Argentina, Oaxaca, Jalisco y Baja California.

“Diversa en la temática y en las edades de sus destinatarios, este año logramos reunir un grupo de obras para todas las edades y de una calidad excepcional”, garantizó Michelle Guerra en entrevista con ZETA, además de compartir cómo surgió la Semana de Teatro para Niños, pionera en México en ofrecer teatro especializado para los niños, el concepto de teatro para la infancia y algunos pormenores sobre la programación.

 

LOS ORÍGENES

Transcurría 2009 cuando en el mes de abril empezó a sonar que en Tijuana se llevaría a cabo la primera Semana de Teatro para Niños Baja California. Fundadores en 2005 del colectivo Teatro en espiral, eran Michelle Guerra y Raymundo Garduño, quienes proponían ofrecer puestas en escena para los infantes.

“La Semana de Teatro para Niños Baja California nace a manera de intercambio con una compañía de Vitoria, España: Teatro paraíso. Pilar López (coordinadora general de la compañía) nos propuso venir a México. Inmediatamente pusimos la cabeza a trabajar para entender y emprender alguna manera de traerlos, estábamos apenas por cumplir cuatro años de haber conformado el colectivo Teatro en espiral, por lo que las cuestiones de gestión nos eran complicadas (y nada ha cambiado), pero no teníamos la experiencia necesaria. Lo platicamos con nuestros compañeros y decidimos aventarnos a realizar un ‘intercambio’ con Teatro paraíso y generar una especie de ‘Encuentro’ de las dos compañías”, contó a ZETA Michelle Guerra.

 

“Nos llenamos de valor y vimos la posibilidad de invitar amigos de otros estados de la República, y así fue. Ese año invitamos a Michoacán y Veracruz para completar una programación de siete días. Ya con el programa armado buscamos el apoyo de la UABC a través de la entonces Escuela de Artes, cuando Sergio Rommel era director, del cual recibimos incondicional apoyo aportando el espacio para la realización de la que se llamaría -porque eran siete días dedicados a los niños- Semana Internacional de Teatro para Niños Baja California (luego de unos años, al no poder garantizar la permanente participación de obras extranjeras se cambió por Nacional, después como era tan largo el nombre optamos por quitarle lo nacional o internacional).

“También contamos con la colaboración del ICBC ese año a través de quien fue clave de que este festival se realice a la fecha, Ángel Norzagaray. Recuerdo que estábamos súper nerviosos, él escuchó atentamente nuestros planes y nos apoyó con lo que le solicitamos; que en ese momento no era la misma participación que el Instituto tiene desde la segunda emisión de la STPNBC colaboración que fue también su iniciativa”.

Michelle Guerra recordó que, incluso, la primera edición fue sorprendida por la alerta sanitaria de 2009 con la Influenza AH1N1:

“La Influenza estalló justo al inicio de esa primera edición, con los grupos en Tijuana, los teatros cerrados, la prohibición del gobierno de asistir a espacios públicos; podría parecer que fue una terrible desgracia para nosotros, pero no, salvo la inevitable bancarrota que nos provocó como familia, nos dio oportunidad de conocer a profundidad a las otras compañías, compartir nuestros procesos y resolver la manera de poder ver nuestros trabajos a pesar de la Influenza: un maratón de obras para niños clandestino.

“Avisamos como pudimos a nuestros contactos, sobre todo a quienes habían adelantado la compra de boletos con el fin de ayudarnos a cubrir gastos de los grupos pues ese primer año, lo realizamos todo gracias a nuestros bolsillos y patrocinios en especie, la mayoría restaurantes que en conocimiento de la cancelación de una parte del festival se solidarizaron con nosotros y mantuvieron su patrocinio. Así pues, nos reunimos con los dos grupos que faltaban de presentar su obra, España y Michoacán, y presentamos un programa de tres obras en las que nos turnábamos el trabajo técnico para la presentación de cada una de las obras”.

De hecho, la primera edición de la Semana de Teatro para Niños se llevó a cabo, pero sin niños, en un local particular por la zona de la “5 y 10” en Tijuana.

“En medio de esa tarde (terminó como a las 12:00 am) encerrados con otros teatreros, sin niños en la sala audiovisual que rentamos a precio de amigos; fue que me cayó el veinte que la STNBC sería nuestra escuela para hacer mejor teatro para niños, que nos daba la oportunidad no sólo de quejarnos por nuestras propias condiciones laborales en los teatros en Baja California, donde teníamos que presentarnos en los patios, montar en una hora, ser coloridos, ruidosos, chistosos, transmitir mensajes; todo eso infantil que se piensa (ojalá pudiera escribir pensaba) sobre el teatro para los niños. Era una oportunidad menos ‘quejumbrosa’ de decirles a las instituciones y a los creadores cómo es que pensábamos debiera ser el teatro para los niños, hablar de otros temas, ver otras estéticas, poéticas, técnicas, lenguajes”.

Lo demás es historia para fortuna de Baja California: la Semana de Teatro para Niños, especializada en teatro para los más pequeños, es pionera en México.

 

EL TEATRO PARA NIÑOS

En Baja California, Michelle Guerra se ha especializado en teatro para niños, desde la creación hasta la dirección. Licenciada en Educación Preescolar por la Normal Estatal en Ensenada; Diplomado en Actuación en el Centro de Artes Escénicas del Noroeste en Tijuana (CAEN) y Maestra en Artes por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), contó a ZETA los orígenes del teatro para la primera infancia en el mundo:

“En Europa, a mediados de los 90 empieza a haber espectáculos para bebés, tanto de teatro como de danza. Actualmente hay redes de festivales, por ejemplo hay una red de festivales que se llama ‘Small Size’ que se va moviendo por diferentes partes de Europa, donde se comparten los espectáculos”.

¿Qué es o cómo es el lenguaje del teatro para niños, considerando que está dirigido a pequeños desde los primeros meses hasta la adolescencia?

“El teatro para niños es lo que todos conocemos por teatro, arte escénico y que por su poética está dirigido a un público específico, que tiene características particulares, necesidades distintas a los adultos, pero no menos importantes; por lo tanto, el teatro debe ser respetuoso de este público como lo es de cualquier otro, debe comprometerse con la calidad, construirse en base a lo que al público le interesa y acontece, y por ninguna razón faltar a la inteligencia de quien lo consume, tenga la edad que tenga.

“El teatro para los niños debe ser claro, mas no obvio; contener un universo en su propuesta, pero no todo ni cualquier cosa. Cada creador tiene su forma de hacer teatro y eso nos permite una diversidad maravillosa de leguajes, bellezas y tristezas; sí, tristeza, o ¿cuando fuimos niños no experimentamos la tristeza?, ¿o acaso vivimos en un nuevo mundo donde nuestros hijos no están tristes de vez en vez? El mundo es diverso y complejo, también para los niños, que no son los niños de antes, ni el futuro de nadie; son aquí y ahora, con quienes coexistimos en el presente”.

“El teatro para niños en México está gateando, no obstante creo que las compañías que hacen teatro para niños de una manera profesional asumieron la responsabilidad de hacerlo con la mayor calidad posible”, mencionaste en alguna entrevista con ZETA. En comparación con otros países, ¿en qué momento se encuentra el teatro para niños en México y cuál es el principal reto?

“Hay muchos avances en nuestro teatro, muchas voces, nuevas conciencias, ya desde la formación en las universidades comienzan a preocuparse en la preparación de los creadores escénicos de las nuevas generaciones en el área del  teatro para niños. Sin embargo, sigue siendo necesaria, urgente, la creación de espacios para su programación, fuera de lo escolar, a nivel cultura, de comunidad, en el diseño de la ciudad, de nuestra forma de vivir.

“El país (hablo de México porque acá vivo) está demasiado ‘adulterado’, no soportan a un niño llorando en un avión, pero no apagan su cigarro en la presencia de un niño, ni moderan el  lenguaje, la  violencia; en fin, es un espacio difícil de hacerse, pero manteniendo los que ya existen es una manera de asegurar que seguirán multiplicándose y que padre, artistas, instituciones, nos seguiremos encontrando en las salas del teatro hasta darnos cuenta que no cabemos, que la sala es muy pequeña y necesitamos más salas, más teatros, más actividades de calidad.

“En relación a otros países, siempre escucho de alguna manera las mismas historias de terror, pero la operatividad de las instituciones europeas, por ejemplo, son muy distintas; los artistas son quienes administran las salas (tipo los comodatos del IMSS), existen salas especializadas en públicos menores de 12 años, y cuando digo especializadas no sólo hablo que programan obras para niños, también las butacas son en sus medidas para que los niños alcancen a ver lo que sucede en el escenario cómodamente; los presupuestos y los apoyos son otros.

“Y la otra cosa interesante allá en Europa es el trabajo en red, los artistas han logrado conformar redes de colaboración que van más allá de lo artístico, se reúnen a reflexionar en torno a su quehacer y el impacto que tiene su trabajo en las comunidades que atienden, cosa que en México, ante tanto recorte debería hacerse con mayor solidez.

“Te he contado que hicimos la ‘Red latinoamericana de creación escénica para los primeros años’, y gracias a esta conformación el trabajo de cada una de las compañías que la formamos (Baja California, Guadalajara, Argentina, Ciudad de México y Chile) nuestro trabajo creativo y el de las obras para la primera infancia ha ido ganando no sólo espacios, sino respeto e inclusión para los más pequeños, cosa que en Europa y Argentina hace muchísimos años ya sucede”, indicó Michelle Guerra.

 

LA CELEBRACIÓN

Para celebrar diez ediciones, la Semana de Teatro para Niños presenta siete obras de compañías tanto de Baja California como invitadas de otros estados.

A presentarse entre el lunes 17 y sábado 22 de septiembre en el Multiforo del ICBC en Tijuana; Foro Experimental del Centro Estatal de las Artes de Mexicali; Foro Experimental del CEART de Ensenada y Foro Experimental del CEART Tecate, destacan obras especializadas para los más pequeños de acuerdo a su edad. Por ejemplo, para niños de hasta tres años se ofrecerá “¿Dónde está Isabela?”, de la autoría y dirección de Susana Romo, presentada por A la deriva teatro, de Jalisco.

Asimismo, para niños a partir de los cuatro años destaca “Jugar”, por sus autores José Agüero y Adrián Hernández, con Teatro al vacío, de México y Argentina.

Para los infantes desde los cuatro años se escenificará “El muro”, de Elba Cortez, bajo la dirección de Michelle Guerra, a cargo de la compañía Teatro en espiral, de Baja California.

Para los niños a partir de seis años, se presentará “Cuéntame”, escrita y dirigida por Griselda Hernández con el colectivo A bordo teatro, de Baja California; “Caracol y colibrí”, de Sabina Berman, dirigida por Alicia Martínez (con la colaboración de Francisco Toledo), con el grupo Idiotas teatro, de Oaxaca; “Las estrellas en el castillo”, por Hasam Díaz, dirigida por Claudia Recinos, con la compañía Escena imprudente, también de Oaxaca; “Una bestia en mi jardín”, escrita y dirigida por Valentina Sierra Bárcena, con la compañía Puño de tierra, de Ciudad de México.

“Todas las obras han sido merecedoras de reconocimientos por su nivel de calidad”, garantizó Michelle Guerra. Todas se escenificarán a las 6:00 pm, con admisión libre tanto para los infantes como para los adultos.

¿Por qué es importante que los padres y niños se acerquen a la Semana de Teatro para Niños que se ofrece en Baja California?, se le inquirió finalmente a Michelle Guerra.

“Porque es una gran oportunidad de acercarse al arte con sus hijos, es una experiencia que si se comparte en familia, se va a casa y se platica en casa, después de ir a ver una obra de teatro, o una obra de cualquier disciplina en el mejor de los casos, nos genera cuestionamientos, nos  emociona, nos hacer decir cosas, compartirla, practicar otras, aprender. En fin, nada de eso se queda con nosotros, el público se va con eso a su vida, qué mejor que sentarse con su hijo y poder hablar de aquello que nunca pensó hablar son sus hijos o escuchar el discurso de los niños después de ver una historia o un abrazo, o tomarse de la mano durante el tiempo que dura la obra y compartirla en silencio”.

 

PROGRAMA DE LA SEMANA DE TEATRO PARA NIÑOS

Septiembre ICBC Tijuana CEART Mexicali CEART Ensenada CEART Tecate
Lunes 17, 6:00 pm “El muro” “Jugar” “¿Dónde está Isabela?”
Martes 18, 6;00 pm “¿Dónde está Isabela?” “El muro” “Jugar”
Miércoles 19, 6:00 pm “Jugar” “¿Dónde está Isabela?” “El muro”
Jueves 20, 6:00 pm “Cuéntame” “Las estrellas en el castillo” “Caracol y colibrí” “Una bestia en mi jardín”
Viernes 21, 6:00 pm “Caracol y colibrí” “Una bestia en mi jardín” “Las estrellas en el castillo”
Sábado 22, 6:00 pm “Las estrellas en el castillo” “Caracol y colibrí” “Una bestia en mi jardín”

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio