Impunes delincuentes continúan ataques contra mandos de seguridad en BC

Fotos: Cortesía
 
Edición Impresa Lunes, 9 Julio, 2018 01:00 PM

Ladrones y homicidas de una célula que sirve al CJNG, atacaron al comandante de Tecate, Edgar Ramos.

Luis David Valdez Meza es agente ministerial y el primer sospechoso identificado como presunto participante en la balacera contra el exdirector de la PEP, Fabricio Ruiz.

La presencia de los homicidas del comandante Arámbula de Rosarito, se denunció al 911, cuatro horas antes del ataque

Un numeroso despliegue de unidades de la Policía Estatal Preventiva (PEP), la Marina y Sedena en Tecate, fue la única reacción del Consejo Estatal de Seguridad de Baja California, tras el ataque armado en contra del comandante Edgar Ramos de la policía ministerial, en el cual, su escolta resultó con una herida de bala superficial en un brazo.

Sin embargo, como no han identificado a los sicarios responsables del ataque al comandante, la labor del Grupo de Coordinación se ha limitado a un patrullaje inhibitorio,

el cual, solo ha resultado en la captura de Jurgen Martínez, por posesión de arma; Ángel Hernández, con una orden de aprehensión vigente por robo con violencia; y Norberto Fernández, por robo de auto.

“En Tecate hay un solo grupo dedicado a administrar las actividades delictivas; dependiendo de los tiempos, han servidos a diversos cárteles, a los Arellano Félix, a Sinaloa y actualmente al Cártel Jalisco Nueva Generación”; expuso un investigador, “en cuanto al grupo que controla y ordena, no hay mucho que buscar”.

Iban a ser las seis de la tarde del viernes 29 de junio. El informe indica que el comandante Edgar Ramos había cambiado su hora de comida para ir al gimnasio, acompañado de su escolta. Cuando salían del negocio, ubicado en la calle 18 de la colonia Bella Vista, vieron un vehículo Sentra azul que iba pasando por el lugar, sin placas; el auto les pareció similar a otro que había participado en una balacera recientemente, así que Ramos le hizo señas con la mano para que se detuviera.

El conductor del Sentra dio marcha en reversa, cuando estuvo casi frente al auto oficial, se bajaron dos sujetos con armas largas, una calibre .223 y la otra, un cuerno de chivo calibre.762; luego empezaron a disparar sobre la unidad pick up de los ministeriales. Los tiros entraron por el cofre del auto oficial y salieron por el vidrio trasero.

Al ser atacado, el comandante no estaba en posición de empuñar su arma, entonces, sin pistola salió del auto y rodó para guarecerse entre unos carros. El escolta que iba manejando, no alcanzó a protegerse más allá de la puerta del auto, así que sacó su pistola, calibre 9 milímetros, y disparó a través del vidrio frontal del carro. Fueron nueve disparos.

Posteriormente, los sicarios subieron al automóvil y huyeron.

Al final, 30 casquillos del cuerno de chivo de los matones fue lo que encontraron los peritos en la escena, más los nueve casquillos de la carga con la que el escolta repelió la agresión.

“Fueron tiros a matar”, comentaron desde la fiscalía estatal, sin embargo, solo una de esas balas dio en el blanco, rozando el antebrazo de unos de los agentes.

EN ATAQUE A COMANDANTE, REPITEN AUTO Y MODUS OPERANDI

El Sentra azul en el que huyeron los homicidas fallidos del comandante, fue abandonado minutos después a tres cuadras del atentado, y le prendieron fuego para desaparecer posibles pruebas periciales; inmediatamente después, los delincuentes abordaron un Honda negro.

De acuerdo a las líneas de investigación, el auto quemado había sido utilizado una semana antes en un incidente previo. En la primera aparición, agentes ministeriales se toparon con la misma unidad que sin placas, con luces apagadas y a toda velocidad, los rebasó por la derecha.

Los instruyeron para que se detuvieran, pero huyeron; durante la persecución, los delincuentes dispararon al aire. Los oficiales solicitaron apoyo, llegaron los refuerzos del Grupo de Coordinación, se implementó un operativo, pero no los pudieron localizar.

“Tampoco es la primera vez que los delincuentes en Tecate, queman el auto en el que cometen el delito”, comento un investigador, apenas tres semanas atrás, un grupo de ladrones encapuchados y con guantes asaltó con armas largas, una casa de cambio; huyeron impunes y dejaron el auto quemado. Esta misma estrategia la usaron los ladrones que asaltaron un banco, el año pasado.

El Honda negro, segundo auto usado por los homicidas para huir, fue localizado un día después en la zona de Urbi Villas del Campo, ya en Tijuana. Este vehículo ya estaba registrado en los archivos de la Fiscalía, aparecía como no localizado en un expediente que la PGJE de Tecate inició a principios de julio por feminicidio, en el que un hombre asesinó a su empleada doméstica.

DESPUÉS DE BALACERA, NARCOMANTA

Las autoridades aún seguían -y continúan- sin definir posibles sospechosos del ataque contra Ramos; y cuatro días después, la mañana del martes 3 de julio, tres hombres que empuñaban armas largas, colgaron una manta con amenazas y acusaciones en contra de los jefes de la policía ministerial.

“Edgar Ramos. El pedo es contigo y tu grupito de ministeriales y con el subprocurador te salvaste pero en la que sigue no deja de estar robando droga y dinero te va a cargar la verga y todo por andar de rata ya se que pusiste el laboratorio pinche puto corriente recuerda que los tengo ubicados a todos pareces puta haciendo arreglos con todos”.

“No esperaba que me mencionaran a mí, soy nuevo”, comentó al respecto el subprocurador de Tecate, José Antonio Lozano Blancas, quien lleva un año y nueves meses asignado a la PGJE de Tecate en diferentes puestos.

“Ni cuando estuve de director de averiguaciones previas, ni como secretario técnico de la procuradora anterior, jamás he recibido un cinco ni he hecho acuerdo con la delincuencia, ni mucho menos; por eso me causa extrañeza que me involucren como subprocurador con algún acuerdo, lo niego categóricamente”.

— ¿Y confía en su comandante?

 

“Con el Comandante por supuesto que sí. No puedo meter las manos a fuego por todos los agentes, tengo 60 y te estaría mintiendo si te dijera que respondo por todos y cada uno; pero tenemos buenos resultados, hemos sacado mucho asunto, taremos muy buenos números, somos el municipio con menos delincuencia porque le hemos echado muchas ganas, pero por las buenas”.

En el último año, la policía ministerial de Tecate en coordinación con Sedena, han capturado a 45 de 68 objetivos con orden de aprehensión; detenido a 12 de 18 objetivos con orden de detención por homicidio, seis siguen vigentes; han asegurado 21 mil dosis de marihuana y 348 de cristal; han asegurado 10 armas cortas y 13 largas, y recuperado 172 vehículos.

Respecto al narcolaboratorio asegurado que los delincuentes mencionan en la manta, se trató de un operativo del Grupo de Coordinación, encabezado por la Policía Estatal Preventiva, apoyado por Sedena.

“TORTUGUISMO” EN INVESTIGACIÓN DEL CASO FABRICIO RUIZ

Otra carpeta con pocos avances es la del ataque armado contra el exsubdirector de la Policía Estatal Preventiva (PEP), en el puerto de San Felipe, Fabricio Ruiz; sin embargo, ya tienen identificado a uno de los participantes de la balacera.

Luis David Valdez Meza es el nombre del agente de la Policía Ministerial del Estado que la Procuraduría de Justicia estableció como uno de los principales sospechosos del atentado.

Junio, el más violento del año; van mil 218 asesinatos en Tijuana

Con 224 ejecutados cerró junio, convirtiéndose en el mes más violento del año en Tijuana. A la fecha se han registrado mil 206 homicidios dolosos en un lapso de seis meses y cuatro días; 115 corresponden a mujeres.

Entre decapitados, desembrados, calcinados,  ejecutados a tiros y por arma blanca, suman 52 asesinatos en los últimos siete días.  Cabe destacar que durante la semana, cuatro de los homicidios ocurrieron en establecimientos, uno de ellos en una barbería en la colonia El Rubí; en una tienda de conveniencia 7-Eleven, en la Buena Vista; en un taller en Las Torres; mientras que en el Bar 7 de Copas se registraron dos crímenes en los últimos 15 días. 

Sábado 30 de junio. En Colina de Cortés fue encontrado un cuerpo semienterrado. En la carretera antigua a Tecate, un masculino fue hallado sin vida con lesiones en la región cefálica. En la barbería 3 Hermanos, en El Rubí, Gustavo Adolfo Bribiesca Gallegos, de 31 años, fue asesinado a quemarropa y Luis Gerardo Núñez Ceja fue ultimado a tiros en una tienda 7-Eleven en la Buena Vista.

Domingo 1 de julio. En el Hospital General murió Jesús Manuel López, de 39 años, previamente herido en cráneo y abdomen en El Pípila. En el mismo nosocomio falleció un desconocido que fue atacado a tiros en el Guaycura. Un hombre de entre 30 y 35 años fue asesinado a balazos en Rinconada y, en Lomas Misión, se encontró la cabeza de un masculino.

Lunes 2.  En la canalización del Río Tijuana, a la altura de la Garita El Chaparral, se localizó una cabeza humana dentro de una mochila. En una capilla en el Panteón Municipal Número 2 fue encontrado un cadáver con heridas de bala. En la Obrera se localizó un cuerpo maniatado con candados y  heridas producidas por arma blanca. En la negociación Grand Prix, en  Las Torres, Edgar Aarón Elizalde Aispuro fue asesinado con un arma calibre .45 por un sicario robusto, de tez blanca, quien vestía camiseta color verde. En el camino vecinal a espaldas del Rancho Casián,  una persona fue encontrada calcinada. En Infonavit Villas de Baja California, Cruz Alberto Gaxiola Juárez, de 39 años, murió por disparos de arma de fuego. Con lesión  cabeza fue hallado el cadáver de una mujer de entre 30 y 35 años en Puerta Plata de Los Venados. Y en un baldío en El Pípila fue hallado el cuerpo de un hombre de entre 30 y 35 años,  envuelto en una cobija.

Martes 3. En un drenaje pluvial en Arboledas, fue encontrado el cuerpo de un hombre. En un predio utilizado como basurero en Camino Verde, se localizó el cadáver decapitado de un masculino. En Batalla Nacional fue asesinado por arma de fuego Alejandro Villela de la Paz. En la canalización de la Tercera Etapa del Río Tijuana, se dio el hallazgo de un cuerpo calcinado. En Lomas de La Presa, a bordo de un vehículo Honda fue ultimado Saúl Mara Ávalos, de 24 años. En el Hospital General falleció Arnoldo Bedolla Alatorre, en la Clínica 1 del IMSS pereció Juan Andrés Hipólito Velázquez y en Pórticos de San Antonio, otro hombre fue asesinado a balazos.

Miércoles 4. Un cuerpo desmembrado con un narcomensaje fue localizado cerca del Parque Industrial Valle Bonito. Éricka Avalos Gutiérrez, de 42 años, murió en el Hospital General producto de los balazos que le propinaron. En el mismo nosocomio falleció Arturo Osuna Maldonado, quien fue herido de bala en Hacienda Los Venados. En el Bar 7 de Copas del fraccionamiento Urías, un hombre de entre 45 y 50 años fue acribillado. Un cadáver con lesión de arma de fuego fue localizado en Real del Mar. En Camino Verde fue asesinado José Enrique Gutiérrez de Velasco, de  47 años. En El Jibarito, tres sujetos a bordo de una Cherokee asesinaron a tiros a un sujeto. Y en el fraccionamiento El Mirador, un desconocido de entre 30 y 35 años fue ultimado de varios disparos en el rostro.

Hasta el cierre de esta edición de ZETA, Baja California registró mil 503 homicidios dolosos en el transcurso de 2018.

El uniformado, adscrito a Unidades Foráneas de la Policía Ministerial, sería el primer policía formalmente identificado por la dependencia estatal, como uno de los tiradores que intentó ultimar a Ruiz Valenzuela, apenas el 16 de junio, cuando éste se encontraba en un festejo familiar en el municipio de San Felipe.

“Aunque no se ha emitido una acusación de carácter judicial, existen indicios importantes que ayudan a robustecer el caso”, ese fue el reporte desde la subprocuraduría.

Sin embargo, el expediente no ha avanzado mucho en los últimos días, de hecho, la Procuraduría de Justicia aún evalúa evidencia como casquillos y otras pruebas periciales en el lugar de los hechos.

Según la investigación ministerial, el vehículo utilizado por los matones habría participado en otro incidente, donde fue baleado un individuo de apellido Parra, el cual se ha confirmado que no tiene parentesco con Óscar Parra Aispuro, quien junto con otro individuo, conocido como “La Yegua”, son líderes de la pesca y tráfico de totoaba en el poblado.

Fuentes de la Policía Ministerial indicaron que han intentado obtener información de la víctima sobre los hechos, pero que ha sido complicado, en primera instancia por su estado de salud, y en segundo por una cuestión de seguridad.

Integrantes del Grupo de Coordinación continúan revisando el caso para determinar si existe por lo menos, otro agente involucrado, quien al parecer informó la ubicación de la víctima para facilitar el atentado contra Ruiz Valenzuela, el cual se encuentra bajo protección de las autoridades.

 

AGRESORES DEL JEFE POLICIACO DE ROSARITO, LO VIGILARON POR CUATRO HORAS

En la carpeta de investigación por el asesinato del comandante del Grupo de Reacción Inmediata de la Dirección de Seguridad Pública de Playas de Rosarito, Jonathan Arámbula Hernández, los investigadores siguen concentrados en fincar la responsabilidad de los autores materiales del homicidio, Luis Daniel Mansur Cadena y Ulises Torres Castro, detenidos en flagrancia. No buscan a los autores intelectuales ni al tercer cómplice que les informó por teléfono de los movimientos de la víctima.

Hasta el momento, dentro de la indagatoria destacan dos puntos:

Los homicidas estuvieron estacionados de manera irregular afuera de la plaza donde mataron a su víctima, por un lapso de cuatro horas; fueron reportados a las autoridades en dos ocasiones y ninguna corporación atendió.

En las audiencias de imputación y vinculación, el Ministerio Público dio a conocer el testimonio de una persona identificada como responsable de la vigilancia de la plaza, quien observó que desde las 21:30 horas del 19 de junio, dos vehículos, “uno de modelo reciente y otro no reciente”, se estacionaron en el perímetro del centro comercial, sobre el Bulevar Insurgentes, a la altura de los restaurantes McDonald’s y TGI Friday’s, frente al establecimiento CPE anuncios.

Durante las siguientes cuatro horas, el testigo vio que de los automóviles bajaban los cuatro sujetos, merodeaban en el interior de la plaza y volvían a sus vehículos, por lo que reportó la presencia sospechosa, dos veces al 911, pero nadie atendió.

Una de las armas utilizadas para asesinar a Arámbula resultó positiva en 16 carpetas diferentes, sin embargo, la PGJE no especifica si son homicidios o lesiones.

 

MANTA Y BALAZOS CONTRA POLICÍAS EN TIJUANA

En la semana que concluye, los atentados también incluyeron al personal de la Secretaria de Seguridad Pública de Tijuana con hechos de menor impacto.

Primero, el lunes 2 de julio, los delincuentes decidieron dejar una manta con acusaciones y amenazas contra el Grupo de Inteligencia, encabezado por el Capitán Octavio Santana.

“Este mensaje es para ti SANTANA jefe de vaquitas, nomas no lloren cuando les demos en la madre son una puta policia amafiada y la juegan a los policias honestos, uno no se meten con gobierno pero ya estamos asta la madre de que esten lebantando gente inosente y la esten desapareciendo por ordenes del FLAQUITO y del pendejo de la RANA también el COMANDANTE  VARELA de inteligencia de la municipal colabora para hacer esas corrientadas y tus unidades con los siguientes números  0380, 0639, 1482, 0651, 2871 y 2831 las cuales sabemos estan prestandose para hacer esas pendejadas se les empesara a pegar en su madre a la primera que agan

Ni los putos placas pueden con nosotros peleen como hombres no handen de jotos no que muy cabrones bola de putos o le bajan de huevos o le partimos su madre pura verga están blindados y de ule menos  aver si el panteón los sacan sus narcojefes policiacos vendidos bola de rateros, secuestradores”

Pero no la firma ningún grupo, en lugar de acreditarse el mensaje, hacen una referencia fálica.

Que no tienen cargos, ni pertenecen a algún grupo delictivo

Isabel Ibarra y Manuel Zavala se presentaron en las oficinas de ZETA como representantes legales de Martín Cruz Ramírez “El Chulillo” y Luis Adán Cortez López “El Güero Camarón” y, a nombre de sus clientes, negaron cualquier implicación delictiva de estos, ya que en la edición 2309 de este Semanario, los dos fueron señalados por autoridades de ambos lados de la frontera de participar en delitos trasnacionales.

Los abogados mostraron a ZETA el expediente de Cruz Martínez, que data de 2010 y en el cual un juez le concede amparo y revoca la sentencia condenatoria que había recibido por “violaciones a la Ley general de población”.

De acuerdo al documento, la revocación se fundamenta en que a pesar de que agentes de la Patrulla Fronteriza sostienen su dicho, los testigos de cargo -inmigrantes ilegales detenidos- se retractaron de los señalamientos originales, asegurando no conocer al acusado; la abogada Ibarra demostró que la descripción física del presunto delincuente no correspondía a la de su defendido, del cual suponen, se trata de un homónimo.

En el caso de Cortez López, afirmaron que las órdenes de aprehensión por “incumplimiento familiar” no existen porque el presunto delito fue desestimado a través de una defensa judicial.

De los cargos por ingresos ilegales a Estados Unidos, tanto Ibarra y Zavala dijeron desconocer información: “Lo que le puedo decir es que se trata de gente que se dedica a actividades honestas, que viven en la zona rural, y que los cargos del lado mexicano ya no los tienen”.

Por su parte, Venustiano Moreno Ayala junior, expuesto por las autoridades como parte del mismo grupo, se comunicó a este Semanario vía telefónica, admitiendo haber sido detenido en la Unión Americana por un delito y en México por posesión de auto robado, “… pero eso fue hace ocho años, cuando uno esta joven hace sus cosas, pero ya no soy así; ahora soy ganadero, tengo vacas y crio gallos de pelea, vivo de forma honesta y no tengo, ni quiero problemas con nadie”, afirmó para reiterar que en cuanto a tráfico de personas y enervantes, “no tengo nada que ver con todo eso”.

Basados en la inconsistencia del recado, en el que mencionan juntos a dos líderes criminales que operan para cárteles diferentes, los jefes integrados al Grupo de Coordinación consideran que esta amenaza viene de adentro, de policías que sirven a los grupos criminales y que han sido rotados para evitar que sirvan a intereses delictivos.

La noche del martes 3 de julio, el agente Alonso “N” se convirtió en el policía municipal número 47 en ser baleado en Tijuana durante la presente administración, el michoacano Eduardo Espitia Cruz lo hirió en una pierna.

El victimario circulaba a exceso de velocidad sobre el Bulevar Cuauhtémoc, en la colonia Libertad, con rumbo a la Zona Río, cuando dos agentes lo vieron y le marcaron un alto, como decidió huir, pidieron apoyo y lo persiguieron con rumbo a Rosarito. A la altura del distribuidor Morelos, les disparó y alcanzó a uno de los uniformados; finalmente lo capturaron a la altura del Parque Industrial Pacífico.

Las personas mencionadas en investigación “se presumen inocentes, mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP”

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio