Antonio Valladolid, otro fracaso

Fotos: Tomada de Internet.- “El Tony” Valladolid
 
Cuentahiloz Lunes, 16 Julio, 2018 01:00 PM

En 1988, el panista Antonio Valladolid Rodríguez, exsecretario de Finanzas en el gobierno de Francisco “Kiko” Vega -según su propia versión política ante el INE-, era un trabajador de maquila. Habrá tenido unos 16 años, y dice que era empleado en la línea de ensamble de una maquiladora dedicada a producir televisiones. Pero “El Tony”, como le apoda su amigo “Kiko”, no estaba destinado para esas faenas. No duró nada ensamblando piezas, pues en ese mismo año era vendedor en una tienda de libros al tiempo que estudiaba en Estados Unidos. A los 21 años ya había encontrado la generosa vocación de la política en el PAN, desempeñándose como coordinador de una campaña política en San Pedro Garza García, en Monterrey. Pasaron meses para mudarse a Tijuana, pero no de partido político. Desde aquí, siempre en el equipo de Vega de Lamadrid, fue escalando hasta manosear los más altos niveles en los gobiernos, diputaciones y demás canonjías que el PAN ha dejado en Baja California. El nivel de vida del panista también trepó por las nubes, con residencia en una zona exclusiva de Estados Unidos, propiedades fastuosas en la Ciudad de México, carros de colección y lujo; así como algunos otros excesos, mostrados en lugares públicos de Tijuana y San Diego. Desde que “Kiko” arribó al gobierno del Estado, Valladolid le sirvió como operador financiero hasta abril de 2017, cuando éste fue excluido del gabinete.

Con el ex candidato presidencial
Ricardo Anaya.

A pesar de especularse que hubiera podido ser el sucesor de Vega en la gubernatura. Su salida fue disfrazada, alegando que apoyaría a Josefina Vázquez Mota, quien en ese año se convirtió en la candidata blanquiazul en el Estado de México y que terminó perdiendo rotundamente. El caso es que en 2018, Antonio Valladolid fue registrado como candidato a diputado plurinominal, de modo que el partido ignoró todos los señalamientos y sospechas de irregularidades financieras, cometidos en el gobierno de Baja California meses antes, los cuales hoy se plasman en auditorías e investigaciones periodísticas; tampoco tomó en cuenta que había contratado ilegalmente, por millones de pesos, un sistema de espionaje para intervenir a “adversarios” de su administración, igualmente que había licitado de manera tramposa, según se dio cuenta con los testimonios de los otros participantes afectados; que fue denunciado por empresas, las cuales advirtieron la corrupción en el otorgamiento de contratos a amigos y compadres, convenios con sobreprecios, entre otras aventuras financieras. En fin, en este proceso electoral, Valladolid obtuvo una posición en la lista de candidatos del PAN en la Primera Circunscripción, la 17; históricamente, un número con posibilidades de convertirse en un lugar en la Cámara de Diputados.

Ahora se sabe, tras la debacle del Partido Acción Nacional, que los pésimos resultados no le permitieron dotar de fuero al extesorero de “Kiko” Vega. Quedó fuera, sin diputación, sin trabajo y sin futuro político en la gubernatura. Antonio Valladolid se suma a los fracasos del PAN en esta elección. Uno de tantos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio