Los “presuntos responsables” que acompañan a los candidatos

Foto: Archivo.- Vera Palestina y Hank Rhon, señalados ante la Ley; detrás de la campaña de José Antonio Meade.
 
Zoom Político y Lunes, 4 Junio, 2018 01:00 PM

Meade tomó como estrategia de campaña, el señalar a Obrador como defensor de delincuentes. Sin embargo, se apoya en Jorge Hank y su escolta, Antonio Vera Palestina; el primero investigado y detenido por homicidio y acopio de armas, mientras que el segundo fue sentenciado por el asesinato del cofundador de ZETA. El priista Romero Deschamps, acusado penalmente por lavado, corrupción y enriquecimiento ilícito, organizó un evento masivo para Meade. Aquí un recuento de los acompañantes incómodos

José Antonio Meade, candidato de la coalición “Todos por México”, encabezada por el PRI, desarrolló una nueva estrategia de campaña, un día después del Segundo Debate Presidencial realizado en Tijuana, donde llamó “secuestradora” a Nestora Salgado, candidata de Morena al Senado de la República. “Esto, Andrés Manuel, queda en tu conciencia”.

Desde ese día, el PRI, su candidato presidencial y sus dirigentes, emprendieron una campaña fuertemente dirigida a resaltar la acusación penal que llevó a la cárcel a Nestora Salgado, en 2013, cuando era jefe de la Policía Comunitaria en Guerrero.

Foro o mitin que pisa el abanderado del PRI, es usado para recordar los procesos penales que enfrentó Nestora Salgado.

De paso, Meade también señala la otra candidatura polémica de Morena, la de Napoleón Gómez Urrutia, exdirigente del Sindicato Minero, acusado penalmente por fraude en detrimento de los trabajadores del área y quien desde 2006 se encontraba prófugo en Canadá, país que le otorgó asilo político.

De ahí que José Antonio Meade lanzara, en diversos momentos, la frase: “estar del lado de las víctimas, no de los criminales”, refiriéndose a López Obrador.

El líder de la coalición priista no reparó en sus acusaciones a pesar de haber sido acompañado en las dos visitas que ha realizado a Baja California, por Jorge Hank Rhon, exalcalde municipal del PRI en Tijuana, señalado como el principal sospechoso del asesinato de Héctor “El Gato” Félix Miranda, cofundador de este Semanario y cuyo crimen llevó a la cárcel, durante 25 años, a su entonces y a la fecha, jefe de escoltas, Antonio Vera Palestina.

Además, Hank fue detenido en dos ocasiones en 2011; la primera por elementos del Ejército, en su casa, por el delito de acopio de 88 armas (dos de ellas usadas en otros asesinatos, según información proporcionada por la PGR); la segunda, el mismo día de su liberación, arrestado por el asesinato de la pareja sentimental de su hijo, a quien supuestamente ordenó matar en 2009.

Ricardo Anaya, candidato de la coalición panista, se sumaría al mismo sentido en contra de Obrador frente a los medios de comunicación: “Lo que sí está –dijo- bastante acreditado, es que López Obrador está rodeado de presuntos delincuentes y está defendiendo a presuntos delincuentes”.

En el mismo sentido, en Querétaro, el 28 de mayo, José Antonio Meade volvió a recalcar: “Ya en estos días, no habla como candidato, habla como abogado (López Obrador), de gente que se le ha imputado por participar en secuestros, de gente a la que se le ha condenado por robarle dinero a sus trabajadores… nada peor para nuestra seguridad, por eso va a volver a perder”.

Foto: Tomada de Internet.- Nestora Salgado, candidata de Morena al Senado de la República; acusada de secuestro.

Meade remató: “Nadie que haya lastimado a las familias de México, nadie que haya sido imputada de haber secuestrado, nadie que haya sido condenado de robarles dinero a sus trabajadores, tiene nada que hacer en el Senado de República”.

Pero un día antes, el 27 de mayo, el candidato priista a la presidencia estuvo en Campeche, en un mitin organizado por un senador de su partido, Carlos Romero Deschamps, el líder sindical petrolero, acusado penalmente por fraude, lavado de dinero, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito; así como uno de los autores del desvío de mil 500 millones de pesos del gremio petrolero a favor de la campaña presidencial del PRI en 2000.

El caso conocido como el “Pemexgate”, donde se involucra al senador del PRI, fue documentado por el entonces Institutito Federal Electoral que dio pie a una investigación criminal por parte de la Procuraduría General de la República, misma que se suspendió por “falta de pruebas”.

 

Meade: impunidad e incongruencia

Meade Kuribreña tampoco se ha desmarcado de las acusaciones que pesan en contra de su coordinador de campaña, Aurelio Nuño, quien en su periodo como titular de la Secretaría de Educación Pública, rebasó el gasto aprobado por el Congreso de la Unión para el organismo en materia de publicidad, superando el presupuesto -fijado en 70.6 millones de pesos- con un escandaloso 2.680%.

De acuerdo con los reportes, durante 2017, Nuño gastó mil 963 millones de pesos en concepto de comunicación social. Dicho monto, ejercido por la SEP para su propaganda, resulta casi cinco veces mayor al máximo destinado para la actual campaña presidencial, fijado por el INE en 429.6 millones de pesos. Por si fuera poco, “Pepe” Meade no mostró ninguna clase de remordimiento en su reciente visita al pueblo mágico de Tecate, Baja California, en donde se dejó arropar y presumió amistad con el priista y exalcalde de Tijuana, Jorge Hank Rhon.

 

Los incómodos de AMLO

Tras el Segundo Debate Presidencial, organizado por el INE en la ciudad de Tijuana, los ataques contra el dirigente de Morena y puntero en la contienda, se concentraron sobre dos de los candidatos de su fórmula hacia el Senado de la República: Nestora Salgado García y Napoleón Gómez Urrutia. Personajes acusados de secuestro y homicidio por un lado, y de fraude y desvío de recursos, por el otro.

En el caso de la activista y excomandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, el proceso penal que la mantuvo dos años y medio tras las rejas -luego de recibir decenas de cargos en su contra por privación de la libertad, robo y homicidio en tentativa durante su periodo al frente del organismo judicial- ha sido el foco de atención de los ataques priistas en las últimas semanas.

A la par de este señalamiento, se sumaron los disparos hacia el ex líder sindical, Napoleón Gómez Urrutia, quien volvió a formar parte de la vorágine mediática debido al dictamen emitido por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), sobre el desvío millonario -cerca de 55 millones de dólares- de los recursos de trabajadores sindicalizados del sector minero del país. Luego de 13 años de litigios, la autoridad resolvió a principios de mayo, que el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana -encabezado en su momento por el actual aspirante a Senador- debe reponer a los trabajadores, su parte de los recursos antes mencionados. No obstante, Gómez Urrutia se apresuró a mencionar que impugnarán dicho fallo, calificándolo de inconstitucional y como una estrategia ilegal para truncar sus aspiraciones hacia el cargo de elección popular.

Foto: Tomada de Internet.- Acusado de enriquecimiento ilícito, Carlos Romero Deschamps también apoya a Meade.

Hay que mencionar que tanto, el caso de Nestora Salgado, como el de Napoleón Gómez, ambos actores políticos, cuentan con una doble nacionalidad. Un hecho que ha dado lugar a los opositores para invocar -a pesar de que el INE no encontró impedimentos para elegibilidad de ambos contendientes- el Artículo 32 Constitucional, que restringe el derecho a personas de este origen a contender por cargos públicos en territorio nacional.

 

Corrupción y fantasmas de Anaya

Para finalizar, el candidato que presume un conocimiento superior sobre sus adversarios, pero que no por eso se ha salvado de la incongruencia en cuanto a “presuntos delincuentes”, es Ricardo Anaya Cortés. Un político que en individual, cuenta con la acusación sobre enriquecimiento ilícito y lavado de dinero en lo que va de la contienda. Sin embargo, si se trata de los vínculos con personas que juegan en su contra, basta con mencionar el caso de la excandidata presidencial e integrante del partido blanquiazul, Josefina Vázquez Mota, quien fue señalada por haber recibido 900 millones de pesos por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto a través de la fundación “Juntos Podemos”.

Este tema, sacado a colación durante el pasado Debate Presidencial por Andrés Manuel López Obrador, reabre el expediente de la panista, cuya asociación para el apoyo a la comunidad migrante fue investigada a fondo por la organización “Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI)” quienes pudieron confirmar el financiamiento gubernamental para sus actividades. Sin embargo, el vínculo incómodo que Anaya mantiene con Vázquez Mota, no es el único que ha destacado a estas alturas de la campaña.

Más allá de la maquinación de datos falsos o la censura a conveniencia de la portada de la revista Proceso, durante el segundo debate del INE; otro de los miembros del equipo de la coalición “Por México al Frente” que desarman al actual aspirante presidencial, es el exdiputado de la Asamblea Legislativa, acusado de abuso sexual en Brasil, Rafael Medina Pederzini.

Durante la pasada Copa del Mundo, celebrada en el país sudamericano, Medina Pederzini -funcionario de la delegación Benito Juárez, en 2014- fue detenido en la localidad de Fortaleza, junto con tres acompañantes. De acuerdo con los reportes, el panista fue acusado por el delito de agresión física y sexual, contra una mujer y su esposo; por lo que, tanto él como sus acompañantes, fueron puestos a disposición de las autoridades locales. Luego de un par de meses tras las rejas, Medina Pederzini regresó a México, donde -al no recibir un apoyo público por parte de la militancia del PAN, una vez desahogado el escándalo- se vio obligado a mantener un bajo perfil hasta la fecha.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio