Meade, ¿quién gana con la evasión fiscal?

Foto: Internet/“Yo mero, el mejor por honesto y eficiente"
 
Opinionez Lunes, 2 Julio, 2018 12:00 PM

Por su paso por la SHCP, Meade ha dejado una estela de vicios que tienen al país con hospitales como antesalas de la muerte, escuelas vandalizadas, caminos de terracería, carreteras de cuota, universidades en crisis; sin equipamiento, sueldos de hambre, incluyendo doctores, enfermeras, técnicos, ingenieros, maestros, porque no hay recursos, tesis falsa, pues los hay, pero están desviados a las cuentas de los funcionarios que local, regional y nacionalmente manejan una segunda contabilidad de ingresos del fisco que nunca llegan a su destino.

La evasión y elusión fiscal y su consabida maquinaria de corrupción, que data de siglos, y continuada por el Prian, está en el poder; se finca en un 70 por ciento de las empresas que están operando en la informalidad, es decir, que no están pagando impuestos ni dadas de alta en el Sistema de Administración Tributaria (SAT); y esto lo sabe cada uno de los administradores de Hacienda en los dos mil 464 municipios. Pero sí los extorsionan.

De que los inspectores de Hacienda, el Sistema de Fiscalización y supervisión tienen capacidades para auditar una empresa, y si no estuviera cumpliendo, obligarla a darse de alta, cubrir los faltantes, revisar su facturación, inventarios, ventas y, si procede la auditoría o revisión, aplicar las multas necesarias. Además de pagar los rezagos en impuestos. Esto sería posible si la maquinaria fiscalizadora funcionara eficazmente, si la burocracia fuera honesta.

Estas empresas que suman miles de medianas, pequeñas y especialmente las grandes, incluidas transnacionales, siguen una práctica que deja descobijadas las finanzas públicas y convierte a la Secretaría de Hacienda en una caverna de ladrones donde la corrupción campea a sus anchas, lo más probable es cubrir cuotas a la burocracia del SAT vía sobornos para disponer de una licencia de facto para continuar evadiendo al fisco. ¡Y viva México!

Cuánto dinero se pierde por la corrupción y cuela a sus cuentas bancarias fuera del país por esos desconocidos “pagos de impuestos” sin factura, ni recibo de las empresas fuera de la ley, las cuales prefieren operar de ese modo y ser tolerados por las mismas garras negras del fisco, pero que nunca llega ese chorro de dinero a las finanzas nacionales.

Qué pasará en cuanto a los permisos y los pagos de derechos, las verificaciones de las condiciones de higiene, control de calidad de procesos, en la Secretaría de Salud en cuanto a la supervisión de los centros de producción de alimentos, lácteos, restaurantes, cocinas industriales, carnicerías, hospitales y rastros privados que deben cumplir normatividades para operar en función de la calidad de los servicios al público.

Usted llega con la percepción de “confianza” de que tal empresa reúne los requisitos requeridos por la ley, cuando quizá no. También tendrán que dar sobornos para ser tolerados en dar gato por liebre, como los restaurantes que cocinan carne de rata o perro. Los comensales, tranquila y sabrosamente pensando en lo rico del pollo o la buena sazón de la cocina con platillos de res o de camarón, y quién sabe qué demonios estaremos masticando.

¿Y en educación? ¿Y en comunicaciones y transportes? ¿Y en Seguridad Pública? ¿Y en Gobernación, Agricultura o Relaciones Exteriores con la expedición de pasaportes? ¿En Aduanas qué subterfugios usan los administradores para permitir el ingreso a gran escala comercial, de dinero en efectivo, armas, contrabando y perversiones que importan los operadores de un comercio que se burla del fisco?

¿Qué propone Morena que podría ganar las elecciones federales?

Ninguna economía del Estado alcanza en medio de este escenario que debe revisarse a fondo para que cada negocio, por pequeño o grande que sea, y cada trabajador contribuyan a los gastos del Estado.

Debe acabar con esa situación persistente a pesar de que por ahí pasó dos veces el candidato y su equipo del Prian, el doctor en Economía, abogado de la UNAM, hijo de priista, egresado de Harvard, José Antonio Meade Kuribreña, como se dice: “yo mero, el mejor por honesto y eficiente”; pero por sus resultados los conoceréis.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana. Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio