Lady Champán amenaza a Morena y se compara con esposa de AMLO

Foto Archivo.- Alejandra León Gastélum, virtual senadora de Baja California
 
Cuentahiloz Lunes, 20 Agosto, 2018 01:00 PM

La única forma en la que doña Alejandra León Gastélum, hoy senadora electa del PT, antes de Morena, pudo llegar a los niveles de popularidad en los que actualmente se encumbra -incluso a nivel nacional-, fue y sigue siendo por medio del escándalo y la polémica.

Si el nombre de Alejandra León no le dice nada al lector, falta decir que es quien protagonizó un video en completa embriagues, el día de la elección, luego que se conociera la ventaja para Andrés Manuel López Obrador.

Con la voz arrastrada por el exceso de alcohol y bailando banda, la entonces candidata lanzó insultos, señas obscenas y otros exabruptos contra sus adversarios, quienes, precisamente, en la campaña exhibieron que la señora León había sido amonestada por organizar borracheras en áreas de trabajo, cuando fungía como funcionaria en el gobierno municipal de Mexicali, por cierto, de extracción panista.

Además de los bufidos producidos por estar hasta las trancas aquella noche del 1 de julio, “la senadora del pueblo”, como se hace llamar, presumió bailando sola al norteño que su embriagues no fue gracias a “unas cheves”, sino a una botella de champán que presumió levantando con su mano, una botella de Möet & Chandon. De ahí su apodo, Lady Champán.

Desde entonces, la militancia pidió la destitución de la excandidata. Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional, adelantó que León enfrentaría un proceso de expulsión del partido.

El pasado 12 de agosto, la senadora que tras su escándalo anunció que se iba a la bancada del Partido del Trabajo, se trasladó de Mexicali a Tijuana, donde se celebraría de manera privada el consejo estatal de Morena.

Ese día, Alejandra adelantó que a partir del día primero de septiembre, es decir, una vez que tome protesta como legisladora y por ende, goce de fuero, junto con otros grupos “de resistencia”, tomarán todos los fines de semana, a la fuerza, las casetas de autopistas de todo el Estado, con el fin de que los conductores no paguen su peaje. En su mensaje por medio de sus redes sociales, la senadora electa dijo que con eso “vamos a incentivar la economía familiar, vamos a incentivar el turismo local”.

Pero su ocurrencia es lo de menos. En el consejo político, la polémica señora tomó el micrófono, ahí amenazó al partido, amagó con revelar y señalar la corrupción de Morena, los manejos irregulares de recursos, se comparó con López Obrador y Beatriz Muller, pues alegó que si a ella la expulsan del partido, también lo deberían de hacer con el presidente electo y su esposa. Y todo eso a simple vista sobria.

En su uso de la voz, Alejandra dijo: “a mí de Morena no me expulsan nada más porque sí. Yo voy a pelear por mis derechos…entonces así no nos vamos hacer los moralistas, porque en el partido se han dado cosas peores, de actos de corrupción, de actos con falta de claridad y transparencia en el uso de nuestros recursos públicos, y a esas personas no les hacen absolutamente nada”.

Posteriormente agregó: “Entonces, si a esas vamos, pues que se atengan a las consecuencias, porque yo voy a señalar con nombre y apellidos a todas las personas que han cometido actos corruptos en el manejo de recursos de nuestro partido, porque un acto que dicen inmoral no es motivo de expulsión del partido”.

Y en el consejo político que fue a puerta cerrada, adelantó la senadora del PT, parte de su “material” que dará a conocer siempre y cuando la expulsaran de Morena: “a nivel nacional hay muchos que han hecho eso (actos de corrupción)…yo no manejé ni un peso de mi campaña, todas las cuentas de los candidatos se manejaron allá en México, se abrieron chequeras a nuestros nombres…usaron nuestras chequeras y a nosotros no nos rindieron cuentas. ¿Creen que eso es justo?, entonces, a las cuentas nos vamos a remitir, porque las cosas no se van a quedar así, en caso de que quieran cometer algo que no sea justo”.

La amenazante mujer después comparó su acto de la borrachera con los discursos de Obrador y con su esposa; “recordemos que Andrés Manuel, muchas veces ha dicho ´son unos puercos, unos cochinos, unos marranos´, así le ha llamado a sus adversarios. La señora Beatriz (Muller) también ha utilizado señas obscenas en entrevistas nacionales, pero no se les ha dicho absolutamente nada. Entonces, aquí todos somos cosa pareja, debemos de ser juzgados bajo la misma vara, y tan alto pongan la vara, pues así también van a rendir cuentas”. Ande pues, ahora resulta que a doña Alejandra, la cruda de aquella borrachera, aún no se le cura.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio