80 por ciento de delitos, impunes

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G..- Jóvenes asaltantes amarraron a empleada de café para asaltarla, después de agredirla psicológicamente y amenazarla de muerte con un cuchillo; esta clase de hechos se viven con impunidad en BCS
 
Edición Impresa Miércoles, 4 Julio, 2018 08:45 AM

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública 2017, en Baja California Sur, el 86.6 de los delitos no se denuncian. “El principal delito conforme a la cifra negra del Estado, es el robo a casa habitación; es la extorsión donde estamos en los primeros lugares nacionales y un delito muy vedado es el acoso sexual”, reveló el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

“Nos asaltaron con arma blanca y amordazaron a la muchacha de la mañana, justo cuando no había clientes, esperaron a que estuviera sola, en una colonia de alta plusvalía y una Comandancia de la Policía Municipal a solo tres cuadras”, fue el sentir de uno de los afectados de un asalto perpetrado el martes 12 de junio.

Aunque el hurto no fue mayor, el susto de la empleada la llevó a no denunciar, pues fue amenazada por dos jóvenes que a las 9:22 am ingresaron al local denominado Café Garage, en Avenida La Paz y La Purísima del fraccionamiento Bellavista Plus.

“Se hizo más fácil poder denunciarlo a través de redes y lograr que las caras de estos bandidos lleguen a más personas y comerciantes, qué fácil es para ellos llegar y amenazar a los que trabajamos honradamente y que nos quiten lo poco que ganamos. Ellos solo ocupan un cuchillo y ser violentos para despojarnos de nuestro trabajo, te aseguro que si esos delincuentes los buscas en historiales con sus rostros, se van a llevar más de tres sorpresas, no hay castigo, pues hay más delitos”, anotó uno de los atracados.

Las edades de los ladrones oscilan entre los 18 y 25 años, “se ve que son asaltantes sin experiencia, jóvenes que seguramente atacaron a la joven con el fin de sacar dinero para drogarse, no es muy alto el recurso, hablamos de cientos de pesos, los tenemos ubicados y sólo es cuestión de conseguir más denuncias para llevarlos un largo tiempo tras las rejas”, reveló un miembro del Mando Mixto Policial de La Paz.

Varias células se dedican al robo en sus diversas modalidades, “esto también tiene mucho que ver con las relaciones que quedaron con los cuerpos policiacos, los pagos que dieron a ciertos elementos les ha permitido operar en las calles, lo malo de todo es que muchos compañeros están comprometidos y nos están poniendo en mal, se necesita encontrar los mecanismos y para ello requerimos las denuncias, porque a veces exponer estos hechos en redes sociales, nos hace que la evidencia no sirva y por tanto, sigan impunes y libres”, refirió el elemento entrevistado por ZETA.

 

Arturo Rubio Ruiz, representante legal del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas
del Delito, señaló que más del 80% de las agresiones quedan impunes; ciudadanos no
denuncian por desconfianza a las instituciones

80% DE LOS DELITOS QUEDAN IMPUNES

En los primeros cinco meses de 2017 se cometieron 6 mil 109 robos en diferentes modalidades, de estos, 855 fueron sancionados y judicializados. En 2018 se tuvo una ligera disminución de 5.5% en comparación al año anterior, sin embargo, de 5 mil 773 robos registrados, solo 808 recibieron una sanción correspondiente.

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública (Envipe 2017, en Baja California Sur, el 86.6% de los delitos no se denuncia por diversos factores, entre los principales, los trámites largos y engorrosos, desconfianza a la autoridad y pérdida de tiempo.

Precisamente Baja California Sur pasó por una ola de violencia que se mantiene en status de contención, la gran cantidad de homicidios que se registraban disminuyeron considerablemente -103 homicidios hasta el mes de mayo-, siendo enero el de mayor prevalencia, con 35 asesinatos; mayo solo con 12, casi un 70% en disminución de estos incidentes..

Pero hay otros delitos que siguen en aumento y no se denuncian por desconfianza a las autoridades y a los tiempos de respuesta.

“El esfuerzo oficial se centró en combatir el flagelo de las ejecuciones que nos ponía en una situación muy grave a todos los habitantes del Estado, y generaba graves daños para la imagen de la entidad, se centraron en eso y se descuidaron otras áreas, el principal delito conforme a la cifra negra del Estado, es el robo a casa habitación, es la extorsión donde estamos en los primeros lugares nacionales y un delito muy vedado  es el acoso sexual”, reveló el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Asimismo, precisó que los delitos sexuales son los que menor atención reciben, la nula efectividad ha logrado disparar los primeros cinco meses en comparación al año pasado.

En los primeros cinco meses de 2017 se cometieron 154 delitos referentes a la seguridad sexual, para 2018 la cifra aumentó a 203. En la entidad, la cifra negra va en aumento y se debe a la falta de capacidad de la autoridad para actuar contra los delincuentes.

Las propias autoridades han establecido un mecanismo para capturar a delincuentes reincidentes y evitar que sigan delinquiendo, pues algunos detenidos andaban en las calles con entre tres y siete  averiguaciones previas activas por el mismo delito.

“Se conoce como cifra negra al número de delitos que habiendo sido perpetrados no llegan ante el Ministerio Público, no son denunciados, no son perseguidos y por tanto quedan en automático impunes; se calcula que el 90 por ciento de los delitos en México no son denunciados, no llega la denuncia en términos muy generales. En el Estado, conforme llega la información al Consejo Ciudadano, 8 de cada 10 robos a casa habitación no son denunciados”, lanzó Arturo Rubio, del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito.

En 2 de cada 10 delitos denunciados, solo uno tiene sanción por la autoridad, lo que reduce aún más la efectividad de las autoridades y crece la desconfianza en las instituciones.

En el comparativo de los delitos más recurrentes con averiguación previa en los primeros cinco meses de 2017 y 2018, como son robo a casa habitación, de vehículo, extorsión y de seguridad sexual, las cifras son las siguientes:

AÑO ROBO A CASA HABITACIÓN ROBO DE VEHÍCULO EXTORSIÓN SEG. SEX.
2017 Mil 169 594 133 154
2018 Mil 006 650 69 203

 

Sin duda existen delitos que están creciendo considerablemente y son relegados por atender aquellos de narcomenudeo y ejecuciones al estilo de la delincuencia organizada, pero obviamente se requiere de una atención integral.

“De los dos que se llegan a denunciar del total, solo uno llega ante un Juzgado y alcanza una sentencia condenatoria, los demás quedan totalmente impunes, entonces el ciudadano tiene la percepción de que denunciar, sobre todo el robo a casa habitación o la extorsión, es una pérdida de tiempo. No hay confianza, la atención es deficiente, si bien hay un ánimo de la institución de cambiar la imagen, los sueldos son muy bajos, no es incentivo para los jóvenes entrar a trabajar en la Procuraduría, el riesgo es muy alto, el trabajo es muy pesado”, indicó Rubio.

De allí la importancia que las autoridades no solo mejoren los mecanismos de acción, sino las condiciones laborales del personal y desarrollar su labor frente a los ciudadanos con mayor efectividad.

 

CONSEJO CIUDADANO DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS DEL DELITO DENUNCIA IMPUNIDAD

“Al menos un 80% de delitos quedan en total impunidad, eso ha ocurrido porque en Baja California Sur se dejó de procurar la justicia para hacer justicia a los ciudadanos, en muchos de los delitos vimos que impunemente los delincuentes permanecen en las calles y los ciudadanos somos los únicos que salimos perdiendo, en algunos casos hasta con represalias de los mismos delincuentes, y lo que es peor, hasta de la misma Policía”, expresó Arturo Rubio, del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito, quien compartió perspectivas en entrevista con ZETA.

Este año han reducido los homicidios vinculados a la delincuencia organizada, donde están los ojos de las autoridades, pero también hay delitos que pareciera se están dejando de lado.

“No es atendido, es la cifra negra la que más nos preocupa. El Estado no tiene una capacidad de respuesta ante esta grave problemática, hablamos específicamente al robo a casa habitación, extorsión y agresión sexual”.

¿Por qué los ciudadanos le perdieron la confianza a las autoridades y no denuncian los hechos?

“Ocho de cada diez delitos no son denunciados, entre otras razones, de las dos que se llegan a denunciar, y del total que se llegan a denunciar, solo uno llega ante un Juzgado y alcanza una sentencia condenatoria, los demás quedan totalmente impunes, entonces el ciudadano tiene la percepción que denunciar, sobre todo el robo a casa habitación o la extorsión, es una pérdida de tiempo”.

Son pérdidas económicas que no se resienten, pero a la larga y si hacemos cuentas, la pérdida para una familia es significativa. Hay delitos que la autoridad no toma en cuenta o no actúa porque el ciudadano no denuncia, en esa colonia que cuentan con un programa ¿cómo les ha ido?

“En esta comunidad de Los Tabachines, que se calcula residen 280 familias, el número de robos en proporción es de 1.3, eso es que por lo menos una vez todos los que habitamos esta colonia hemos sido víctimas de un robo a casa habitación, aunque hay familias que nunca han sido visitadas por los rateros, hay otras que han sido frecuentadas en tres o cuatro ocasiones, esa es la cifra negra. Tenemos registradas oficialmente cuatro denuncias de 280 familias, eso da una idea de lo grave de la situación”.

Hay delitos que sí se denuncian, ¿por qué no se resuelven, es un sistema corrupto?

“No es del todo eso, si se encontrara un mecanismo para estimular la preparación de los muchachos, mejorarles el sueldo sustancialmente, tal vez hubiera otra respuesta, la otra es que no hay una verdadera selección vocacional de las personas que ingresan a la Procuraduría, entran a la institución y tienen una carrera o formación específica y están realizando labores que no corresponden a su formación; por decir las personas encargadas de trabajar en el sistema penal acusatorio, en el área de mediación, la negociación, la salida no controversial, no tienen ni el perfil ni la capacidad de trabajo”.

¿Han bajado las denuncias y ha disminuido el número de personas que reciben atención y el número de delitos?

“En las agencias del Ministerio Público se está desarrollando dos técnicas que abaten mucho las estadísticas y que lesionan mucho al gobernado, una es la de desestimar a las personas, primero tratar de convencerlas de que no hagan la denuncia, o la otra es poner muchas trabas. Si vas a denunciar el robo de un auto te piden la factura, eso es absurdo porque se persigue de oficio, con que señales que te robaron tu vehículo es más que suficiente para que se active la maquinaria persecutora”.

¿Qué resultados tienen en Comondú?

“Hay otra cuestión y ocurre en el norte del Estado, que de viernes a lunes, es más alta la incidencia delictiva, la agencia del Ministerio público no trabaja, vas al Ministerio Público de Loreto o a alguna comunidad y te dicen ‘su delito no es grave, venga el lunes’, entonces la gente pierde el ánimo de seguir con una secuela persecutora de una denuncia que para todos los ciudadanos es muy importante, porque la cultura de la denuncia nos permite estar siguiendo la acción de la autoridad frente al acto delictivo”.

Un delito al que el Consejo Ciudadano pone especial atención es el robo a casa habitación, los homicidios inquietan, pero los robos les preocupan más a las familias.

“Las personas que han tenido la desgracia de que se metieran a robarles en sus domicilios, han perdido lo más valioso que tenían disponible, todo aquel objeto que sea de fácil manejo y de fácil comercialización es lo primero que se sustrae, hablando de metales pesados, aparatos electrónicos y electrodomésticos portables es lo más frecuente”.

— Las colonias que se han desarrollado al sur en La Paz, ¿están sin atención?

“El crecimiento anárquico de la ciudad de La Paz, ha permitido la creación de ciudades dormitorio, como Camino Real, La Fuente, etcétera, lugares donde los padres y los hijos, unos salen a la escuela y otros al trabajo y durante todo el día el domicilio queda vacío y eso facilita el acceso a personas que se dedican al robo. Lo que ha funcionado en Tabachines, es que la sociedad se organice, se establezcan comités de vigilancia vecinal, contamos con cuadrantes de video vigilancia y lo más importante: que se conozcan los vecinos”.

— ¿Qué le ha fallado al sistema? Dejando de lado el Sistema de Justicia Penal que es garantista, ¿hay medidas que se pueden tomar? ¿Ustedes han alzado la voz?

“Hay algo que hemos pedido y que no nos han hecho caso, se puede cortar y de manera sencilla la operación delictiva de robos a casa habitación si se controlan las casas de empeño, cualquiera puede empeñar un aparato electrodoméstico sin una factura, resulta que es robado, el dueño aparece y le dicen que no se lo pueden dar porque no tiene la factura, pero al ratero sí le pueden recibir lo que se roba y aparte recibe un beneficio económico, y el propietario no, porque no tiene factura”.

Gran parte de los delitos no son denunciados por desconfianza, por temor, por pérdida
de tiempo y la falta de compromiso de las propias instituciones

¿Qué se requiere para disminuir ese delito?

“Implementar un mecanismo de control de las casas que se dedican al empeño de objetos, un control sistemático, si no hay factura ni identificación, no se puede recibir el objeto, si no puedes recoger el objeto que te robaron, que no se permita que el ratero lo pueda empeñar; que se prohíba la comercialización de metales preciosos entre particulares. “Deberían sacarse del mercado esos objetos, o bien, hacerse un control como en otros países, donde los objetos que van a empeñarse, se toma la foto del empeñante y una fotografía del objeto, y se hace un álbum con eso”.

¿Y desde el Congreso?

“Para los diputados federales, establecer que las dependencias que tiene la Federación y que operan en el Estado, tuvieran mayor margen de acción, por ejemplo la Procuraduría General de la República (PGR) solo atiende ciertos delitos y dejan otros que son de su competencia, por ejemplo la trata de personas, la explotación de personas. Ves a muchos en La Paz últimamente, a personas con discapacidad o de edad avanzada que son explotadas por su familia o amigos, o por gente que se aprovecha de su situación, y siendo un delito federal, no se está trabajando porque todos los recursos se están dirigiendo al narcomenudeo”.

Es momento que alguien ponga orden, ¿cierto?

“Vemos niños que son explotados en el Estado, vemos trata de personas, que se mejore el personal que trabaja en PGR y que se habilite específicamente estas funciones, porque no todo es narcotráfico”.

— ¿Qué necesita los candidatos que buscan el voto, para afrontar los robos a nivel local?

“En el ámbito local habría que legislar el funcionamiento de las casas de empeño y la compraventa de metales pesados, también es necesario establecer protocolos de actuación, la procuraduría no tiene un solo protocolo de actuación para ningún tipo de delito, y lo más grave es que esto está generando impunidad, sobre todo en delitos sexuales, porque no hay personal capacitado, no se dictamina, no se siguen los lineamientos internacionales que marcan un actuar, una obligación en cuanto a cómo  se tiene que acreditar la existencia de un hecho prevé como delito. Se requiere una inversión importante en la capacitación de los servicios periciales, del personal actuante, mejorar los sueldos y la evaluación, que no se dependa de un amigo, conocido o familiar para acceder a un cargo público, sino que haya una calificación, una examinación previa en una materia tan delicada como es la procuración de justicia”, finalizó Arturo Rubio.

Para concluir, el procurador general de Justicia del Estado,  Daniel de la Rosa Anaya, informó a ZETA que ciertos hechos están identificados y ya se busca a los responsables, sobre todo reconoce que existen delincuentes que deben ser detenidos y que es necesario dar mayor atención a los delitos que más afectan a los ciudadanos.

Del  robo a casa habitación, de vehículos y las extorsiones, opinó: “Como esa experiencia ya la hemos vivido en otras entidades federativas, tomamos las providencias y fue uno de los temas que tocamos inclusive en el Grupo de Coordinación, se trató y se acordó, por ello una banda que era muy importante desarticular, de ladrones de cajas fuertes y cajeros automáticos, coludidos con policías, inclusive comandantes, sobre todo en Ciudad Constitución y operaban aquí en La Paz, la mayor parte de ellos ya están detenidos; por ahí hay algunos cuatro que faltan, traemos la investigación en torno a los hechos de una gasolinera y que se han venido generando. Estamos trabajando en ello para que las familias tengan la certeza que no va a haber una mutación hacia esa parte de delitos en los esquemas de crimen organizado, sea robos con violencia o robos a negocios.

“Estamos trabajando en ello, lo mismo que hacemos en materia de combate al homicidio o al crimen organizado, o a narcóticos, se está trabajando con estructuras criminales georreferenciadas en las colonias de mayor incidencia delictiva”, finalizó el funcionario estatal.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio