El CEN del PRI da largas para renovar dirigencia de BC

Foto: Archivo.- David Ruvalcaba busca que su relevo se dé mediante proceso interno.
 
Zoom Político Lunes, 20 Agosto, 2018 01:00 PM

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Baja California se encuentra en aprietos, pues aún sin librar el periodo de pena tras sus resultados electorales en la pasada elección, ya se ha enredado en un conflicto político y jurídico para renovar la dirigencia que encabeza David Ruvalcaba Flores.

El actual brete del PRI se resume en una corta explicación: David Ruvalcaba fue electo -mediante votos de los consejeros del PRI- en julio de 2017, pero para concluir el periodo 2014-2018 que Nancy Sánchez había iniciado y abandonado para convertirse, en 2015, en diputada federal. Ahora, ya vencido el plazo de la actual dirigencia, hay prácticamente dos posiciones: una que se convoque a elecciones para escoger a un dirigente que cuente con el apoyo democrático; o justificar la imposibilidad legal de las votaciones para que el Comité Ejecutivo Nacional imponga al dirigente desde el centro del país.

Esta última opción, a decir de los propios militantes del PRI, es la anhelada por los hankistas, grupo que ganó su nombre al político que lo encabeza el exalcalde Jorge Hank Rhon. El interés de éste es poder colocar, por medio de la designación nacional, a Carlos Jiménez, uno de los suyos. Esta es la versión más repetida dentro del partido.

El bloque “anti-imposición”, conformado por cuadros estirpes del PRI, busca la manera de que el Comité Ejecutivo Nacional convoque a votaciones para democratizar el proceso de la dirigencia y de paso, cerrar el paso a Jiménez. O bien, que lo gane por medio de campaña y no por dedazo.

El caso ya está judicializado. Obed Silva, exdiputado y aspirante a la dirigencia ha llevado el caso al máximo tribunal electoral para que el CEN de su partido resuelva, conforme a lo estipulado en los estatutos. De hecho, el pasado lunes 12 de agosto, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le dio curso a una demanda de Silva para que el partido nacional responda en un plazo de días.

El otro nudo dramático usado como argumento legal para la renovación de la dirigencia es que según los estatutos del PRI, no es posible convocar a un proceso de selección interno cuando esté un proceso electoral en curso.

De hecho, allí radica la clave. En el artículo 173 de los estatutos del partido se cita: “El proceso de renovación de las dirigencia…no debe coincidir con ningún proceso interno para postular candidaturas a cargos de elección popular…ni entre el inicio del proceso y hasta el día de la calificación del cómputo de la elección constitucional del que se trate”.

Y el proceso electoral 2018 podría considerarse que aún no ha concluido a razón de que será hasta el próximo 1 de septiembre que se instale el Congreso de la Unión y para esa fecha ya no debe haber impugnaciones respecto a dicho proceso electoral.

El detalle es que el 9 de septiembre inicia el proceso electoral local de Baja California para elegir gobernador, diputados y presidentes municipales. Quienes le apuestan a una designación desde el CEN, lo orillan a que la dirigencia local se recargue en la fatalidad de los tiempos, ya que el partido no alcanza a publicar una convocatoria que incluya registros, campaña y votaciones en los nueve días que se abren entre la conclusión del proceso 2018 y el inicio del local 2019.

El argumento de Obed Silva y de quienes se niegan a la imposición, tales como Nancy Sánchez, los exalcaldes de Baja California o el propio David Ruvalcaba, es que en los propios estatutos se contempla la posibilidad de una elección extraordinaria siempre y cuando “se realice por alguna causa justificada”, según se lee en el artículo 32 de los estatutos del PRI.

El pasado viernes, el Tribunal Electoral radicó el expediente 683/2018 en Guadalajara, interpuesto por Obed Silva, de modo que el CEN tiene un plazo corto para presentar su informe, justificado respecto al acto que reclamó Silva y que consiste en la negativa a expedir la convocatoria.

Quedará pues, en manos y en la voluntad política del Comité Ejecutivo Nacional que dirige Claudia Ruiz Massieu desde el 16 de julio, día en que René Juárez renunció a la dirigencia. El partido será o no entregado al hankismo. Ese es el dilema.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio