Gobierno de puertas cerradas

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 27 Agosto, 2018 12:00 PM

Don Cristóbal del Río es vecino de la colonia Chula Vista y asiduo lector de ZETA, por años ha manifestado su inconformidad tanto con gobiernos municipales como estatales. Su voz es conocida en tribunas públicas y sus quejas han sido documentadas. Sus vecinos confían en el residente de la zona desde hace más de 60 años. Cuando tienen algo que denunciar, acuden a él para que a través de diversas plataformas transmita sus inconformidades, las cuales, aunque en muchas ocasiones tardan en darle respuesta, al paso de los días trataban de darle solución a la problemática. Pero en la administración de Juan Manuel Gastélum Buenrostro las puertas se le han cerrado. Cuando en días recientes el hombre de 92 años de edad acudió a la delegación Centro a expresar su molestia porque sobre la Carretera Libre Tijuana-Rosarito, a la altura del Cañón de la Pedrera, desde hace por lo menos un mes permanecen ramas secas en la banqueta, obligando a los transeúntes a caminar la transitada vialidad, aunado a la falta señalamiento vial para los peatones, residentes y menores que acuden a la Escuela Primaria “Alessio” Número 1 de esa zona; la infinidad de postes en desuso que entorpecen  el caminar y las casas abandonadas que utilizan como “picaderos” en la colonia Chula Vista, ningún empleado de la delegación lo atendió,  ni sus quejas fueron registradas para darles solución. El hombre de la tercera edad dijo que a los “servidores públicos” no les importaron sus denuncias. Prefirieron seguir comiendo “chuchulucos” en lugar de tomar nota. “Son unos ineptos. Es una vergüenza que no cumplan ni con el 50 por ciento de su trabajo”, lamentó el ciudadano.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio