Mi lavandería


 
Cartaz Lunes, 16 Julio, 2018 12:00 PM

Pondré mi lavandería,

a ver si dejan que lave

el dinero que me clavé,

producto de pillería.

 

Al fin que no pasa nada,

pululan estos negocios

con patrones y sus socios,

lavando una millonada.

 

Después se pone a secar

en solares extranjeros,

tienen buenos tendederos;

no nos van a investigar.

 

Luego de quitar las manchas

al dinero mal habido,

ya lavado y exprimido,

voy a gastarlo a mis anchas.

 

Comprando bienes raíces,

hoteles y restaurantes,
para todos los paseantes

que vengan de otros países.

 

Y se diluye el pecado,

se pierde la pista al dinero,

va a parar al extranjero,
y el corrupto es perdonado.

 

Y surgen familias pudientes,

con negocios por doquier,

ostentando su poder

para ellos y descendientes.

 

Alberto Torres B.

Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio