El PAN entre dos grupos y en medio, el gobierno

Fotos: Archivo.- Jorge Ramos, figura "determinante" en el debate de reconstrucción. / Al Gobernador Francisco Vega se le señala de indiferente a la crisis partidista.
 
Zoom Político Lunes, 27 Agosto, 2018 01:00 PM

Luego de que el Partido Acción Nacional quedara en segundo lugar en las elecciones del primero de julio, ante la acometida de Morena, que en el caso de Baja California absorbió la diputación en los ocho distritos federales, algunos panistas demandan renovar la dirigencia estatal a la brevedad, mientras que otros se pronuncian por revitalizar esa fuerza política para que recupere su “espíritu democrático”; entretanto, el gobierno blanquiazul se maneja al margen

Tras la derrota electoral del PAN en Baja California, se han acentuado dos corrientes partidistas que se distinguen por pretender reconstruir el partido, cada cual bajo sus propios términos; expresiones con las que Acción Nacional, además de derrotado, luce dividido.

Por un lado figuran los militantes que responsabilizan al gobierno estatal y a la dirigencia partidista del fracaso en los recientes comicios, en los que esa fuerza política pasó de poseer las ocho diputaciones federales de BC a quedarse sin ninguna. Se trata de panistas con trayectoria en la función pública o en la estructura interna, a los que se ha llegado a identificar como “los beligerantes” y entre quienes figuran Sócrates Bastida, Rodrigo Robledo y César Sánchez.

Desde el otro frente se proyectan quienes han ocupado cargos de elección popular y que en su afán de revivir el panismo, se conducen con mayor institucionalidad, incluso mostrándose dispuestos a tratar con el dirigente estatal José Luis Ovando Patrón. En ese grupo se ubican los exgobernadores Ernesto Ruffo, Eugenio Elorduy, José Osuna Millán y los otrora alcaldes de Tijuana, Jorge Ramos y Jesús González.

Ernesto Ruffo apuesta por recuperar tradición democrática del partido.

En medio de estas dos facciones quedan ubicados el gobernador Francisco Vega de Lamadrid y el presidente municipal Juan Manuel Gastélum, los cuales aparentemente se han mantenido ajenos del debate.

Por lo que respecta al alcalde de Tijuana, en alusión al grupo de los inconformes, encabezado por el expresidente del Comité Directivo Estatal, Sócrates Bastida, solo ha declarado que sobresalen más por criticar que por hacer aportaciones en nombre del PAN. Tratándose del mandatario estatal, opinó que los asuntos del partido deben ir por un lado y los del gobierno por otro.

Una fuente consultada por ZOOM POLÍTICO señaló que el gobierno del Estado “no está haciendo su tarea” en aras de posicionar al partido blanquiazul como opción para los procesos electorales de 2019 y 2021.

Sobre el papel de los panistas que desde distintos frente proponen reencauzar a Acción Nacional, mencionó que algunos se distinguen por alzar la voz y “públicamente salen a denunciar”, mientras que “otros están más en un trabajo interno”. En este segundo núcleo incluyó a los militantes que han fungido como gobernadores o munícipes, e indicó que entre estos, Jorge Ramos figura como un elemento “determinante” en vista de la proyección que alcanzó con su campaña por una senaduría en el proceso 2018, así como por “ser un cuadro con historia, nacido en el PAN”.

El panista consultado estimó que para que el instituto político se rehabilite, “el PAN y la sociedad son los que tienen que poner modelo de gobierno, modelo de políticas públicas, propuesta de gobierno, qué se debe aprobar, qué no se debe aprobar en un Congreso”. Contrapuso ese objetivo a la tendencia institucional que desde su punto de vista prevalece en la actualidad. “Ahora tenemos a los actores de gobierno o al Congreso del Estado, siguiendo la agenda del gobierno y no hay un contrapeso en virtud de que no hay una plataforma que se esté siguiendo por parte del partido”.

A propósito de Ramos Hernández, insistió: “todos estamos recurriendo al último liderazgo que reconocemos ahorita, que trae la sensibilidad”.

También se refirió al líder estatal, Ovando Patrón, sobre quién dijo que está preocupado por “hacer algo”, en vista de que los comicios de 2019, encaminados a renovar la gubernatura, las alcaldías y el Congreso, están a la vuelta de la esquina. “El gobierno es el único que no quiere entender”, reiteró.

 

Ernesto Ruffo: la división empezó con los triunfos del PAN

Para el exgobernador de Baja California y actual diputado federal electo, el fenómeno de los grupos internos no tiene que ver exclusivamente con la derrota que sobrellevó Acción Nacional hace poco menos de dos meses, “empezó con las victorias del PAN”, repuso. En entrevista con ZOOM, el ensenadense explicó que el factor del triunfo que empezó a obtener el partido desde 1989 (año en que él ganó la gubernatura), se caracterizó por generar “una adhesión de estar ahí en el gobierno”, que se agudizó con la renovación periódica de las alcaldías o de la administración estatal.

Según expuso: “esto de la victoria política atrae a todo un movimiento de personas que naturalmente quieren tener en particular, mejores condiciones y luchan por quedar en el gobierno y eso empezó a provocar los agrupamientos dentro del PAN”. Refirió que las vertientes partidistas han dado lugar al “debate político interno”, lo que “para evitar mayores problemas” fue dado en llamar “construcción de acuerdos”, medida que al final de cuentas tenía que ver con “celebrar pactos entre grupos de que a ti te toca esto, a mí me toca lo otro y me apoyas”, expresó.

Jose Luis Ovando.- Preseidente Estatal del PAN

Con aproximadamente 30 años que lleva incrustado el Partido Acción Nacional en la administración pública estatal, Baja California se sitúa como el Estado donde ha permanecido por más tiempo en el gobierno. A decir del entrevistado, a lo largo de cinco sexenios, las pretensiones de apropiarse del instituto político por parte de distintos núcleos a raíz de los triunfos en las urnas, ha derivado en un distanciamiento con la ciudadanía.

En cuanto a los frentes panistas que actualmente se vislumbran, sostuvo que tales expresiones “seguramente vienen alimentadas de un espíritu constructivo”, de manera que deben apostar por que la institución recupere su cariz democrático.

En términos generales sugirió que el Partido Acción Nacional debe distinguirse por celebrar procesos internos en los que prevalezca “el voto libre y secreto”, entre muchas otras acciones. Ante el “distante segundo lugar” en que se ubicó electoralmente, emerge la oportunidad de promover entre la militancia, esas prácticas democráticas “que antes eran tradición del PAN”, para efectos de que no se vuelva a caer en “designaciones y acuerdos cupulares” o entre grupos.

En alusión a la renovación de las dirigencias partidistas (nacional y estatales), a propósito de lo cual ya existe una comisión organizadora encabezada por Cecilia Romero, Ruffo aseveró que la convocatoria correspondiente contendrá términos que obliguen a elecciones internas de los comités directivos. Sobre el proceso a llevarse a cabo en Baja California, expresó que aún no cuenta con la información precisa, pero que podría celebrarse en sincronía con el marco de sucesión del CEN panista, “por allá de los últimos de octubre o la primer quincena de noviembre”.

 

Inconformes urgen a renovación de la dirigencia

Cerca de cuarenta panistas de Baja California se pronunciaron por desconocer a los presidentes de los comités, nacional, estatal y municipal del PAN, en caso de que el partido no cumpla con una serie de cambios que proponen para recobrar “la credibilidad de la ciudadanía” y de esa manera, dar pelea en 2019, año electoral en que habrá de renovarse el gobierno del Estado.

Rodrigo Robledo, Sócrates Bastida, César Sánchez y 36 panistas más solicitaron que sus demandas sean resueltas “antes del primero de septiembre de este año”, es decir, ocho días antes de que inicie el proceso electoral a llevarse a cabo en esta entidad. Alertaron que de no ser atendidas, el PAN “tendría totalmente perdida la elección”.

Además de la renuncia del dirigente nacional partidista, Damián Zepeda, así como de los líderes estatal y municipal, José Luis Ovando y Joaquín Palomera, respectivamente, los militantes inconformes demandan que se instituya una comisión reorganizadora y que los funcionarios emanados del partido se abstengan de “adelantarse en búsqueda de una candidatura”, en tanto no se instituya el método de selección de candidatos, el cual, según dijeron, deberá ser abierto a la participación de “cualquier panista o ciudadano interesado en hacerlo”.

También solicitan que se evalúe de manera exhaustiva, los gobiernos blanquiazules a nivel estatal, “para cambiar lo que haya que cambiar, denunciar lo conducente y dar el golpe de timón requerido ante la pésima evaluación de éstos ante la sociedad”.

Sócrates Bastida dispuesto a desconocer liderazgos actuales.

Mencionaron que “dada la total falta de interés y la soberbia con que estos puntos han sido ignorados por la dirigencia estatal y entes ligados al gobierno”, tomaron la determinación de emplazar para que se cumpla con sus requerimientos o de lo contrario, desconocer públicamente a sus liderazgos.

“Apelamos una vez más al buen juicio y al sentido común para que cada uno de quienes tienen responsabilidad en este asunto, tomen las decisiones que corresponden a verdaderos panistas”.

Adelantaron que de no obtenerse “la respuesta solicitada”, pondrán de manifiesto sus peticiones directamente en la Ciudad de México, para lo cual, convocarán a medios nacionales.

El exdirigente municipal, Rodrigo Robledo, refirió que lo que pretenden “es una oxigenación”. Afirmó que el actual presidente del Comité Directivo Estatal, José Luis Ovando, ha incumplido “con las estrategias y las estratagemas del partido”. Acusó que el gobierno del Estado se ha conducido con injerencia en la elección de candidaturas, habiendo provocado la derrota de los abanderados del PAN, el 1 de julio, de manera similar a cuando el partido blanquiazul perdió la presidencia municipal de Tijuana en 2010.

En cuanto a las convocatorias para el relevo en las dirigencias de Acción Nacional, apostó por que vayan dirigidas a la militancia lo mismo que a miembros de la sociedad civil, “como ha sucedido en otros casos”.

Robledo aseguró que hasta el momento, ninguno de quienes constituyen el grupo de inconformes se ha pronunciado por dirigir ese instituto político.

Entre los militantes en discrepancia, también figuran Rosalba Magallón, Cecilia Castellanos Barone, Héctor Castellanos, Alejandro González Alcocer, Amado García, Alejandro Chávez Lomelí, Patricio Bayardo Gómez, Ismael Chacón Güereña, Mario Martínez y Marco Antonio González Arenas.

(Con información de Isaí T. Lara Bermúdez)

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio