Crazy Rich Asians

Foto: Internet
 
Cinemazcopio Lunes, 27 Agosto, 2018 12:00 PM

Qué manera de llevar la historia, una historia de amor en tiempos modernos donde la riqueza ahora se concentra en manos de asiáticos, pero con cuánta abundancia -como dijera doña Karime.

Eso no era lo que sospechaba la profesora de economía Rachel Chu (Constance Wu) cuando viajó con su novio Nick Young (Henry Golding) de Nueva York a Singapur para acompañarlo a una boda.

La chino-americana lo que menos espera es toparse con una realidad: su pareja es el heredero de una de las fortunas más grandes de aquel país, poseedores de la principal empresa constructora de la isla.

Y luego viene el otro detalle: Eleanor (Michelle Yeoh), la madre de Nick, no aprueba la relación pero por ningún motivo. Aquí es donde la tradición familiar choca con el individualismo capitalista, donde la búsqueda de la felicidad queda por encima de todo.

Atrapados en esta disyuntiva, esta pareja de enamorados enfrenta unos cuantos villanos aunque ninguno del nivel de Eleanor, gracias a la veterana Michelle Yeoh (“El tigre y el dragón”, “Memorias de una geisha”).

La pareja de Wu y Golding funciona a la perfección: él es un galán occidentalizado y ella una mujer fuerte, con mentalidad americana, que apenas está consciente de su legado oriental.

Pero además de la riqueza cómica -sobre todo con Awkwafina como Peik Lin, la amiga ocurrente de la protagonista-, una bella historia de amor y un elenco sólido, este largometraje presume la riqueza de economías emergentes que ya empiezan a dominar el primer mundo.

Fiestas exuberantes, casas decoradas con oro, joyas increíbles, autos, lujo, lujo y más lujo, contagian los sentidos en un Singapur que parece una fantasía, pero cierta.

Vaya dirección de Jon M. Chu, quien demuestra su maestría para retomar la novela de Kevin Kwan y exponer con sutileza el conflicto entre dos mundos, donde la cultura y el dinero chocan.

Lo más sorprendente es que el realizador explora el tema llevando bien una narrativa llena de humor, con audacia y personajes sumamente logrados. Fácilmente esta es la película del mes, tal vez del año. ****

Punto final.- ¿Por qué hacer “Papillon” otra vez? Mejor dicho, ¿para qué?

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio