Gobierno deficiente el de “El Patas”

Fotos: Archivo
 
Ezenario Lunes, 9 Julio, 2018 01:00 PM

Ante la inútil administración de los estacionómetros, el gobierno de Juan Manuel Gastélum no se siente capaz de mejorar el servicio; para mantenerlo, ve como única opción el concesionarlo por una duración de 15 años, proyecto al que se complementará la renta de bicicletas, negocio que también será dejado en manos de particulares por el mismo periodo

Con la misma justificación que utilizó para la renta de camiones recolectores de basura o la fallida concesión a 15 años que pretendió hacer del servicio de alumbrado público; de nueva cuenta, el gobierno de Juan Manuel Gastélum Buenrostro se dice no estar en posibilidades de prestar, por cuenta propia, el servicio de estacionómetros, disponiéndose así a entregarlo a particulares por un periodo que trasciende cinco trienios.

No solo eso, en la misma propuesta, “El Patas” aprovechó para “establecer un sistema de transporte público no motorizado, mediante la implementación de estaciones que brinden el servicio de uso de bicicletas públicas compartidas”. Ambos proyectos serán cedidos a particulares, por medio de concesión por invitación directa y a 15 años.

“Se declara la imposibilidad que tiene el XXII Ayuntamiento de Tijuana para la prestación del servicio de estacionómetros, así como de la implementación de un sistema público no motorizado, consistente en la utilización de bicicletas públicas compartidas…”, se lee en el punto de acuerdo firmado por el presidente municipal de Tijuana.

El documento del plan fue entregado a los integrantes del Cabildo de Tijuana, el viernes 29 de junio, 24 horas antes de que fueran convocados a las dos sesiones extraordinarias, celebradas el sábado 30 de junio, luego de casi dos meses de no ser citada la asamblea edilicia.

Foto: Alejandro Gutiérrez.- Aprobado por mayoría calificada

Aunque el nuevo proyecto era totalmente para la mayoría de los regidores de oposición, el gobierno de Gastélum tuvo la precaución de cabildearlo previamente con el edil independiente Roberto Quijano Sosa, por lo que a la hora de ser sometido a votación, éste lo avaló como también lo hizo Marco Antonio Romero Arizpe. Sus votos, sumados a los 10 de la fracción del PAN en el Cabildo de Tijuana, permitió la mayoría calificada necesaria para la asignación de una concesión de este tipo.

Las bases de licitación para otorgar los títulos de concesión serán autorizadas por un Comité Técnico que quedó integrado solo por afines a Gastélum Buenrostro: Marcela Guzmán Valverde, Síndico Procuradora; Ricardo Chavarría Morales, Tesorero Municipal; María de Los Ángeles Olague, Oficial Mayor; y las regidoras panistas Myrna González Medina y Elvia Rangel García.

A pesar de ello, en el mismo dictamen se facultó al presidente municipal para que, una vez falladas las licitaciones correspondientes, pueda negociar, acordar y modificar las “bases, condiciones, instrucciones, términos y modalidades convenientes o necesarios en los contratos, convenios y demás documentos relacionado con los citados títulos de concesión”.

Facultad que también tendrá el secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Ricardo Lomelín Clapera; el Tesorero Municipal, Ricardo Chavarría Morales; la Oficial Mayor María de Los Ángeles Olague; “o el servidor público municipal que por competencia corresponda”.

 

SERVICIO NO REDITUABLE PARA EL GOBIERNO…

Con solo una utilidad de tres millones de pesos, para el gobierno de Juan Manuel Gastélum Buenrostro resulta incosteable el continuar operando los dos mil 497 parquímetros instalados actualmente en la ciudad de Tijuana, principalmente en la Zona Centro, sistema que al año genera un ingreso para el municipio de 18 millones de pesos, de los cuales, 15 millones de pesos se invierten en su operación.

Del total de aparatos, solo funciona el 64%, el resto no opera debido a su mal estado, a causa de actos de vandalismo o la falta de mantenimiento, a lo que se le añade lo obsoleto de su sistema, cuya operatividad depende de un programa de cómputo que data de los años 80, “corriendo el riesgo de que falle por completo y colapse la zona tarifada de la ciudad”; lo que se pondera en los antecedentes del proyecto de concesión.

De acuerdo a la estimación presentada por “El Patas”, se requiere de una inversión inicial de 75 millones 696 mil 899 pesos para adquirir y modernizar el equipo, contratación de más personal, seguros y mantenimiento preventivo para prestar el servicio público de estacionómetros.

En su desglose, el costo de la infraestructura de los parquímetros lo tasó en 54 millones 403 mil 149 pesos, a lo que incluyó el gasto de obra civil para su instalación; además de la compra de mobiliario, como contadora de monedas, servidor, equipo de cómputo, sistema de seguridad interna del departamento de Estacionómetros, radios de comunicación, candado inmovilizador para llantas, vehículos para recaudación y supervisión.

A la inversión añadió el costo anual por la contratación de 40 personas para labores de inspección y jefes de zona, con un costo de cinco millones 760 mil pesos, más recursos para brindar mantenimiento preventivo a los aparatos por 14 millones 377 mil pesos, a lo que se sumó el pago de un seguro por siniestros y daños por la cantidad de un millón 156 mil pesos.

Gasto que “resulta incosteable para este Ayuntamiento”, para lo cual advirtió “como una solución viable a la problemática que se presenta en la prestación del servicio público de estacionómetros, otorgar el derecho a dicha prestación del servicio a un particular”.

 

…PERO SÍ PARA PARTICULARES

En el documento del proyecto, Juan Manuel Gastélum reconoce el “manejo deficiente de los recursos obtenidos por el pago en zonas tarifadas, su conteo y su destino”, pero lejos de considerar aplicarse en una administración eficiente que mejore el servicio, supuso la modernización de estos sistemas a través del sector privado.

“De lo anterior se desprende la necesidad de analizar otros esquemas financieros que ofrezcan el mejor costo-beneficio al Ayuntamiento, sin inversión directa de recursos por parte del mismo, evitando así un endeudamiento fiscal adicional”, indicó.

Y continuó: “el esquema de solución por el que se opte, además deberá tender a disminuir los gastos de mantenimiento; amortizar los costos de los dispositivos y lograr que sea un proveedor quien asuma el costo de inversión, de los trabajos y la garantía de los equipos instalados durante el plazo del proyecto”.

Incrementarán parquímetros y tarifa

A cambio, la empresa que obtenga la concesión, tendrá una contraprestación del 60% del total del recaudo que se genere con el pago de las zonas tarifadas, mismas que ya fueron definidas por la administración de Gastélum, identificándolas como “áreas de oportunidad para la colocación de estacionómetros”:

Son un total de seis: Zona Industrial Otay, UABC/Tecnológico, 5 y 10, Playas de Tijuana, a las que se suman las que ya operan actualmente en Zona Centro-Garita-Chaparral y Zona Primera Etapa Río Tijuana, espacios a los que se pondrán otros que sean identificados por la concesionaria en el mapa de probabilidades.

Aunque en el planteamiento no se especificó el monto de la tarifa que aplicaría la concesionaria, el alcalde sí enfatizó en la necesidad de incrementar su costo, pues “el estacionamiento en la vía pública, con un bajo precio, también ocasiona un sorprendente incremento en la congestión vial”, subrayó.

Respecto a la tecnología a implementarse en el proyecto, esta deberá tener la capacidad de verificar el pago de los usuarios en tiempo real por medio de dispositivos electrónicos.

El municipio, por su parte, mantendrá el Departamento de Estacionómetros, cuyo personal se encargaran de supervisar y evaluar el cumplimiento del servicio por parte del particular.

 

MOVILIDAD EN BICILETA TAMBIÉN A CONCESIÓN

El segundo punto del Proyecto integral de administración de estacionamiento en la vía pública, por medio de parquímetros y acciones complementarias de movilidad, consiste en llevar a cabo la implementación del sistema de bicicletas públicas compartidas, proyecto que al igual que el anterior, “requiere de inversión de capital con la que no se cuenta actualmente” en el gobierno de “El Patas”.

Como alternativa, el alcalde consideró el otorgamiento de una concesión para la instalación de rutas ciclistas cercanas a las zonas que el Instituto Metropolitano de Planeación consideró viable proponer, entre las que destaca Zona Industrial de Otay, UABC/Tecnológico, Zona 5 y 10, Zona Centro, Playas de Tijuana, Bulevar Agua Caliente, Prolongación Paseo de Los Héroes, Zona Río.

Para ello, el gobierno municipal se obliga a la elaboración de un Plan Integral de Movilidad que genere “alternativas de movilidad distintas al uso del automóvil, promover viajes no motorizados en transporte público e impulsar el ordenamiento del transporte de mercancías, racionalizando además, la circulación urbana y sus sistemas de distribución y puntos de intercambio”.

En el planteamiento del segundo proyecto no se definió inversión ni cantidad de unidades no motorizadas que estarían circulando en la ciudad por medio del arrendamiento, solo se indicó la necesidad de mejorar las condiciones generales para su uso en la ciudad, como es la creación de caminos apropiados, estacionamientos seguros, así como la incorporación de señalamientos informativos y restrictivos.

 

SIN ANÁLISIS PREVIO, APRUEBAN PROYECTO

Por considerarlo “de urgente y pronta resolución”, Juan Manuel Gastélum demandó fuera aprobado sin ser turnado para su revisión en las comisiones edilicias.

Su petición fue cuestionada por algunos ediles de oposición, entre ellos, Mónica Vega, de Transformemos, quien reclamó al alcalde, el pedir una inmediata aprobación de un plan que “es la primera vez, hace 24 horas que escucho hablar de este proyecto que va a impactar la vida de la ciudad, los próximos 15 años.”

Particulares administrarán ciclovías

Agregó: “Éste es un tema que hubiera valido la pena que lo hiciéramos bien, que hubiéramos sorprendido a los tijuanenses y lo hiciéramos bien, porque parece que éste es el gobierno de los negocios de los 15 años.

“Esta administración está pretendiendo hacer una licitación a través de una convocatoria por invitación de un máximo de tres participantes. Pareciera que tiene dedicatoria”, blandió.

Manuel Rodríguez Monárrez cuestionó: “¿Por qué tenemos que privatizarlo para manejarlo bien? ¿Por qué tenemos que irnos a entregarle a un particular los estacionómetros, que seguramente ya saben quién es?”

Aunque Roberto Quijano, regidor independiente, cuestionó la forma cómo se presentó el proyecto al Cabildo, a la hora de votar, lo avaló, “porqué a mí sí me lo presentaron tres meses antes y me parece un proyecto factible”, expuso a ZETA.

Sobre la concesión por invitación directa a tres participantes, el regidor panista Arnulfo Guerrero León explicó que se planeó así como una estrategia para evitar que participen “empresas que solo están esperando cómo meterse y luego bloquear una licitación”, como fue el caso de la convocatoria abierta que se lanzó para concesionar el servicio de alumbrado público, proceso que fue suspendido al ampararse una de las empresas participantes.

Añadió que en cuanto al costo del proyecto, para el municipio no es rentable realizarlo, a lo que “si añadimos las experiencias de los municipios que lo han hecho, encontramos que ha sido un fracaso en el mediano plazo, por lo que terminan dando este sistema a una empresa”.

El alcalde Juan Manuel Gastélum indicó que éste es el momento para que “permitimos la posibilidad de que venga algún empresario a dar un servicio que nosotros como Ayuntamiento, no tenemos la capacidad. No podemos estar esperando que vengan y nos digan que si estamos listos para crear la movilidad aquí en Tijuana, y esa es una de las principales razones por las que se tomó esta iniciativa”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio