Oración a esta nueva esperanza


 
Cartaz Lunes, 27 Agosto, 2018 12:00 PM

El sol acaba de iluminar a lo lejos,

la franja extrema del primer oriente.

Una vez más, bajo la movediza cascada

de sus rayos se despierta la superficie

viva de la tierra, se estremece y

reinicia su pasmoso trabajo.

Dios mío, te ofreceré la anhelada

cosecha de este primer esfuerzo.

Te presentaré en mi copa, la savia de

todos los frutos que hoy serán pulverizados.

Oh Señor, llevaré a la presencia, las

profundidades de mi alma ampliamente

abierta a todas las fuerzas que dentro

de un instante, van a levantarse de todos

los puntos del globo y a converger hacia

el espíritu.

En otro tiempo se traían a tu templo,

las primicias de las cosechas y lo mejor

de los rebaños.

La ofrenda que realmente esperas, la

que tú necesitas misteriosamente todos

los días para calmar tu hambre, para

apagar tu sed, no es nada menos que

el desarrollo del mundo empujado por

el progreso universal.

Recibe señor esta hostia total que la

creación, movida por tu atractivo, te

presenta en la nueva aurora.

El pan, nuestro esfuerzo, no es por sí mismo,

lo sé, sino una inmensa descomposición.

El vino, nuestro dolor, no es aún sino una bebida disolvente.

Pero en el fondo de esta masa uniforme

pusiste, estoy seguro porque lo siento,

un deseo irresistible y santificador que

nos hace gritar, desde el impío hasta el fiel.

 

“Señor, haznos uno”.

Teilhard de Chardin

 

P.D. Que Dios no se separe de todos los que integran el nuevo gobierno, para que se haga verdad la nueva esperanza.

P.D. 2. Ya se hizo realidad su frase de campaña, gobernador Vega: “el pueblo manda”.

P.D. 3. Saludos y felicidades, señor Porfirio Muñoz Ledo.

 

Concepción Tinajero Juárez

Ensenada, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio