Cartaz Lunes, 2 Julio, 2018 12:00 PM

Siguiendo los debates de los candidatos a la presidencia, veo pocos fundamentos para mejorar a México, como sería bajar la Cámara de Diputados a 192 máximo y la de Senadores a 60, que nos cuestan mucho; además de la corrupción y gasto, lo que decretan, como el último Código Penal, el cual permite que los ladrones anden fuera y principales delincuentes, ya que los arrestan y después los sueltan, demostrando que tampoco tenemos justicia. En Estados Unidos hay 230 diputados, con mayor población que México. Para nosotros es una vergüenza que impuso López Portillo, por los votos que se robaban, a la vez de poder contentar a los partidos perdedores.

Peña Nieto fue como candidato a Francia, a rendirle tributo al presidente, y se ofreció a soltar a la secuestradora francesa, cosa que hizo al principiar su monarquía, olvidando la historia de México que tuvo dos invasiones de Francia, y la última que venció el general Zaragoza con indios zacapoaxtlas, un 5 de mayo que hasta en Estados Unidos lo celebran.

Además, debe consignársele por haber traicionado la Revolución Mexicana, que creó la democracia a través de tres poderes absolutos: legislativo, ejecutivo y judicial, y que compró a principio de su mandato, creando la monarquía y pagando a los senadores, 15 millones, de los que supimos, a los diputados posiblemente lo mismo; y al poder judicial (Suprema Corte,) lo mismo, decretando el IVA como monarca (dictador). No obstante, se amparó a través de las cámaras de comercio industrial, etc. El poder judicial negó dichos amparos, perjudicando a muchos comercios dentro del país, sobre todo, los fronterizos que al otro lado pagan el 8% en lugar del 16%, a diferencia de México.

Junto a lo anterior, hubo transacciones dudosas, como la denuncia de Brasil, por lo que el Presidente ordenó parar la investigación, estando involucrado él y Lozoya, de Pemex. Además abrió nuevamente el mercado para los extranjeros y por último, decretó la reelección, contravenido el lema de la Revolución: “sufragio efectivo, no reelección”. Guatemala y Brasil nos dan ejemplo de lo que debe ser la democracia, consignando a sus presidentes, encarcelándolos.

Bueno, estamos a vísperas de la elección. Ojalá, nuestros connacionales sepan votar por el bien de México y salir de esta monarquía dictadora.

 

Atentamente,

Guillermo Domínguez Salazar

Ensenada, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio