Antidoping administrativo y político. ¿Quién es quién las precandidaturas?

Foto: Internet/La elección en Puebla debe anularse y limpiarse
 
Opinionez Lunes, 20 Agosto, 2018 12:00 PM

1. La elección en Puebla fue uno más de los cochineros del “Frente por México”, integrado por el PAN, PRD y MC. A este desaseo se suma al reciente historial del Estado de México y Coahuila. En esta geografía se desató la trama conocida de violencia electoral, registrada en imágenes en las redes, donde la barbarie de bandas de operadores perredistas y panistas llegó a las sedes de los distritos a disponer de las urnas, amenazando y amedrentando a los funcionarios.

En la plena barbarie del 1 de julio, en Puebla, ¿dónde estaban los ojos de las autoridades municipales, estatales y federales que vigilan los procesos electorales? ¿Fueron éstas los delincuentes? La significativa ausencia y el mirar a otra parte de forma deliberada por parte de la fuerza pública, controlada por Rafael Moreno Valle, es un signo claro del paso franco a la delincuencia política que robó y alteró gravemente la legalidad de la decisión de Puebla. La elección debe anularse y limpiarse si es posible, porque ahí están escondidos muchos intereses de un gobierno tenebroso del prianismo plenamente coludido con el continuismo.

2. Desborda cualquiera de los límites de humanidad, la violencia en Baja California. Ahora, el infame crimen llega a la infancia. Edgardo Buscaglia, analista de los Estados Fallidos, clasifica en 22 los tipos de delitos del hampa acoplada con los funcionarios públicos, sean gobernadores o miembros del gabinete federal, desde el secuestro, el contrabando humano, narcóticos, hasta el tráfico de órganos, de personas, explotación infantil o falsificación de billetes. La nota roja de los crímenes en Baja California revela una descomposición social inaudita; los homicidios por venganza de las mafias están siendo cometidos sin tocarse el corazón, asesinando a personas de tierna edad. Esconderse ante la realidad, la incapacidad moral o el desprecio por las autoridades, son la respuesta a estas señales gravísimas de alarma social y humana. Pero en el fondo están los siniestros negocios donde alcaldes y gobernadores negocian y protegen al hampa, permitiendo que el delito alcance los niveles de terrorismo.

3. Se caliente el clima electoral de 2019. Un enorme vacío es el factor de investigación e información objetiva, integra y transparente, validada y certificada, como cimiento de la sana democracia. Los datos y su análisis por el ciudadano son condición para la competencia legítima, profesional, rigurosa en cualquier terreno, y cuando hay una imagen completa, sin lugar para especulaciones, máscaras ni mentiras de los actores, entonces los intereses por el poder convivirían en un entorno de lucha civilizada.

Para ello, la ciudadanía, el INE y los legisladores deben crear una plataforma con reglas y piso parejo. El disponer públicamente del perfil profundo de los aspirantes a una representación social es la brújula que orienta el voto en 2019.

El conocimiento pleno de los contendientes en todas sus dimensiones, de la trayectoria de los precandidatos de cada partido, debe responder a preguntas ciudadanas, legítimas y necesarias. Hasta hoy, desgraciadamente la ignorancia decide en las urnas, pues no tenemos una radiografía cívica, intelectual, familiar y ética para desempeñar la responsabilidad pública sin decepciones tan conocidas.

4. ¿Quién es quién en la función pública y en la dirección de empresas estratégicas? Diputados crean derechos de información fundamental para los electores, tema capital de la democracia es conocer a fondo para decidir.

Es responsabilidad del INE, del árbitro, que no lleven veneno en las garras, de disponer de la biografía política de cada candidato, sea propietario o suplente. Un árbitro de las elecciones, como el INE, que se considere probo y con sentido social, no podría colarse a una competencia pública, como servidor, a pícaros oportunistas, delincuentes en potencia, que como pulgas y piojos los hay.

Antidoping político a quienes tengan en su trayectoria, una conducta sospechosa de desprestigio o antecedentes penales. Y en medio del tráfico de información que se hayan borrado, suspendido o perdonado injustificadamente por jueces y autoridades.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio