CAF-CJNG: Aliados, secuestran


 
Edición Impresa Lunes, 20 Agosto, 2018 01:00 PM

Luis Mendoza “El Padrino” y Daniel Martínez “El G”, cabecillas de un grupo de secuestradores de la alianza entre los cárteles Arellano Félix y Jalisco Nueva Generación, fueron detenidos. Investigaciones del Grupo Coordinación ligan judicialmente a esta célula con seis plagios recientes, pero los presumen responsables de por lo menos 10 de los 13 secuestros denunciados en lo que va del año en Tijuana. Existe un porcentaje de víctimas que prefieren pagar los rescates; familias advierten la participación de policías y ministeriales

El 19 de julio, un empresario secuestrado fue rescatado y dos jefes criminales detenidos.

Un día después, plagiaron a una doctora de Rosarito y los cuatro hombres que pretendían llevarla a una casa de seguridad en Tijuana fueron aprehendidos. Sus reclutadores delictivos habían prometido 20 mil pesos a cada uno.

A finales del mismo mes, un comerciante de frutas y verduras al mayoreo radicado en Tijuana, pagó más de 100 mil dólares para que su hijo fuera liberado. Se negó a cooperar con las autoridades, tenían elementos para sospechar la participación de policías y/o ministeriales en el delito cometido contra el joven.

Las investigaciones anotan que se trata de un grupo de plagiarios que se dividieron y multiplicaron en el mes de abril, después que dos células del mismo grupo llevaron a dos víctimas a la misma casa de seguridad en la colonia Libertad. El líder principal se dio cuenta que uno de sus socios estaba secuestrando por su cuenta y hubo un desencuentro.

En dos operativos recientes, tres de los cabecillas fueron capturados, y actualmente las autoridades trabajan en la investigación y solicitud de órdenes de aprehensión en contra de sus cómplices que siguen libres y ya tienen ubicados en Tijuana.

Los delincuentes están entre los 29 y 30 años de edad, y aunque sus parientes no pertenecen a las familias más conocidas del narcotráfico en Baja California, sí crecieron en núcleos ligados al Cártel Arellano Félix (CAF). Residen en Tijuana entre la clase pudiente, tienen sus casas en zonas como los fraccionamientos Chapultepec, Las Palmas y Cumbres de Juárez, y como lo hiciera el CAF en su momento de mayor poder territorial, están dedicados al secuestro.

Como brazos operativos y secuestradores desechables, están reclutando a jóvenes que al mismo tiempo están delinquiendo con los grupos de traficantes al menudeo, formados tras la alianza del CAF con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Las víctimas son gente que ellos o sus amigos conocen. Pare dejarlos en libertad solicitan un promedio de 200 mil dólares, quieren que el proceso sea rápido. Sin embargo, en uno de los casos cobraron 500 mil dólares y en otro se aceptaron 8 mil dólares y un automóvil BMW con valor aproximado de 12 mil dólares; el vehículo fue recuperado y asegurado cuando las autoridades rescataron a una mujer de origen oriental.

 “EL PADRINO” Y “EL G”, DETENIDOS

De acuerdo a las investigaciones que los tienen tras las rejas como presuntos responsables de secuestro, ambos se dedicaban a planear, ordenar y ejecutar plagios en Tijuana y Rosarito. Las autoridades los seguían desde abril de 2018, las indagatorias conectadas permitieron al Consejo Estatal de Seguridad de Baja California concretar el rescate de cinco víctimas y corroborar que se trataba de un grupo muy extenso que habría participado por lo menos en diez secuestros. Pero al momento, solo tienen los elementos judiciales para vincularlos sólidamente a seis de los expedientes.

Entre el 12 y el 15 de julio, los secuestradores intentaron llevarse a su más reciente víctima, un hombre de 48 años, miembro de una familia de alto nivel económico, empresarios dedicados al “comercio al por menor en mini súpers” y a los restaurantes. Sus padres iniciaron los negocios y los hijos continúan, la familia también es dueña de una plaza comercial localizada justo frente a una frutería, cuyo propietario igual fue plagiado este año.

Una de sus tretas para sorprender de estos criminales, era chocar los autos de la persona a plagiar para obligarlos a detener la marcha y bajar de la unidad para llevárselos fácilmente. Lo intentaron con el empresario en el fraccionamiento Las Palmas la segunda semana de julio, pero el afectado no se detuvo y los delincuentes se percataron que en las inmediaciones había patrullas de la Policía Estatal Preventiva (PEP), así que optaron por posponer el secuestro.

“Se presume inocente, mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP” / Jorge Alberto Cuevas Vargas, Secuestrador / Luis Miguel Mendoza, secuestrador / Jaime Daniel Martínez, secuestrador

La tercera semana de julio, a sabiendas de la hora en que el empresario cerraba el negocio, le bajaron el aire a un neumático de su carro, al salir la víctima se dio cuenta y se dirigió a la llantera más cercana.

Al llegar a la vulcanizadora, los secuestradores que lo seguían bajaron de  una camioneta Toyota 4Runner, se identificaron como agentes ministeriales y con violencia intentaron subirlo al auto; el hombre intentó defenderse, opuso resistencia y fue golpeado sin miramientos una y otra vez hasta someterlo.

Los secuestradores no llevaban pistolas. Esa fue la instrucción después que cuatro de ellos -incluido uno de los cabecillas-, fueron detenidos en posesión de armas por la Policía Municipal después que secuestraron a una mujer coreana, esposa de un minero, el 20 de abril.

En el jaloneo, el teléfono celular de la víctima cayó en la escena del crimen, por este hecho, los criminales tuvieron problemas para contactar a la familia y reclamar el rescate, optando por golpear al hombre por lo menos en dos ocasiones más.

Transcurría el tercer día del secuestro, cuando el operativo -con cooperación binacional, al tener la víctima doble nacionalidad-, resultó en el rescate realizado por elementos del Grupo Coordinación.

A la víctima se la llevaron de la delegación La Mesa y la casa de seguridad donde lo encontraron -que había sido rentada por la esposa de uno de los criminales- está en la calle Esmeralda de la colonia El Pedregal, donde los plagiarios tenían un revolver calibre .38.

En el operativo fueron detenidos en flagrancia delictiva cinco presuntos secuestradores, incluidos dos de los líderes del grupo:

* Luis Miguel Mendoza López “El Padrino”, 35 años, autor intelectual y planificador.

Este hombre trabajó como contador en una empresa fundada en 1988, “dedicada al suministro, instalación, reparación y mantenimiento de equipo de telecomunicaciones y sistemas de seguridad. Amplia experiencia y capacidad de ejecución de proyectos que da servicios en la industria, hotelera, hospitales y gobiernos”.

En octubre de 2017 fue detenido en la Garita de San Ysidro intentando introducir a Estados Unidos 27 kilos de metanfetamina, lo juzgaron, lo condenaron, lo deportaron y le revocaron la visa.

* Jaime Daniel Martínez Martínez y/o Dominique Pastrana, “Joe”, “El G”, y “El G1”, sandieguino de 29 años. Era dueño de una empresa de instalación de alfombras, además, “había sido detenido en Estados Unidos con droga -información contenida en el trabajo de coordinación binacional- y es hijo de uno de los traficantes pesados que empezó con el CAF”, detalló un integrante del Consejo Estatal de Seguridad de Baja California.

Oficialmente el expediente de Martínez en Estados Unidos, únicamente registra una detención por el delito de robo de auto en 2009, falta por conducir sin seguro en el mismo año y “conspiración para cometer delito al aprobar un cheque falso”. En 2017 fue deportado de México a Estados Unidos por “una orden de felonía”, no existen muchos datos, solo se pudo conocer que cuando fue detenido no tenía armas, pero era sospechoso de haber participado en un delito que resultó en “gran daño corporal”.

Los otros capturados por el secuestro del comerciante fueron Ricardo Martínez, de 20 años, primo de Daniel y sin antecedentes delictivos previos; Rodolfo García de Alba, 20 años, empleado de Daniel en la empresa de colocación de alfombras, quien fue detenido en octubre de 2017 junto a Luis Mendoza cuando iba como copiloto en el auto en que intentaron cruzar los 27 kilos de metanfetaminas; y Emmanuel Pérez,  37 años, quien laboraba como llantero y no tenía antecedentes criminales.

Los cinco están siendo procesados en prisión preventiva en el Número Único de Caso 0204-2018-32713, bajo la causa penal 1858/2018.

 

VÍCTIMAS QUE “ESCAPARON”

La segunda semana de abril, Mendoza López habría ordenado dos secuestros, el primero, de un hombre residente de la colonia Guaycura que trabajaba como administrador en una plaza comercial, en las inmediaciones de la Garita de San Ysidro, el cual no pudieron ejecutar porque la víctima salió de vacaciones y se fue a Estados Unidos.

El segundo plagio, solicitado en aquel momento por “El Padrino”, fue el de una joven mujer a la que se llevaron del estacionamiento privado bajo un hotel localizado en el Bulevar Agua Caliente. Había acudido con una amiga a un popular gimnasio direccionado en el interior del inmueble y se la llevaron frente a un testigo cuando intentaba abordar su auto al terminar su rutina de ejercicios.

Los familiares de la víctima están involucrados en la política y una empresa de comunicación, pero son empleados y sus cuentas de banco no son particularmente abultadas.

“Se presume inocente, mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP” / Ricardo Martínez, secuestrador / Rodolfo García, secuestrador

La trasladaron a una casa de seguridad en la colonia Libertad, donde tenían secuestrado a otro joven de 18 años; el plagio de este muchacho lo había ordenado Jesús Ramón Gazca Camacho y/o José Manuel Acosta Rivera “La Marrana”, uno de los lideres operativos del grupo, sin permiso de “El Padrino”.

Hubo un desencuentro pero dejaron a las dos víctimas bajo el resguardo de un cuidador que se drogó y se quedó dormido, el joven aprovechó la situación para escapar por una ventana y abrirle las puertas a la mujer, cuando escaparon la chica habló al 911, la Policía los resguardó y fueron a la casa, pero el delincuente ya no estaba. En estos dos casos no se iniciaron expedientes por secuestro y no están contemplados en las estadísticas.

El 20 de abril, Gazca fue detenido por la Policía Municipal con sus cómplices Israel Hernández, Eduardo Jiménez y Desiré Espinoza, mientras huían; iban armados y en el auto llevaban secuestrada a una mujer de origen coreano, esposa de un empresario minero.

Bajo NUC 0204-2018-18559 les iniciaron proceso por el delito de privación ilegal de la libertad y solicitaron una prórroga para el cierre de la investigación, la cual concluirá el 2 de septiembre.

Sin embargo, algunos de los subalternos delictivos de Gazca continuaron con los plagios y son investigados.

 

PAGAN POR MIEDO A LA PARTICIPACIÓN POLICIACA

Parte de las investigaciones estuvieron relacionadas con el plagio del joven hijo de un importador y exportador de frutas y verduras, del que las autoridades tuvieron conocimiento, pero cuando se acercaron fueron rechazados.

El muchacho, que vive en la delegación Otay, fue privado de la libertad a finales de julio, cuando un grupo de criminales se lo llevó a bordo de una camioneta, lo atacaron cuando fue a visitar a una jovencita, mientras caminaba por una de las calles aledañas de la calle Sonora, una de las principales vialidades del fraccionamiento Chapultepec, habitado por ciudadanos adinerados, por lo cual la zona cuenta con nutrido y constante patrullaje.

Gente allegada a las centrales de abastos advierten que no ha sido el único hijo de comerciantes de centrales de abasto que ha sido plagiado, pero ninguno ha sido denunciado, de hecho cuando las autoridades se acercaron a la familia de este joven, pero se negaron a cooperar. El padre también fue secuestrado años atrás.

“Hasta donde sabemos, advirtieron de la participación de policías en el plagio y prefirieron pagar”, informó un mimbro del Grupo Coordinación, quien también reconoció:

“Lo confirmamos desde el 23 de mayo cuando un grupo de cinco plagiarios fue detenido con dos vehículos tipo patrulla”, estos también delinquían con “El Padrino”.

Los aprehendidos fueron Zozy Abad Hernández Escalante, José Adrián Sánchez Nieblas y Leonel Guadalupe Sánchez Nieblas, encabezados por Sirak Anwar Ramírez Ferrer, fueron imputados- la investigación para definir su inocencia o responsabilidad sigue abierta- por el secuestro de un empresario de 62 años en la rampa Valle Sur, mientras se trasladaba de uno de sus negocios a otro el 18 de mayo en Tijuana. Se lo llevaron en dos camionetas tipo patrulla con estrobos, le dijeron que lo estaban interviniendo porque formaba parte de una investigación; fue liberado seis días después.

Ramírez Ferrer es abogado, fue servidor en la Procuraduría General de la República y agente ministerial en la Procuraduría General de Justicia del Estado. En conversaciones no consignadas en el expediente, admitió la participación de policías y ministeriales, pero aseguran, no dio nombres, “tal vez está reservando la información para negociar en el juicio”, especuló un investigador.

El expediente de esta célula de secuestradores lo está llevando el Poder Judicial en juicio público bajo el Nuevo sistema de Justicia Penal con NUC-0204-2018-23300.

“En algunos expedientes como en el del secuestro del joven en la Licodega, se pudo advertir con extrañeza que en papel y por estrategia policiaca, el lugar donde se cometió el delito está clasificado como zona segura. En el área usualmente hay una patrulla parada, y esa vez no había nada”, reclamaron los empresarios organizados.

 

OTROS SECUESTROS DEL MISMO GRUPO DE PLAGIARIOS

Además de los tres expedientes, en el que fueron aprehendidos Luis Mendoza “El Padrino” y Daniel Martínez “El G”, el plagio de la coreana donde capturaron a Ramón Gazca “La Marrana” y el de las patrullas clonadas en que capturaron a Ramírez Ferrer, de acuerdo a investigaciones del Grupo Coordinación, se puede acreditar que el grupo estuvo implicado en otros tres secuestros:

Uno cometido el 23 de febrero, en el que se llevaron a uno de los propietarios de una cadena de fruterías cuando llegaba a su casa, fue rescatado el día 27 y tres hombres resultaron detenidos: Gerardo Pérez González y Juna Rivera Padilla fueron vinculados y se inició su proceso como presuntos responsables en NUC-02-04- 2018-09449; Miguel Ángel “N” no fue vinculado. El próximo 6 de septiembre vence el plazo para el cierre de la investigación en su contra.

Otro fue el plagio del hijo de los propietarios del restaurante bar Licodega, quien fue sustraído del negocio familiar con lujo de violencia el 23 de abril y rescatado el día 26 del mismo mes, tras la detención de José Manuel Camacho Vizcarra y Julio Arturo Martínez Corrales, quienes presuntamente no participaron en el operativo de secuestro y fueron subcontratados como cuidadores. En la primera audiencia negaron los cargos.

Un tercero fue la privación de la libertad perpetrada en contra del hermano de la dueña de una popular frutería en Rosarito, solicitaron dinero para liberarlo, pero el 25 de mayo, las autoridades lo rescataron y en el lugar fueron detenidos Jairo Morales Martínez, Elías Castro Aguirre; Julio Gerola Cortez, Berenice Rodríguez, Alberto Morales Pérez, Leslie Quijano y Luis Calleros, vinculados a proceso en el NUC 0205-2018-01977. Su juicio sigue en proceso.

Pese a que veinte integrantes de esta célula delictiva han sido capturados, las autoridades continúan las indagatorias ante la posibilidad que se reagrupen, lo cual podría suceder alrededor de las figuras de Ángel Omar castro Mora y Jorge Alberto Cuevas Vargas, subalternos directos del “Padrino”, quienes no han sido ubicados ni detenidos por el Grupo Coordinación.

En lo que va del año, de acuerdo a números del Consejo Estatal de Seguridad de Baja California, en Tijuana se han iniciado 13 expedientes por secuestro y dos por secuestro de migrantes.

Entre el 1 de octubre de 2017 y el 31 de julio de 2018, han detenido a 62 personas por plagio: 33 han sido judicializados por secuestro, ocho por secuestro de migrantes; 10 por privación de la libertad, dos por secuestro exprés. Dos han sido con órdenes de aprehensión cumplimentadas y siete más han sido capturados por convenios de colaboración con otros estados o países.

 

“El Mencho” sube de precio

Foto: Archivo

La incapacidad de las autoridades mexicanas para detener al presunto líder visible del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Rubén Oseguera Cervantes, alias Nemesio Oseguera Ramos “El Mencho”, fue puesta de manifiesto una vez más, al anunciar el ofrecimiento de una recompensa por 30 millones de pesos por información que ayude a localizar y detener al buscado capo.

De hecho la recompensa ya existía, pero la relevancia que tenía el personaje a finales de la década anterior, cuando formaba parte del Cártel del Milenio, se tenía tasada en 2 millones de pesos, cifra similar a la de otros miembros del grupo antagonista denominado La Familia Michoacana.

En su sitio web, la Procuraduría General de la República (PGR) informó de la recompensa autorizada en el acuerdo A/066/18, publicado en el Diario Oficial de la Federación. Al mismo tiempo, el gobierno de Estados Unidos advirtió que el capo brindaría una suma más alta el capo, superior a 5 millones de dólares.

El 14 de agosto, el encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, inició una visita de trabajo en Chicago, Illinois, con el propósito de fortalecer la cooperación en materia de extradiciones y combate a la delincuencia organizada con autoridades de Estados Unidos. Allí sostuvo reuniones de alto nivel con funcionarios de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

La PGR recordó que el 11 de febrero de 2018, la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro (UEIDMS), dependiente de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), inició una investigación en contra de Oseguera Cervantes por el secuestro y homicidio de dos agentes federales.

Toda información que conduzca al paradero del “Mencho” será recibida en la dependencia federal a través de los números telefónicos (555) 346-3867 y (555) 346-0000, extensión 3825, en Ciudad de México; y 01-800-831-3196 desde cualquier parte del país. Además, se puede acudir a las oficinas de PGR en Paseo de la Reforma número 75 o dirigir  correo electrónico a  denunciapgr@pgr.gob.mx

La cantidad ofrecida en recompensa por la PGR se empareja a la de otros dos de los presuntos narcotraficantes más buscados en México: Ismael “El Mayo” Zambada García y Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, por quienes también hay un estímulo de 30 millones de pesos por cada uno para lograr información que ayude a su aprehensión.

El Mencho” nació el 17 de julio de 1964 o de 1966, en Naranjo de Chila, municipio de Aguililla, Michoacán. También apodado “El Señor de los Gallos”, inició sus andanzas en el crimen hacia finales de la década de los años ochenta, cuando emigró al norte de California, Estados Unidos, para traficar heroína; fue detenido en 1992 y estuvo por tres años en una prisión de ese país.

A su regreso a territorio mexicano y apoyado por sus cuñados de apellidos González Valencia, “El Mencho” se integró al Cártel del Milenio y lideró su propia célula. A la caída de los principales líderes de la organización de Los Valencia, junto con sus parientes políticos se alió a Ignacio “Nacho” Coronel, quien representaba al Cártel de Sinaloa en Jalisco.

Tras la muerte del duranguense, Nemesio y Erick Valencia Salazar crearon el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en sociedad y financiados con los González Valencia, conocidos como “Los Cuinis”.

Rubén Oseguera Cervantes cuenta con varias órdenes de captura en su contra en el país, así como una orden de detención provisional con fines de extradición internacional, librada desde febrero de 2015 por un juez federal de Ciudad de México. En ese año fue incluido en la lista negra de cabecillas del narcotráfico de la Oficina para Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), del Departamento del Tesoro norteamericano.

Además del trasiego de drogas provenientes de Sudamérica y de producción nacional, al “Mencho” se le busca por operaciones con recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada, secuestro y varios homicidios, entre ellos los de agentes federales y el secretario de Turismo de Jalisco, además del derribamiento de un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana y el deceso de sus ocupantes el 1 de mayo de 2015.

Su esposa, Rosalinda González Valencia, fue detenida el 26 de mayo último en Jalisco, mientras que su hijo Rubén Oseguera González “El Menchito” se encuentra preso en un penal federal por lavado de dinero y otros delitos desde mediados de 2015, cuando fue capturado en el municipio de Zapopan.

Actualmente, Jessica Johanna Oseguera González, hija del capo, tramita un juicio de amparo ante el Sexto Tribunal Unitario del Tercer Circuito para combatir una orden de aprehensión que pesa en su contra en un Juzgado Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Federal en el Estado de México por delincuencia organizada y lavado de dinero.

Pese a baja de homicidios en Tijuana,

en seis días se cometieron 43 crímenes 

Tras la implementación del Operativo del Grupo de Coordinación Tijuana, 300 elementos de todas las corporaciones, incluidos Ejército y Marina, hubo una ligera baja en homicidios en la ciudad.

A comparación de la semana anterior, en la cual se registraron 57 homicidios dolosos, en los últimos seis días 43 personas fueron privadas de la vida. Inclusive hubo tres días -domingo, martes y miércoles- en los que en total se cometieron ocho crímenes.

Hasta el cierre de edición, la estadística de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) reconoce mil 555 homicidios dolosos en lo que va del año, 114 víctimas en agosto.

Aquí la relación de homicidios dolosos registrados del domingo 12 al jueves 16 del presente mes:

Domingo 12. En la colonia Lázaro Cárdenas fue encontrado sin vida Arturo Fajardo Flores.  Una mujer no identificada fue asesinada de dos tiros en tórax y espalda, en el Ejido Francisco Villa.

Lunes 13. En Granjas Familiares fue localizado el cuerpo de un masculino envuelto en una cobija. En una vivienda en el fraccionamiento Mariano Matamoros, una persona fue privada de la vida a tiros. En la misma colonia fue asesinado José Isabel de la Torre, de 28 años de edad. En la Avenida Internacional Oriente, a la altura de las oficinas del PRI, un hombre fue ejecutado. Un cadáver putrefacto se localizó en un domicilio en Lomas de Agua Caliente. En la falda de un cerro en el fraccionamiento Hacienda Las Delicias III fue encontrado el cadáver de una persona. Tras la agresión que sufrió con arma blanca, Octavio Meza Velázquez, de 32 años, falleció en la colonia El Pípila. Erick Ventura Garcia Acuña, de 42 años, murió en el Hospital General tras los balazos que le propinaron el 11 de agosto. En el estacionamiento del conjunto habitacional Estadio fue asesinado de un tiro en la cabeza Carlos Cervantes García, de 42 años. Los restos humanos de un masculino se localizaron al interior de dos maletas y sobre ellas colocada una cabeza humana en la colonia Reforma. Carlos Iván Ayala fue encontrado sin vida en el interior del centro de rehabilitación “Clínica Reencuentro” en Lomas de San Antonio

Martes 14. En el Hospital General murió Jonathan Arturo Maldonado González, quien presentaba lesión producida por arma de fuego. En Pinos de Nares fue asesinado un masculino de 45 años.

Miércoles 15. En Pedregal de Santa Julia, Samuel Hernández Chaparro fue encontrado muerto.  Jaime Rodríguez, de 30 años, pereció en el Hospital General por lesiones de arma de fuego. En Rancho Los Girasoles, a interior de un vehículo robado, se halló el cadáver de un hombre envuelto en una cobija. En el Bulevar 2000, frente a Natura, fue localizado el cuerpo sin vida de un masculino envuelto en una bolsa de plástico, color negro y sujetado con cinta transparente en dorso y pies.

Jueves 16. En la colonia El Niño fue ultimado a balazos Julio César Aguirre Pérez.

Hasta el jueves 16 de agosto, la estadística a nivel estatal en lo que va del año, registró mil 907 ejecuciones.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio