Vacaciones y descanso

Foto: Cortesía Germán Orozco/Parque Nacional Constitución Laguna Hanson
 
Opinionez Lunes, 30 Julio, 2018 12:00 PM

“El mal de mi pueblo es que no dedican tiempo a rezar ni a pensar”. Eliecer Salesman

 

El martes 24 de julio, el termómetro llegó a 51 grados centígrados, casi 120 Fahrenheit, en la zona de Mexicali-San Luis-Yuma. La cosa está que arde, como para comerse un caldo de res en alguna plaza al aire libre.

En la Sierra de Juárez y San Pedro Mártir, ahora mismo es mejor ponerse chamarra, encender una fogata y entrarle al café caliente. La temperatura con las lluvias llega a descender entre siete y cinco grados centígrados a causa de la altura, la cual es de entre los mil 600 y dos mil 600 metros sobre el nivel del mar.

Cuando don Abelardo Rodríguez fue gobernador del distrito Norte de Baja California, era como los cimarrones. En tiempo de frío y nevadas, bajan a los cañones templados como el de Guadalupe, y en tiempo de calor, suben a los frescos cerros con pinos que van desde la Rumorosa a San Pedro Mártir. Don Abelardo promovió el Campo Alaska para despachar de mayo a octubre, y de noviembre a abril despachaba en la capital Mexicali. Frente a los tacos Lalo de la Rumorosa está la entrada hacia el museo, antigua casa de gobierno en 1924.

Es una ternura encontrarse con familias sencillas del Valle de Mexicali y San Luis y aprovechar las vacaciones en algún rinconcito del Parque Nacional Constitución-Laguna Hanson o en algún rancho cercano. No es necesario tanto dinero ni bienes para disfrutar del descanso en estos lugares, prácticamente “refrigerados” por Dios en la naturaleza. Colmada de pinos, aire fresco y limpio, y con noches estrelladas. Aun cuando Mexicali y la región estén ardiendo, en la montaña es un verdadero placer disfrutar unos días de vacaciones.

Eso sí, llévese su silla, su buena chamarra, su cómoda almohada y bolsa o cobija para dormir. Si de noviembre a mayo no se antoja ir a la sierra por las nevadas, ahora ni pensar en ir al Cañón de Guadalupe, ni menos al desierto de Altar o Pinacate.

El descanso es una necesidad tan importante, al punto que Jesús se retiró con sus apóstoles a un lugar solitario para recuperar las fuerzas ante la fatiga del trabajo. Incluso, alegóricamente en la Biblia, el Libro del Génesis menciona que Dios al hacer la Creación, “descansó en el séptimo día”, como para enseñarnos lo saludable del descanso, la necesidad de parar por un tiempo de la rutina diaria.

Si va a ir a un lugar tan apacible y silencioso como la Sierra de Juárez o San Pedro Mártir, llévese un buen libro y no tenga miedo de abrir su corazón a la admirable creación de Dios; si puede, no lleve ruido como tanta gente que desperdicia y afecta con su ruido y basura a la propia creación y naturaleza. Los animalitos, aves, personas, ocupan del silencio de la naturaleza. Aproveche para dormir, caminar, observar, platicar. Gracias a Dios que no hay señal de teléfono ni WiFi; eso sí, muchos llevan guitarra y a cantar. Otros a echar a perder el descanso de otros y de la naturaleza con sus narcocorridos; pero los guardias forestales tienen autoridad para exigir moderación, como así lo hacen cuando alguien perturba el silencio alrededor.

Ruido por la mañana y ruido por la noche desalientan el entusiasmo por gozar de estos pocos espacios impresionantes de la región. A las 9 pm, en el Cañón de Guadalupe ya no lo dejan a usted estar afectando con su “música” o su ruido el descanso de otros. Que así sea también en la Laguna Hanson, es cuestión de orden y saber disfrutar de las vacaciones y descanso.

En ocasiones, los mismos vacacionistas arruinan sus propias vacaciones por descuidados y excederse en la bebida y velocidad. Regresan a su casa peor que como llegaron.

Nuestra totalidad humana, no solo mente o alma, sino cuerpo y corazón, necesitan descanso. Es cuestión de ir aprendiendo que descansar no es drogarse, alcoholizarse, destramparse; olvidando que las vacaciones son para recuperar energías que ocuparemos al terminar las vacaciones y de regreso a las responsabilidades laborales.

Si tiene lana, pues váyase al ruidajo y apretujadero de Ensenada; pero si puede, disfrute de tantos lugares maravillosos que Dios ha puesto cerca al alcance de todos. Incluso ha de saber usted que ya hay carretera pavimentada al Observatorio de San Pedro Mártir que pasa por el Rancho Meling; habrá que ir a averiguar con calma si es posible.

Disfrute que el descanso es vida.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali. Correo: saeta87@gmail.com

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio