Sexualidad y afectividad en personas con diversidad funcional (intelectual)

Imagen: Internet
 
Opinionez Lunes, 13 Agosto, 2018 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Como parte de mi trabajo es la investigación en temas, tanto de parejas, como de familias, encontré el siguiente estudio del Dr. José Luis García, español que abundó en el trato y discriminación de niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual (ejemplo: Síndrome Down) en cuanto a su sexualidad, aspectos tan variables que no había visto en su conjunto como en este estudio que consta de nueve hojas y que aquellos padres, psicólogos y especialistas en el tema que deseen tenerlo, tan solo me escriban a mi correo y yo se los reenvió, donde todavía hay mucho que investigar, leer y aplicar, así sea el caso.

Cada párrafo está escogido al azar y no necesariamente tienen continuidad, lo hice con el propósito de crear interés al formar parte de un todo.

La segunda cuestión a considerar es el contexto en el que nos estamos moviendo, porque en el momento presente y a pesar de los cambios sociales acontecidos en nuestra sociedad, el modelo social dominante de la sexualidad que nos ofrecen ciertos medios de comunicación (destinada al placer, al bienestar, a la diversión, incluso como gimnasia…) parece que es un privilegio de unos cuantos sectores sociales, particularmente los jóvenes y guapos/as. El mundo de la moda, los cosméticos, las empresas de cirugía estética, la publicidad…etc., y, sobre todo, los cambios provocados por Internet y las redes sociales en la comunicación y en las relaciones interpersonales, no hacen sino reforzar ese modelo.

Nosotros hemos hablado en muchas ocasiones con chicos y chicas con discapacidad leve y moderada, que son conscientes de este hecho y que, con relativa frecuencia, no se sienten atractivos. ¿Quién va a querer salir conmigo?, se plantean con notoria amargura, observando a su alrededor unas expectativas inalcanzables para ellos/as, mucho más cuando su figura corporal convive a veces, con rasgos de obesidad, escasa actividad deportiva, alimentación sin control…etc. La noción de “atractivo” y “deseable” parece no estar asociado a estas personas que, por otra parte y teniendo en cuenta el impacto y la influencia de los modelos familiares, tampoco suelen cultivar en exceso su imagen y la correspondiente autoestima corporal (estética corporal, ropa de moda, peluquería…etc.).

El visionado de videos pornográficos, fuente importante de información sexual de nuestros jóvenes en la sociedad actual, plantea además, otros problemas de amplio calado. Y no olvidemos que, por ejemplo, los chicos y chicas con diversidad funcional, integrados en centros educativos, conviven y se relacionan con chicos/as de su edad y comparten sus inquietudes, intereses y conductas. Nos consta que un número importarte de chicos con diversidad funcional son consumidores de pornografía. Incluso se han planteado debates en nuestra sociedad, relativos a prostitución para personas con diversidad funcional, pornografía -tanto como consumidores, como participantes en las películas-, sexo a través de internet…etc. Estas cuestiones, por la trascendencia que tienen deberían ser motivo  de urgente atención.

Aquí, la sobreprotección y la dependencia de los progenitores o tutores legales, impone su ley. Se hace lo que yo quiero y no lo que tú necesitas. La sexualidad y la afectividad de las personas con diversidad funcional, va a depender básicamente de lo que sus padres-madres quieran. Este es un punto trascendental. Sin embargo, los progenitores deben comprender que los cuidados y el amor hacia los/as hijos/as, no son incompatibles con una educación orientada a conseguir la mayor autonomía posible. No hay duda de que amar también es educar para la autonomía. Ciertas cotas de independencia y de autonomía se consiguen, se aprenden y se desarrollan muy pronto y,  tal vez, uno de los mejores regalos que pueden hacer las familias a sus hijo/as sea ese: hacerles lo más autónomos posibles, si bien hay que comprender que el proceso de lograr autonomía es lento, se compone de varias etapas, requiere apoyo permanente y que- nuevamente lo reiteramos- cada caso es particular y  todas las personas no van a acceder a los mismos niveles de autonomía.

Espero que las interrogantes plateadas aquí los motiven a analizar más a profundidad y si les interesa, soliciten todo el trabajo completo a mi e-mail: bautista46@hotmail.com y con gusto se los reenvío.

 

El autor reside en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio