Fallece niño en guardería irregular de Tijuana

Foto: Cortesía.- Operaba en Valle de Las Palmas
 
Ezenario Lunes, 6 Agosto, 2018 01:00 PM

Dominick Alexander Mendívil Córdova, de año y medio de edad, falleció el lunes 30 de julio, mientras era cuidado en una casa cuya propietaria ofrecía el servicio de guardería, sin contar con las licencias correspondientes para ello y  sin que las autoridades investiguen el caso.

Atendida por María Guadalupe Espinoza Romero, de 47 años de edad, la irregular estancia infantil recibía a niños de todas las edades.

En Privada Caoba número 46, del Fraccionamiento Valle de Las Palmas, Espinoza Romero promovía su negocio con un anuncio colocado al frente del domicilio que le servía de vivienda y  guardería, en donde hasta el día en que pereció Dominick Alexander, asistía a un promedio de 15 infantes.

El niño fue dejado por su madre, Karen Michelle Mendívil Córdova, a las 5:30 de la mañana, en la “guardería”. No lo volvió a ver con vida.

Alrededor de las 8:30 de la mañana, la cuidadora del menor le envió un mensaje para avisarle que estaba con el pequeño en la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicada en Los Laureles. La madre le llama y le dice que mejor fuera al hospital, que ahí le explicaría.

Ante la insistencia de la angustiada madres, le soltó: “No sé cómo decirte que tú bebé falleció”.

De acuerdo al argumento de Espinoza Romero, Dominick se había puesto mal en su casa y había fallecido en el hospital del IMSS.

Consultadas por ZETA, las autoridades refirieron que al ser ingresado el menor de edad al hospital, ya no presentaba signos vitales, por lo que no recibió asistencia médica.

Expusieron que María Guadalupe Espinoza no les supo dar razón de la familia del menor, por lo que el área de servicios sociales se avocó a localizarla para entregarle al niño, al tiempo que daban parte a las autoridades del Ministerio Público.

De acuerdo a la autopsia, la causa de la muerte de Dominick fue por bronco aspiración, lo cual fue catalogado como muerte natural.

Tras las versiones de los vecinos, María Guadalupe Espinoza, quien durante años ha mantenido el negocio de cuidar niños en su domicilio, salió después de las 7:00 de la mañana con el cuerpo del bebé envuelto en una cobija y subió a un carro, dejando a cargo de una sobrina de 19 años, la cantidad que rebasaba la docena de niños, bajo su custodia.

Tras la muerte del niño, a la familia le dieron dos versiones, una fue que se quedó dormida 15 minutos y que al despertar, el niño se estaba ahogando, por lo que trató de reanimarlo, pero el bebé dejó de respirar. Su segundo argumento fue que el pequeño se durmió y ya no despertó.

Las autoridades municipales dijeron no tener conocimiento del caso, al no estar la guardería dada de alta en el padrón registrado en el Ayuntamiento. Mientras que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) abrió la carpeta de investigación con el Número de Caso Único 34632, la cual no registra seguimiento, indicado a la familia del menor que “esos casos de muerte pasan”, por lo que no se responsabiliza a nadie.

Ante la postura del Sistema DIF del Estado de Baja California de no regular las guarderías y/o estancias infantiles en lo general, y no solo a las que les asigna presupuesto en forma directa, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Baja California da seguimiento a la queja.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio