Sorry to Bother You

Foto: Internet
 
Cinemazcopio Lunes, 23 Julio, 2018 12:00 PM

En tiempos donde a los trabajadores se les quiere exprimir al máximo por un sueldo mínimo -y eso en Estados Unidos, en la era Trump-, llega esta comedia del absurdo con más mensajes ocultos que obvios.

Por eso es difícil asimilar la película del rapero Boots Riley así de golpe. Más bien, hay que meditar tantas escenas, pensar y luego plantearse la idea otra vez, ver la seriedad de lo ridículo, la provocación en lo más simplista, la sutil denuncia al racismo y, principalmente, analizar las nuevas formas de esclavitud salarial, aceptar que la ética es un concepto en desuso.

Todo esto a través de la figura de Cassius “Cash” Green (Lakeith Stanfield), un vendedor telefónico que llega a la cima del negocio porque supo cómo venderse al mejor postor, además que obedeció el consejo de un colega y aprendió a hablar como “blanco”.

Cassius tiene una novia llamada Detroit (Tessa Thompson) y vive con ella en el garaje de la casa de su tío. La mujer es una artista visual que se gana la vida sosteniendo anuncios en la calle.

Poco a poco somos testigos de la transformación del Señor Green, mientras que en el resto del mundo del telemarketing, crece el descontento entre todos aquellos empleados -la enorme mayoría- que, a diferencia del protagonista, no se atreven a hacer lo que sea con tal de obtener lo que quieren, sin límites, medidas, atropellos, ¿principios? ¡Pero qué es eso!

Por supuesto que la cinta no es fácil de ver, el sentido del humor es oscurísimo, crudo, a veces raya en la grosería, pero qué puede uno esperar de Cassius “Cash” Green, un personaje que crece con el talento inconmensurable de Stanfield, a quien esperemos que las academias no olviden al final de año, en época de nominaciones.

Thompson, por su parte, se perfila como una actriz valiosa que contrasta en su especie de rol antagónico, mientras que la rudeza con que la realidad se expone golpea de lleno y de frente, tal vez con demasiada brutalidad a ratos, pero después de todo, no hay que perder de vista el hecho de que quien escribió el guion y lo llevó a escena es un rapero de Oakland. ****

Punto final.- ¿Por qué insistieron en seguirle después de “Ocean’s Eleven”?

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio