Lecciones de un verano largo y caluroso

Foto: Internet/Montañas de Kebnekaise
 
Opinionez Lunes, 27 Agosto, 2018 12:05 PM

El verano de 2018 terminará pronto. Lo he pasado en el sur de Francia, en Alemania y en el mar Báltico. Este verano he estado pensando mucho sobre el cambio climático global. Cuando las temperaturas rutinariamente superan los treinta grados centígrados, uno piensa en el calentamiento global.

Al igual que muchos californianos, miré con horror cuando gran parte de mi hermoso estado fue quemado por incendios exacerbados por años de sequía en el oeste, condiciones que empeoran año tras año.

Mi California se ha enfrentado a incendios desastrosos que hasta el momento han quemado más de 4.228 kilómetros cuadrados del estado y que fueron controlados con gran dificultad. (¡La dificultad no es sorprendente, ya que los incendios quemaron un área casi tres veces mayor que la Ciudad de México!)

Donde sea que vaya, me he encontrado con los costos humanos del cambio climático. Estoy escribiendo estas palabras del sur de Alemania. El verano de 2018 ha sido el más seco y el más caliente en Alemania desde que los alemanes comenzaron a mantener registros hace un siglo y medio. Toda la costa del mar Báltico de Polonia estuvo cerrada a los bañistas durante semanas durante el apogeo de la temporada turística porque el Báltico es tan cálido que las algas tóxicas proliferaban fuera de control. Suecia este verano perdió su pico más alto -un glaciar en el extremo sur de la montaña Kebnekaise- porque se derritió.

¡El calentamiento global está aquí, bajacalifornianos! 2018 será el cuarto año más cálido de la historia de la humanidad. Los únicos más calurosos fueron 2015, 2016 y 2017.

 

* * *

 

En el mundo entero, la gente está acostumbrada a esperar el liderazgo de los EE. UU. en los grandes problemas que enfrenta el planeta. Pero este planeta se está quedando sin tiempo debido al calentamiento global mientras que la Casa Blanca y Washington en los últimos dos años han empujado a los Estados Unidos a una oposición activa contra los esfuerzos de combatir el calentamiento global. El 21 de agosto, la Administración Trump anunció un ataque masivo contra la regulación del cambio climático ambiental de EE. UU.

Nuestro mundo está en riesgo. Dado que México no puede contar con el liderazgo de los EE. UU. para ayudar a la comunidad mundial a una mayor protección de nuestro entorno planetario, la administración de AMLO necesitará trabajar arduamente para unirse y apoyar iniciativas internacionales para luchar contra el calentamiento global. México es vulnerable aquí. Con los modelos de cambio climático prediciendo tormentas tropicales cada vez más frecuentes y violentas, la industria turística de Baja Sur está en riesgo, al igual que gran parte de la infraestructura de México en todo el país. La agricultura de México también está en riesgo, mientras que es muy probable que los pobres de México paguen los altos costos del cambio climático mientras tienen la menor capacidad para defenderse de sus riesgos.

El cambio climático ha llegado. Esta es una de las lecciones clave del verano de 2018. La segunda lección de este año terrible para el medio ambiente es que la ausencia del liderazgo estadounidense para luchar contra el cambio climático hace que el papel de México sea aún más importante para el mundo. Cuanto antes se unan países como México a la lucha contra el cambio climático, más probable es que la raza humana sobreviva a lo que promete ser un futuro muy caliente, en California, Baja California y el mundo.

 

Andrew S.E. Erickson es un orgulloso ex residente de Tijuana, ex diplomático de los Estados Unidos, con Maestría del Colegio Nacional de Guerra, y un fuerte creyente de la importancia de las buenas relaciones entre mexicanos y estadounidenses.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio