Maquinaria de la corrupción electoral

Imagen: Internet
 
Opinionez Lunes, 4 Junio, 2018 12:00 PM

Con admiración y solidaridad a Nestora Salgado

 

Los próximos días seremos testigos de una guerra sin piedad, donde los “argumentos” serán las mentiras, la difamación, falsedades y el cinismo. Será cosa común en los medios electrónicos y sin control ni leyes de ninguna índole en las redes sociales. No nos extrañe, hay muchos privilegios y fortunas en juego. Desde los contratos multimillonarios, los capitales que acumulan y que comparten con las burocracias; la herencia del poder, los escalones para hacer carrera compensada con el dinero fácil. “Campaña electoral que deja para ranchos, no es campaña”, sin pena declaran.

La compra de votos, el dinero turbio, el clientelismo, las amenazas, la violencia, los balazos, las vidas sacrificadas y situaciones que atizan el clima de horror que vivimos, constituyen una vergüenza para el país y la atropellada pseudodemocracia. Los gastos reales del PRIAN, que derrocha en propaganda, superan 15 veces los topes legales.

Memoria y olvido, memoria de que la democracia tiene reglas de oro y una de ellas es que los votos de los ciudadanos deben estar informados, contados escrupulosamente. Pero los que votan, no mandan; sino los que cuentan. Por experiencias en otras “democracias” tripuladas, cómo se las gastan para distorsionar la genuina voluntad popular, para ganar a la mala, compran la voluntad de millones con hambre; cómo explotan el clientelismo y cómo presionan utilizando los programas sociales, a los ciudadanos de la tercera edad, a las madres solteras y los más vulnerables.

La difamación de Nestora Salgado por Meade está patéticamente coordinada desde la presidencia de Peña, que por desesperación e impotencia, se movieron los hilos para reactivar a la “justicia” en pleno proceso electoral.

Cuando en la PGR están congelados los escándalos del soborno a Peña Nieto, de la multinacional brasileña Odebrecht, se archivó la investigación de la “Estafa Maestra” con la desaparición de siete mil millones de pesos, sin responsables visibles; donde Meade está involucrado directamente y nada se mueve. Nada se sabe del caso de espionaje telefónico, ilegal, se violaron las garantas individuales de periodistas y ciudadanos opositores y críticos. Incluso, Anaya le archiva su triangulación y lavado de dinero que no procede y nada mueven. ¿Por qué? Por la utilidad al “salvar al país de un populista”.

Anaya, con trucos, mañas y mucho dinero para callar conciencias, podría ser presidente y el alterno para el sistema, el “paracaídas” de emergencia; y se espera, como fue el caso con Calderón y Fox, que los ayuden desde el INE y el Tribunal a golpe de fraude para que no gane Morena.

Andrés Manuel podrá tener mil defectos, pero tiene la virtud que no hay en ningún otro, será en verdad Presidente con ideas y decisiones propias, no títere de los dueños de la economía. Los presidentes neoliberales (PRIAN) han gobernado para el 1% y marginado al 99%.

En videos y cartas (Larrea y Vasconia), “populismo” significa que NO continuarán los privilegios de imponer políticas a un Estado desmantelado, penetrado por la delincuencia de todo tipo. La elite quiere conservar la tradición de imponer a un presidente manipulable, que acate instrucciones, de qué, cómo y cuándo hacerlo, y que no tocar. Hacer con la administración pública y sus negocios, un concubinato; que pueden evadir al fisco, que les regresen más impuestos de los que pagaron; de continuar con contratos jugosos, como el del aeropuerto y que finalmente no cumplen y cobran; que pueden vender empresas chatarra a precios exorbitantes y comprar empresas estatales regaladas.

Tanto que denunciar de corrupción y en los debates, Andrés Manuel se queda corto a la hora de poner el dedo en la llaga. Hay tanto que poner de frente a la opinión pública; casos desconocidos de corrupción a los dos candidatos de la derecha que los demolería con mencionarlos en cada intervención.

Se pone en marcha la maquinaria de la corrupción, las presiones de los empresarios más conservadores y la guerra sucia, donde la mentira más grande es la que va a ganar. Se vale todo. La maquinaria del poder incluye al Tribunal e INE que reflejan la voluntad del poder económico. El caso de que se baje de los medios, el spot de Nestora, es inútil, se seguirá difundiendo sin que autoridad se haga respetar.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio