César Hayashi: Obra en el tiempo

Fotos: Jorge Dueñes
 
Cultura Lunes, 6 Agosto, 2018 12:15 PM

El artista plástico exhibe “Ecléctica. Obra en el tiempo” en la Galería de la Ciudad del Antiguo Palacio Municipal de Tijuana. “El arte no es una gripa, lo hago y lo tengo que hacer porque es parte de mi vida”, expresó a ZETA

Uno de los artistas plásticos más importantes, radicado en Baja California, es César Hayashi, quien por estos días expone “Ecléctica. Obra en el tiempo” en la Galería de la Ciudad, en el Antiguo Palacio Municipal de Tijuana, a su vez ubicado en Calle Segunda esquina con Constitución,  Zona Centro de Tijuana.

“Me siento bien de exponer en la Galería de la Ciudad porque es un espacio donde viene gente de diferentes estratos sociales que andan por el Centro de Tijuana, inclusive americanos u otros extranjeros”, expresó gustoso César Hayashi Galaviz en entrevista con ZETA durante la inauguración de su muestra, el jueves 26 de julio.

De hecho recordó que la exhibición de “Ecléctica…” en la Galería de la Ciudad tiene un significado especial porque fue en ese recinto donde compartió por primera vez su propuesta plástica.

“Mi primera exposición, en los 90, fue aquí en la Galería de la Ciudad con Franco Méndez Calvillo, una de las primeras galerías de Tijuana”, dijo César Hayashi antes de confesar a este Semanario su origen japonés que, por supuesto, manifiesta en su propuesta plástica.

 

“NUNCA PENSÉ QUEDARME EN TIJUANA”

Hijo de Venancio Hayashi Kono y María del Carmen Galaviz Apodaca, César Hayashi Galaviz nació el 26 de enero de 1959 en San Miguel Zapotitlán, municipio de Ahome, Sinaloa.

Contó a ZETA que su apellido nipón se debe a que un día de 1917, sus abuelos Kohichi Hayashi y Hatsue Kono se establecieron en Guaymas, Sonora; ellos fueron los padres de Venancio Hayashi Kono.

El artista plástico estudió la educación primaria y secundaria en su pueblo natal, San Miguel Zapotitlán; luego, la preparatoria en Los Mochis para posteriormente ingresar, en 1979, a la Facultad de Medicina en la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Pero un día, como parte de los requisitos para titularse de la carrera, tuvo que mudarse a alguna ciudad para realizar su estancia médica.

“En 1983 llegué a Tijuana para hacer mi internado de medicina en el Hospital Mexicoamericano. En el 83, yo ni pintaba. Nunca pensé quedarme en Tijuana, aquí me quedé unos cuatro años pensando regresarme, pero aquí me casé con Gabriela Mercado Martínez, aquí tuve a mi hija Miriam Xitlali, César, Ricardo y Natsuo, ya no me regresé”, dijo César Hayashi, al tiempo que evocó que estando ya en Baja California empezó a buscar maestros de pintura.

 

EN LOS TALLERES DE TIJUANA

César Hayashi también rememoró que desde niño le gustaba pintar, inquietud que siempre estuvo latente incluso mientras estudiaba Medicina en la Universidad Autónoma de Guadalajara.

“Cuando llegué a Tijuana estaba en mi mente seguir pintando porque desde chico pintaba, o sea, siempre me ha gustado. Pintaba de niño, pero lo dejé latente, ni me acordaba. Cuando estaba en la Universidad, en la Facultad de Medicina, miraba gente que estaba estudiando Medicina que quería pintar o tomar clases y yo decía: ‘yo también quiero eso’, pero estaba muy abocado a Medicina”.

Fue en esta ciudad donde no dudó en incorporarse a los talleres de pintura, empezando por la oferta de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) en 1985.

“En Tijuana tuve la motivación de entrar en una escuela, fue cuando entré a estudiar en Extensión Universitaria de la UABC, ahí empecé a hacer mis pininos. En Extensión Universitaria fue donde me formé, estaba Francisco Chávez Corrujedo, fue como en 1985. Después, como del 87 al 89, me metí a estudiar en la ‘Ibero’, ahí fue cuando me dio más interés, ahí empecé a tomar clases de pintura también, ahí me involucré con más gente que tenía las mismas inquietudes que yo; luego conocí al español Luis Moret, en sus pláticas sobre arte, así me fui involucrando más”, relató.

Así trajo a la memoria en esos momentos a sus principales maestros de pintura: “Primero conocí a Chávez Corrujedo en Extensión Universitaria, luego Juan Zúñiga fue mi maestro en la ‘Ibero’, después Álvaro Blancarte en el CECUT”.

Lo demás es historia para fortuna de la plástica bajacaliforniana, ya que César Hayashi es uno de los más importantes exponentes de la pintura del noroeste y ahora exhibe su obra en la Galería de la Ciudad.

 

UNA VIDA EN EL ARTE

Al entrar a la Galería de la Ciudad, pueden apreciarse veinte obras abstractas de pequeño y mediano formato que componen la exposición “Ecléctica. Obra en el tiempo” de César Hayashi.

“Es obra que se escogió ex profeso para exponer aquí en la Galería de la Ciudad. Esta exposición es una recopilación de obra inédita y otras que ya se habían expuesto”, aclaraba Hayashi en entrevista con este Semanario mientras compartía amablemente un recorrido por su exposición.

A manera de retrospectiva de una vida en el arte, en las blancas paredes de la Galería de la Ciudad muestra algunas de sus primeras obras abstractas como “El vigía” (acrílico sobre papel, 21.5×14 centímetros, 1996); otras, donde la línea estilo oriental prevalece, como “Inquietud” (acrílico sobre tela, 76×76 cm, 2003); “Recorriendo a hatue” (acrílico sobre tela, 150×150 cm, 2005); y aquellas donde el color y la luz explotan desde la profundidad, como “Paisaje cuadriculado” (acrílico y clavos sobre triplay, 60×60 cm, 2013) y el políptico “Lágrimas de acrílico” (acrílico sobre tela, 122x 83 cm, 2013).

En cuanto a los diferentes años de las obras que comulgan en la exhibición, el artista manifestó a ZETA:

“‘Ecléctica’ es obra muy diferente en etapas, en tiempos, ésa es la eclecticidad que tiene, el tiempo, y al mismo tiempo puedes encontrar aquí caligrafía, informalismo, abstracción, expresionismo abstracto y varias cosas que me fueron influenciando en mi quehacer artístico.

“En mi obra hay ciclos, por ejemplo, las obras de formato de 1.50×1.50 metros fue una serie que hice como de veinte cuadros de ese ciclo, de ese formato algunas fueron para bienales, otras para exposiciones en Los Ángeles y San Diego; simplemente yo las produje y a la hora de la hora se armaba una exposición. Las otras series eran de una exposición que se hizo en Galería 4, fue como una especie de retrospectiva pero al mismo tiempo no fue retrospectiva, fue un trabajo bien hilado de un año que fueron en formatos más cuadrados en pequeño formato”.

En todo caso, advirtió: “El hilo conductor en esta exposición es el color y la línea principalmente, no hay una temática en sí, es obra muy dispar. El hilo conductor de todas es que tienen una unidad en cuestión estilística más que todo, pero no estoy contando ninguna historia”.

 

EL ARTE ZEN Y EL PROCESO CREATIVO DE HAYASHI

Durante la entrevista con ZETA, César Hayashi reveló algunos detalles de su proceso creativo, considerando que en su propuesta “no estoy contando ninguna historia”.

— ¿Cómo es el proceso para crear una obra abstracta?

“Mi obra es más que todo abstracta. La abstracción no es algo que vaya directamente hacia una historia. La abstracción, básicamente, es más lírica que contar historias. Quizás el hecho de que le pongas un título es nada más para formalizar algo para una cuestión de exposición.

“Realmente el hilo conductor es la pureza de la calidad, ni le invento cosas que no sean más allá de la plasticidad de la obra, el juego del color, la línea, las composiciones, los elementos básicos de la pintura; el hilo conductor es nada más el proceso creativo.

“Hay una base, que es de donde partes, que es el color blanco, luego vas poniendo colores de tal manera que se vayan haciendo dos o tres transparencias, hay mucho como goteo, a veces escurrimientos; entonces, puedo dar con todos esos elementos de lo que es el color y el proceso al momento de estar trabajando”.

¿Qué papel juega el azar para plasmar una emoción en una obra abstracta?

“Todo, como en la vida, es azaroso, no le hallaría un gusto a la pintura si no fuera azarosa. Hasta me han dicho ‘cuenta una historia con lo que haces’, pero ¡yo no puedo andar contando historias!, ¿por qué? Porque los sentimientos y las emociones no voy a plasmarlos de una manera figurativa, sino se plasman en el color, en la manera en que se va reflejando la luz, el color, el lugar donde vives, la problemática donde vives, lo que lees; todo eso se va a reflejar en la pintura. Claro está, hay épocas que los mismos acontecimientos que suceden en la ciudad, en tu entorno, en el mundo o en nuestra ciudad, se van plasmando en la obra”.

Por los trazos en tus obras evidentemente hay una influencia del arte zen en tu propuesta plástica, donde el color también explota entre las líneas…

“En el arte zen muchas veces tiene que ver la línea, el golpe del pincel al momento en que afrontas un cuadro; en ‘Ecléctica’ hay mucho dibujo, pequeños trazos donde está la sencillez. Yo antes manejaba más la abstracción, no era tanto lineal, traté de meterme con la línea dentro de lo pictórico, de la plasticidad, del color.

“El color te da mucho hilo de dónde agarrar, porque el color denota mucho la persona que eres sentimentalmente, emocionalmente; el color a veces te sale, es como un sentimiento, una emoción, una pasión, no lo puedes describir, el color ahí está, las líneas ahí están, con lo que me expreso ahí está, no puedo explicar nada que no lo explique la pintura por sí misma; la obra es la obra, cada quien hace sus cosas con la impronta que le tocó vivir.

“Trato de tener esa libertad para poder plasmar y hacer algo, cuando soy libre para hacer las cosas fluye todo, la vida fluye, es como una ola que va y viene, como una corriente”.

Finalmente, César Hayashi sentenció sobre su búsqueda ecléctica que pulula por el tiempo:

“Heráclito decía que ‘nunca navegas en el mismo río, siempre va cambiando’; yo quiero que mi obra vaya cambiando siempre, sería muy monótono para mí ver una obra que tuviera un estilo”.

Durante la apertura de la muestra, el artista agradeció la invitación de Haydé Zavala, directora del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC),  para exponer en la Galería de la Ciudad, así como a la Coordinación de  Galerías a cargo de Guillermo García y su equipo, complementado por Arturo Olivas y Graciela Mendoza Santos, responsables de la museografía.

Dedicada a su nieta Elise Camille Hayashi Mercado, César Hayashi invitó al público en general a visitar su exposición “Ecléctica. Obra en el tiempo” en la Galería de la Ciudad, de lunes a domingo de 10:00 am a 6:00 pm, en el Antiguo Palacio Municipal en Calle Segunda del Centro de Tijuana; la entrada es libre.

“Yo dejé un poco la medicina por el arte, le dedicaba 33 por ciento a mi familia, 33 por ciento al arte y 33 por ciento a la medicina por mucho tiempo. Ahorita estoy en receso porque he agarrado más la medicina, de algo tengo que vivir, del arte no vivo, pero sí estoy trabajando porque el arte no es una gripa, lo hago y lo tengo que hacer porque es parte de mi vida estar en el arte”, concluyó Hayashi.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio