Peligran 150 mil empleos en la industria del plástico

Foto: Jorge Dueñes.- Peligran 150 mil empleos en industria del plástico
 
Edición Impresa Lunes, 30 Julio, 2018 01:00 PM

En el país se han aprobado cuatro iniciativas que prohíben el uso de bolsas de plástico. Sin fecha para que el Ayuntamiento de Tijuana apruebe tal disposición, empresarios y académicos advierten del limitado efecto si no se impulsa la cultura del reciclaje

Las fotografías de animales marinos atrapados en redes y bolsas de plástico, o en cuyos cuerpos se encuentran envases, así como las imágenes de “islas de plástico flotantes” del tamaño de algunos países europeos, evidencian un grave problema de contaminación mundial.

Panorama que también se ha convertido en estandarte para que ambientalistas y legisladores de diversos países, incluido México, impulsen leyes que restrinjan el uso de ciertos productos fabricados con este material.

El17 de abril de 2018, la Cámara de Diputados aprobó, con 245 votos a favor, cero en contra y 70 abstenciones, una reforma que adiciona la fracción VII al Artículo 35 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos Sólidos.

En ella se establece que los gobiernos Federal, estatales y municipales, fomentarán “acciones encaminadas a que los establecimientos de alimentos y bebida no promuevan el consumo de popotes, salvo que el usuario así lo disponga”.

Según la iniciativa, presentada por el diputado Arturo Álvarez Angli, del Partido Verde Ecologista de México, los popotes están hechos de propileno y no pueden degradarse ni reciclarse.

De aprobarse la disposición por el pleno del Senado, donde aún es analizada, veinte empresas grandes y cuarenta microempresas dedicadas a ese segmento, estarían en riesgo de desaparecer. Además, se afectaría el valor de ese sector productivo, estimado en 900 millones de pesos, según la Asociación Nacional de la Industria del Plástico (Anipac).

En el país se reusa 15% de los plásticos, debido a un sistema deficiente para recolectar y separar la basura.

En tanto que las legislaciones que prohíben el uso de bolsas de plástico en establecimientos comerciales, avaladas recientemente en Durango, Sonora, Nuevo León y Veracruz, así como el municipio de Querétaro, impactarán negativamente en el crecimiento de 4.8 por ciento que ha tenido la industria del plástico desde 2009.

Aunado a que se podrían perder más de 150 mil empleos directos, debido a que la fabricación de bolsas y películas de plástico flexible, es una de las tres actividades que concentran mayor producción.

Rubén Muñoz García, director de Medio Ambiente en la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), comentó que no se ha hecho una estimación económica de las repercusiones que esas medidas tendrán en la industria química.

No obstante, consideró que tales disposiciones no atienden el problema de forma integral, y refirió que en un estudio de la ANIQ se observó que los popotes representan apenas el 0.05% del total de los residuos que se generan en el país. En tanto, las bolsas de plástico representan el 2% del total de los desechos.

Muñoz García abundó que los plásticos, entre los que se incluyen el PET (botellas de plástico de agua), el polietileno de alta densidad (juguetes y envases de champú), el poliestireno expandido (utensilios de unicel) y PVC (tubos para desagüe), constituyen el 10% del total de los residuos sólidos en nuestro país.

Anualmente, en promedio se producen 1.2 kilogramos de desechos por habitante en México. En conjunto suman 53.1 millones de toneladas al año, lo que representa 61.2% más respecto a 2003, según datos de 2015 proporcionados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

 

INICIATIVA QUE PROHÍBE USO DE BOLSAS EN TIJUANA, SIN FECHA PARA SER APROBADA

Luego de ser aprobada por unanimidad el 3 de julio, en la Comisión de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Salud del XXII Ayuntamiento de Tijuana, la iniciativa que elimina el uso de las bolsas de plástico en establecimientos mercantiles no tiene fecha para ser aprobada por el Cabildo, y menos aún para entrar en vigor.

Mónica Juliana Vega Aguirre, regidora por el Partido Encuentro Social, explicó que esta disposición consiste en una modificación al Artículo 110 bis del Reglamento de Protección al Medio Ambiente; la cual plantea:

“Prohibir a toda unidad económica y establecimiento mercantil dentro del ámbito territorial del municipio de Tijuana proporcionar, regalar o vender bolsas de polietileno, de alta y baja densidad, y de plástico biodegradable para cargar, envolver o empacar productos que los consumidores adquieran”.

Después de dos años de su entrada en vigor, los comercios que la incumplan serán sancionados por la Dirección de Protección al Medio Ambiente con una multa que oscilará entre 5 y 300 Unidades de Medida y Actualización (UMA), “considerando la reincidencia, se consideraría la pena mayor que serían 24 mil 500 pesos”, expuso Vega, quien confía en que el presidente municipal de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, tendrá la voluntad política para solicitar al Cabildo votar la iniciativa, en la que la Cámara Nacional de la Industria de Transformación y agrupaciones de la sociedad civil como Proyecto Fronterizo de Educación Ambiental, así como el Estuario del Río Tijuana, participaron activamente.

Del total de residuos generados en México sólo el 0.05% corresponde a popotes.

Vega Aguirre consideró que la medida es indispensable, ya que “en la ciudad vemos bolsas rodando a lo largo y ancho”. No obstante, reconoció que de aprobarse, la iniciativa tendrá un beneficio limitado en el Municipio, al no tener un sistema de recolección de basura eficiente que permita la reutilización y reciclaje de desechos.

En ese sentido, lamentó que el primer edil continúe consumiendo agua en botellas de plástico, y que la mayoría de los regidores hayan refrendado la concesión a la empresa que administra el relleno sanitario, pese a que esta ha incumplido con diversas cláusulas del contrato.

“Mientras no haya una restructuración y sensibilidad por parte del Ejecutivo hacia dónde tenemos que avanzar en el sistema de recolección de basura, por supuesto que estas medidas serán insuficientes para tener una ciudad limpia”, aseguró.

Para un empresario distribuidor de productos de plásticos, quien pidió el anonimato, las medidas traerán perjuicio a la industria en Baja California, al perder cientos de empleos; sin embargo, es difícil tener un cálculo preciso, dado que las disposiciones presentadas ante los ayuntamientos de Ensenada, Tijuana, Mexicali y Tecate difieren.

Por ejemplo, la iniciativa aprobada en el Cabildo de Ensenada prohíbe que comercios y servicios regalen bolsas y utensilios de foam, incluyendo los biodegradables, a partir del 1 de enero de 2019.

Lo anterior deja abierta la posibilidad para que los establecimientos vendan dichos productos; a diferencia de la propuesta tijuanense que no contempla el unicel ni los popotes, y tampoco permite la comercialización de las bolsas.

De acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, en Baja California hay 193 empresas, de todos los tamaños, que se dedican a producir plásticos. No obstante, existen establecimientos informales que generan gran cantidad de productos.

Circunstancia que señalaron Muñoz García y el empresario consultado, quienes comentaron que a nivel nacional, el 60% de la producción de popotes se encuentra en el mercado informal, así que se desconoce si estas compañías manejan sus residuos o tienen control de calidad en los productos.

El ejecutivo de identidad resguardada, estimó que las iniciativas presentadas en los municipios bajacalifornianos -a las que calificó como “electoreras”- también disminuirán el volumen mensual de bolsas tipo camiseta y para verdura en Baja California.

“Desde hace dos años, los municipios en Baja California, tienen un mandato que los obliga a establecer un programa de recolección y separación de desechos”, sin embargo, lamentó que los gobiernos no están preparados ni tienen la capacidad económica.

En su oportunidad, Gilberto Fimbres Hernández, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana en Tijuana, opinó que la iniciativa que se pretende aprobar en la localidad es incompleta, ya que de la actividad del sector comercio, donde más se usan las bolsas de plástico, cerca del 55% es informal.

Asimismo, cuestionó la manera en que los negocios informales serán regulados, pues no se observa alguna normatividad o medida de vigilancia para mercados sobre ruedas y puestos ambulantes.

Por ello, invitó a todos los sectores, especialmente al ecológico, a que además de esta iniciativa evalúen el problema del plástico en general: cuánto dura cada producto y si se recicla. “Hacer un estudio completo es lo más correcto, y se procede de mejor manera que con una sola iniciativa”, recalcó.

También consideró importante escuchar a los ciudadanos, quienes se encuentran en medio; al tiempo que recordó que hace algunos años la cadena de supermercados Calimax llevó a cabo un programa en el que se vendieron bolsas de lona para que la gente las reutilizara, pero los clientes no las volvieron a usar.

En su opinión, las bolsas de plástico son más versátiles que las de papel, pues permiten que las personas les den más usos que el de transportar sus compras. “Vemos gente que lleva en ellas el lunch, almacena basura y diversos artículos”, expresó Fimbres Hernández.

El empresario agregó que el sector empresarial está a favor de estrategias para mejorar el medio ambiente con un enfoque integral, que también implique concientizar a la población, educándola sobre la importancia de tirar la basura en su lugar y separar los desechos, con el fin de que sean reutilizados.

 

PLÁSTICOS, COMPLETAMENTE RECICLABLES

Se estima que la producción mundial de plástico es cercana a 300 millones de toneladas en el mundo, siendo Asia, Norteamérica y Europa los principales productores.

Del total de productos, gran cantidad se usa una sola vez, por lo que tienen una vida útil menor a seis meses, pese a que tardarán en degradarse de 150 a 400 años, señaló Julio César Morales Mejía, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El catedrático y Rubén Muñoz García, director de Medio Ambiente de la ANIQ, coincidieron en que actualmente no existe una metodología definida que determine cuánto duran los plásticos, sin embargo, este material fue creado para resistir por mucho tiempo.

Si bien, cualquier plástico es difícilmente biodegradable, es completamente reciclable. Pese a ello, “se estima que a nivel global entre el 10 y 20 por ciento de los plásticos producidos se incorporan al reciclaje, el resto se encuentra, en el mejor de los casos, en el relleno sanitario, y en el peor, en el agua”, puntualizó Morales Mejía.

Suiza, Austria, Países Bajos, Alemania, Suecia, Luxemburgo, Dinamarca, Bélgica y Noruega, son los países europeos que reciclan el 96% de la producción de plástico. En contraste, México solo reutiliza el 15% de los productos elaborados con este material, a pesar de que lidera en el reciclaje de PET.

Lo anterior se debe a que se carece de infraestructura de reciclaje cercana a donde se producen los desechos, aunado a la deficiente recolección y separación de basura. “En el caso del unicel, en el país solo existen tres centros de acopio: dos en Estado de México y uno de la CDMX”, apuntó Muñoz García.

En ese sentido, los empresarios consultados se pronunciaron a favor de que el gobierno impulse negocios de este tipo.

 

MARES LIMPIOS: CAMPAÑA DE LA ONU

En 2017, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó una campaña para eliminar los plásticos en los océanos, que pretende erradicar las microperlas utilizadas en productos cosméticos y el uso excesivo de plásticos para 2022.

Desde entonces, ha denunciado que cada año ocho millones de toneladas de plástico se vierten a los mares, causando la muerte de un millón de aves y cerca de 100 mil mamíferos marinos, así como de tortugas, provocando además daños a la biodiversidad, al afectar los ecosistemas.

Por ello, la estrategia llama a limpiar las playas y costas, no tirar basura, no fumar en las playas; prohibir bolsas de plástico, reciclar y usar bolsas reutilizables.

Bajo esa perspectiva, la Comisión Europea propuso la prohibición del uso de cubiertos y platos, popotes y palos para globos, entre otros productos de plástico de un solo uso, que se encuentran con mayor frecuencia en las playas y mares europeos.

Mientras Starbucks Coffee Company anunció que para 2020 eliminará los popotes de uso único en sus más de 28 mil tiendas a lo largo del mundo, en México, Cooperativa Pascual, fabricante de Boing y el refresco Lulú, también cambiará los envases de algunos productos para reducir el uso de popotes.

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio