Polémica por prohibición de plásticos en Ensenada

Fotos: Enrique Botello
 
Edición Impresa Lunes, 23 Julio, 2018 01:00 PM

Hay consenso en disminuir su uso para no seguir contaminando el mar, pero no en la implementación y operación de la reforma, ya que negocios y empresarios no fueron consultados

 

A partir del 1 de enero de 2019,  en Ensenada se prohibirá que comercios y servicios obsequien bolsas y utensilios plásticos y foam (incluyendo biodegradables); la reforma ha dejado vacíos en la regulación y supervisión, así como dudas en ciudadanos y de empresarios en cuanto a lo operativo.

Supermercados, tiendas de autoservicio y de conveniencia, talleres, restaurantes, oficinas, centros de espectáculos o similares, y todo aquel sitio que tenga por fin comercializar un producto o servicio, podrán seguir usando bolsas y utensilios de plástico, siempre y cuando los vendan a sus clientes, como se hace en mercados de Estados Unidos.

Sin embargo, la poca socialización de la reforma al Artículo 43 quarter del Reglamento para el Control de la Calidad Ambiental del Municipio de Ensenada, aprobada en Cabildo el martes 17 de julio de 2018, hace preguntar a los ciudadanos y empresarios la manera práctica en que modificarán sus hábitos de consumo.

Empaque de frutas y verduras del mercado, productos de salchichonería o carnicería, comida para llevar, venta de elotes en la calle, siguen siendo cuestiones que la autoridad y grupos ambientalistas no han podido explicar claramente, salvo que las bolsas y utensilios se van a vender, no así obsequiar.

La reforma, trabajada tres meses por el regidor Jorge Emilio Martínez Villardaga, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), junto con grupos ambientalistas, excluyó a negocios, comercios y empresarios que deberán adaptarse. La intención es desincentivar el consumo de plásticos.

Como parte del dictamen, también se establece que dentro de los siguientes 60 días la Dirección de Administración Urbana, Ecología y Medio Ambiente deberá diseñar e implementar un programa de concientización referente al consumo de plásticos.

 

REFORMA SIN SANCIONES

La reforma prohíbe el “obsequio” de todas aquellas bolsas elaboradas con polietileno de baja densidad, polietileno lineal, polietileno de alta densidad, polipropileno, polímero de plástico y cualquier otro de sus derivados.

De igual manera, se prohíbe el obsequio de platos, vasos, cubiertos, popotes, botellas o cualquier utensilio desechable o de un solo uso elaborado con los materiales antes citados, con poliestireno (foam) y cualquier otro de sus derivados.  Pero no contempla sanción específica para quien pase por alto la prohibición.

En general, el reglamento establece amonestación, multa, clausura temporal o definitiva, parcial o total; revocación de la licencia ambiental municipal, restauración o reparación del daño físicamente o a través del pago de una compensación, equivalente al costo de la reparación; y arresto administrativo hasta por 36 horas.

Corresponde observar sus disposiciones al presidente municipal, por conducto de la Dirección de Administración Urbana, Ecología y Medio Ambiente. Las demás dependencias del Ayuntamiento coadyuvarán, en los ámbitos de sus competencias, al cumplimiento.

ZETA solicitó entrevista con la titular de la dependencia, Matilde López Chávez, para conocer la capacidad de vigilancia y supervisión, pero no hubo respuesta; personal del Ayuntamiento comentó que solamente existen siete inspectores para todo el municipio, enfocados principalmente al tema de obras. No se ha definido si inspectores de otras áreas, como Comercio y Alcoholes, participarán en la vigilancia.

 

EMPRESARIOS CUESTIONAN EXCLUSIÓN

El directivo de una firma distribuidora, quien solicitó a ZETA anonimato por motivos de seguridad, reprobó la forma arbitraria de elaborar la reforma, al no contemplar la voz de los empresarios.

Observó un trasfondo político, toda vez que “su partido no levantó en campaña y él quiere seguir viviendo de la política”.

La autoridad ni siquiera sabe el departamento o dirección que vigilará, van a empezar al revés, primero prohibir y luego enseñar cómo, pero cuestionó, cuál es la finalidad de apoyar un tema “si no lo vas a poder regular”.

“No vamos a dejar de vender, vamos a seguir buscando el mecanismo que nos permita defendernos, no creo que cadenas como McDonald’s, Carl’s, Jr., Starbucks y los supermercados, se crucen de brazos”, consideró el entrevistado.

Otro duda que expresó fue la utilización de bolsas de polietileno de alta densidad en las limpiadurías, giro no especificado en la reforma al reglamento. Tampoco los productos pesqueros y acuícolas empacados con plástico.

Carlos García Travesí Bosch, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Ensenada, opinó que el reglamento quedó muy abierto, dando la oportunidad al restaurantero de “pasarle la pelotita” al consumidor, quien deberá pagar por plástico, material ecológico o llevar su propio recipiente.

Mientras que Jorge Menchaca, dirigente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en el puerto, reclamó al regidor del Partido Verde, haberlos dejado plantados dos veces.

“No estamos en contra de las medidas ecológicas, primero necesitamos que se sensibilice con las personas que serán afectadas, en este caso los comerciantes; mientras no tengamos una opción alterna que no nos genere un costo extra, cómo le hacemos”, expresó el propietario de un negocio de tinta y tóner.

Vio dos posibilidades: que el cliente compre lo que le quepa en la mano, o que el negocio le venda la bolsa. Pero luego cuestionó lo que sucederá con servicios de entrega a domicilio, como Moto Go: “¿Voy a pedir al cliente que me mande el Tupperware y sus cubiertos?”.

En lo ambiental “no hay ninguna discusión, estamos a favor de reglamentaciones y legislaciones viables, sustentables, socializadas antes, pero no estamos a favor de leyes que en vez de combatir de fondo del problema, se hagan para simular que trabajan en el tema”, afirmó por su parte Alejandro Jara, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) Capítulo Ensenada.

“Si la finalidad era inhibir el uso de plásticos, la reforma al reglamento no lo logra porque puedes seguir utilizándolos mientras cobres, algo que ya se hace porque es parte de la operación. La medida tampoco marca una directriz para sustituir o eliminar los plásticos, lo primero era invitar o reglamentar la sustitución paulatina por material biodegradable y después dar el siguiente paso”, expresó.

De igual manera, la reforma no describe ningún procedimiento sobre la autoridad que supervisará, ni las multas a imponer.

Otra voz que se pronunció en contra fue la de la regidora Bertha Martínez, empresaria pesquera, ya que, argumenta, solo se escuchó a los ambientalistas y se excluyó al sector empresarial, violentando así el derecho de audiencia.

 

REGIDOR Y AMBIENTALISTAS CELEBRAN MEDIDA

Jorge Emilio Martínez, del PVEM, resaltó el hecho de que Ensenada se convierte en municipio pionero a nivel nacional, al prohibir el obsequio de plásticos. Sentenció que los negocios deberán adaptarse y sustituir el plástico por otro tipo de material, como cartón.

Si bien el fin de la reforma es desincentivar el consumo de plásticos, la venta de estos productos será válida, aunque tendrá que reflejarse en el ticket de consumo. No explicó el mecanismo de cobro en el caso de los vendedores ambulantes.

De la vigilancia y operatividad por parte de la autoridad, solamente comentó que se pretende reforzar la Subdirección de Ecología.

Araceli Bernal, coordinadora del Departamento de Comunicación de Pronatura Noroeste, dijo que siempre hay voces en contra pensando que se afectarán sus intereses, pero en este caso el plástico es perjudicial para todos. Justificó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que para el año 2050 habrá más plásticos que peces en el mar.

Junto a Bernal, Lizz González Moreno, encargada del Programa de Educación para la Conservación de Pronatura, destacó  que las cuestiones dudosas se trabajarán en lo que entra en vigor la medida.

“La palabra ‘prohibido’ es la que causa ruido, no vamos a dejar de utilizar plástico porque está en todo, pero queremos hacer más conciencia de lo que podemos dejar de utilizar”, reiteró.

Pía Mijares, estudiante de maestría de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), cuya línea de acción son los plásticos en el mar, dio a conocer que muestreos recientes han arrojado la presencia de microplásticos en la bahía y playas de Ensenada.

A nivel mundial, la tendencia es el rechazo de los materiales tóxicos y migrar hacia alternativas sustentables, abriendo una gran posibilidad de negocio para emprendedores.

Mara Arroyo, integrante de la Reserva Mundial de Surf Bahía Todos Santos, coincidió en la oportunidad para comercios alternativos que vendan, por ejemplo, bolsas de tela o popotes de otro material.

Más que una imposición, reflexionó, “queremos que sea un proceso paulatino de transformación, acompañado de un programa de sensibilización y concientización, en lo que organismos de la sociedad civil apoyarán al gobierno. Hubiera sido más fácil ir por otra vía que la imposición directa, pero ya no tenemos más opciones, el reciclaje ya no soluciona el problema”, recalcó Arroyo.

 

TIJUANA Y TECATE, EN VÍAS; EL GRULLO, JALISCO, EJEMPLO NACIONAL

El 3 de junio de 2018, la Comisión de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Salud del Cabildo de Tijuana aprobó la eliminación del uso de bolsas de plástico, dictamen que está pendiente de aprobarse en el pleno del Cabildo. A diferencia de Ensenada, en la iniciativa tijuanense participó Canacintra

Lo anterior permitirá que Tijuana cuente con programas estratégicos de residuos sólidos, encaminados a informar y fomentar una cultura ambiental en la ciudadanía en general y en todos los niveles educativos, sobre los efectos nocivos de las bolsas de plástico a través de talleres, pláticas y actividades recreativas.

El 4 de julio, los integrantes del Cabildo tecatense tuvieron una video llamada con las representantes de la ONU Medio Ambiente México, Dolores Barrientos y Aby Márquez, para conocer la campaña “Mares Limpios”, de la cual Ensenada ya forma parte.

Los ediles se mostraron a favor de esta campaña que viene a impulsar la sustentabilidad en Tecate, señalando que, como respaldo a esta iniciativa, buscarán hacer las adecuaciones necesarias y revisar la normatividad municipal, para la disminución del uso de plásticos de un solo uso.

Un ejemplo de disposición de residuos sólidos en nuestro país, se implementó en 1996 en El Grullo, Jalisco. El gobierno municipal activó un sistema de recolección de basura separada y clasificada por los propios habitantes, lo que permite reciclar y generar mayores ingresos al Municipio.

La basura en los hogares se divide en orgánica, inorgánica, plásticos y vidrios. El camión recolector pasa todos los días por la basura orgánica, pero divide la recolección de los otros desechos entre el resto de la semana.

 

CADA SEGUNDO, MÁS DE 200 KILOS DE BASURA AL MAR

Cada año, ocho millones de toneladas de plástico terminan en mares y océanos, incorporándose a las cinco islas de basura identificadas en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico, lo que se considera una amenaza global, declaró el doctor Alfonso Vázquez Botello, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),  en su conferencia “Plásticos en los Océanos: una Amenaza Global”, impartida el 23 de febrero de 2018.

La producción mundial de plásticos creció 3 por ciento en 2012, por lo que actualmente se producen 200 millones de toneladas, siendo China, la Unión Europea y Estados Unidos, los principales países generadores. Latinoamérica produce 5% del plástico mundial, el problema es que importa mucho más a través de productos de uso cotidiano.

“Como no sabemos qué hacer con los plásticos, hacemos una mala gestión y ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los océanos cada año. Su fragmentación produce partículas muy pequeñas (microplásticos) que son ingeridas por los animales marinos y les provocan problemas fisiológicos graves”, refirió el investigador durante su ponencia.

Se estima que existen entre 5 y 50 billones de fragmentos plásticos en los océanos, acumulándose en cinco islas de desechos, dos de estas localizadas en el Pacífico Norte, cerca de Alaska; una en el Pacífico Sur, entre Perú y Chile; dos en el Atlántico, al norte y al sur; y una más en el Océano Índico.

La isla de basura más grande está en el Pacífico Norte y su extensión se calcula de un tamaño similar al de Australia, con un grosor de 10 metros.

Según cálculos, más de 200 kilos de basura va a los océanos cada segundo. Algunos plásticos tardan hasta 500 años en degradarse y contienen sustancias tóxicas.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio