El mago Ricardo Anaya


 
Cartaz Lunes, 2 Julio, 2018 12:00 PM

Así se vio en los tres debates que organizó y produjo el INE gubernamental del Gobierno Federal en el poder. El señor candidato Anaya le quedó chico el mago Merlín, Criss Angel o Houdini, al sacar fotos, láminas, libros, hojas, escritos, engañar, mentir y ocultar lo que quiso. Al candidato Anaya se le vio calculador, escritor, copión; eso fue el PAN y su potencia en los debates. Muy intelectual, no más le faltó aparecer un conejito, sacarlo de un sombrero o decir “abracadabra”. Los tres debates, Anaya se defendió como gato cayendo al piso, arañó, peleó, vituperó, retó, persiguió y demás defensas aptas para una fiera.

Quizá al estar escribiendo, aterrizaba ideas ajenas para él (se vale), al escuchar algo nuevo. Fue un David Copperfield; aparecía, desaparecía, sacaba, metía y hacía sus marrullerías así tenía contento al público.

Así se vio el conservador Ricardo Anaya, como un mago en un teatro de más de 120 millones de espectadores, con una función de dos horas de magia. ¿Se lo imaginan de Presidente de México? Un México de Walt Disney, enorme y de fantasía para todos, si es que gana. Así, pues, con este prospecto a presidente.

 

El “sabelotodo” Meade

José Antonio Meade trae ideas concretas y diferentes a sus contrincantes; trae escuela política para mejorar al país, pero hay un enorme socavón que lo debilita, su partido que tanto ha dañado al país. El Pípila moderno, con su lápida en la espalda que no lo deja avanzar; no lo aplasta, pero su muerte será pesada, cargada porque la lleva en la espalda, y él no se la puso, fue la corrupción de Peña Nieto, López Portillo, Zedillo, Miguel de la Madrid y todo lo que es tricolor en Los Pinos.

Haber destapado a Meade Kuribreña es mandarlo a la guerra sin fusil. La sentencia la obtuvo el día de su destape. Fingir en T.V., entrevistas, saludar, risa, sin triunfar, el “sabelotodo” Meade lo sabe.

Un candidato que se mueve sobre una tortuga y no llega a su destino. Él sabe que es perdedor, un Juan de Arco llevado al paredón. Expuesto ante millones de mexicanos que se burlan de él, lo aborrecen como el causante de la corrupción de los males del país, él y su jefe Peña Nieto. El “sabelotodo” preparado, está perdido. Su tumba política, su PRI.

 

Atentamente,

Leopoldo Durán Ramírez

Tijuana, B.C. 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio