Último intento de Anaya: repartir tarjetas al estilo PRI

Foto: Tomada de Internet.- Ricardo Anaya apuesta por regalar dinero a los mexicanos.
 
Zoom Político Sábado, 30 Junio, 2018 12:00 PM

Cuando el PRI repartió tarjetas de canje, durante el proceso electoral de 2016, Ricardo Anaya denunció que el Revolucionario Institucional estaba lucrando con la necesidad de la gente e incluso anunció que presentaría la denuncia correspondiente. A dos años de sus señalamientos contra el partido tricolor, el candidato de la fórmula PAN-PRD-MC prometió que de llegar a la presidencia de la República, él regalará mil 500 pesos mensuales “para toda la gente que lo necesita”. Pronunciamiento que hizo en Guerrero, una de las diez entidades con mayor índice de pobreza (de acuerdo con el Coneval).

La propuesta del panista se materializó con la entrega de tarjetas IBU (Ingreso Básico Universal) a nombre de la fórmula PAN-PRD-MC, las cuales incluyen lo que parece ser un chip de seguridad, número de cuenta y fecha de caducidad. Ciertamente cuentan con las características visuales de un monedero electrónico, solo que se trata de mero material propagandístico, tal como determinó la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral.

De manera que las medidas cautelares que solicitaron los partidos Revolucionario Institucional y Morena contra la distribución de los plásticos, alegando compra y/o coacción del voto, fueron declaradas improcedentes por los consejeros Adriana Favela, Claudia Zavala y Benito Nacif. Los comisionados del INE sustentaron su decisión en el hecho de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no prohíbe repartir propaganda “impresa en formato de tarjetas”, toda vez que con ello “no se está en presencia de un acto consistente en la entrega u oferta de un beneficio directo, indirecto, medio o inmediato”.

Al haber recurrido a monederos electrónicos simbólicos para atraer simpatizantes durante la contienda electoral, Ricardo Anaya se salva de haber incurrido en la práctica que tanto le criticó al PRI, pues los carnets en cuestión, no funcionan como bono canjeable. De cualquier modo, el exdirigente de Acción Nacional prometió dinero como una manera de proyectarse en un afán electorero.

Según se dio a conocer, la consejera Pamela San Martín refirió que las tarjetas IBU ponen en riesgo “la libertad del sufragio”, toda vez que podrían ser una forma de ejercer presión al electorado. En declaraciones periodísticas, la funcionaria del INE consideró que la repartición de ese material obedece a “conductas que no abonan al adecuado desarrollo del proceso electoral”.

El propio coordinador de análisis político del bloque “Por México al Frente” (PAN-PRD-MC), Alfredo Figueroa, declaró que la estrategia propagandística de Anaya no fue “deseable”, pero tampoco ilegal.

Finalmente, Anaya Cortés no se conformó con promover el Ingreso Básico Universal en los plásticos emblemáticos, lo mismo que en folletería adicional. También se valió de papel para empacar tortillas, en los que se imprimió la frase: “IBU ¿cómo te caerían 1500 pesos mensuales?…”, así como el emblema de campaña con su primer apellido, los logotipos de la coalición y la leyenda “Vota”. En este caso, el INE dispuso que el PAN se abstuviera de continuar entregando esa índole de propaganda.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio