La saña del sepulturero

Foto: Cortesía
 
Destacadas BCS Martes, 5 Junio, 2018 01:00 PM

Gildardo Lucero Romero, detenido el 12 de mayo junto con sus sicarios, torturaba y en ocasiones mutilaba a sus víctimas -en su mayoría narcomenudistas-, posteriormente las ejecutaba y las enterraba. Parte de la evidencia en manos de las autoridades, se encuentra en por lo menos tres videos, producto de las grabaciones que los propios asesinos hacían

“Sin lugar a dudas, el material que pudo recuperarse del celular de uno de los detenidos, pudo constatar que los sicarios torturaban psicológicamente a sus víctimas, después físicamente y los ejecutaban, ya sea por disparo de arma de fuego o con arma blanca. Los enterraban y por el que seguía. A cada uno le sacaron la información relevante para seguirlos cazando”, reveló a ZETA un elemento de Inteligencia Militar adscrito a Los Cabos, una vez que cuerpos de seguridad pudieron detener a “El Nuevo Sepulturero”, quien “levantaba” a sus víctimas y, una vez esposadas y aseguradas, las interrogaba y torturaba, para mutilarlas a muerte.

El hilo de la información surgió tras la detención de Gildardo Lucero Romero, a quien han llamado “El Nuevo Sepulturero”, detenido el 12 de mayo después de recibir el reporte de que a las 9:50 am, en el Kilómetro 8, en el puente de retorno de la carretera de Cabo San Lucas a Todos Santos, fue encontrada sin vida una persona de 48 años de edad, originario de La Paz.

El fallecido era empleado de seguridad del Hospital General.

Asimismo, a las tres de la tarde del mismo día, en Caribe Bajo de Cabo San Lucas, se escucharon detonaciones de arma de fuego; poco después se encontró a un joven paceño de 20 años, también sin vida.

En ambos reportes, denunciaron un automóvil de color dorado, cuatro puertas y tipo Corolla 2006 con placas de circulación CZU-49-22 del Estado de Baja California Sur.

En San José del Cabo, efectivos de la Marina tuvieron a la vista el mismo automóvil con un hombre y una mujer a bordo, quienes al marcarles el alto, emprendieron huida. Fue en la colonia San Bernabé donde cayeron a un barranco.

“La femenina resultó lesionada del golpe, al realizar la inspección se le encontró al conductor un arma de fuego 9 milímetros, se pusieron a disposición de la PGR”, señala el reporte.

De los homicidios antes señalados, se desprende que “el arma que se le encontró salió positiva en IBIS con un homicidio”, refirió un agente de Homicidios a ZETA.

Desde su detención, “El Nuevo Sepulturero” dio ubicaciones de fosas clandestinas en Los Cabos y que “la plaza está siendo limpiada, por los que nos vamos a quedar con ella”.

Foto: Cortesía.- Presunto narcomenudista que llegó desde La Paz a Los Cabos a operar, fue privado de la vida con un palo de madera que fue encontrado con manchas de sangre, en este evento fue visto el vehículo en que viajaban los sicarios.

Las pesquisas han dado resultados positivos, ya que el 15 de mayo, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) indicó que a las 2:18 pm tuvo conocimiento vía C4, “que en el poblado de El Zacatito, en San José del Cabo, se encontraban restos humanos”. Allí se localizaron dos fosas clandestinas con tres cuerpos sin vida en su interior.

El jueves 24 de mayo se dio un nuevo hallazgo en El Zacatito, en el Kilómetro 8 de la carretera de San José del Cabo, camino a la cementera; había dos fosas, también con tres cadáveres.

“La información surgió desde la detención de este ‘Sepulturero’, el cual informó cómo los habían ejecutado, dónde los sepultaron y qué habían utilizado. Los videos en su celular reforzaron los dichos, además que la investigación va más allá, ahora andamos tras la banda de sicarios que sigue operando y es con el afán de desarticular toda amenaza para el Estado”, reveló un miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública en BCS.
SICARIOS GRABABAN A SUS VÍCTIMAS

Parte de la evidencia en manos de las autoridades, se encuentra en por lo menos tres videos en los que sicarios relatan sus “hazañas” contra narcomenudistas independientes. Aparentemente la grabación de cada uno  se hizo en tres noches distintas.

Los sicarios, al parecer pertenecientes al Cártel de Sinaloa, se han dedicado a cazar narcomenudistas de San José del Cabo y los han ejecutado y mutilado. El escenario es un terreno arenoso y húmedo, a la vez duro para escarbar; de fondo se escucha a jóvenes murmurando y riendo, también ruidos de palas y picos. Escarban y ríen.

En el suelo se aprecia a un joven vestido de playera negra y pantalón de mezclilla azul deslavado, está esposado y con un corte en la yugular; aún se escucha su respiración en medio de risas.

A su alrededor tres jóvenes: pantalón de mezclilla azul y zapatos café; pantalón gris o cenizo deslavado y tenis negros; y pantalón negro y tenis blancos.

Quien mutila a la víctima, viste pantalón de mezclilla azul y zapatos café, sudadera negra, guantes negros y gorra gris, además porta un cuchillo de carnicero y un rifle de asalto en el hombro. Cuenta con expansores en las orejas. La víctima no ha sido identificada, pero presentaba tatuajes en ambos brazos.

Aquí lo que se escucha en el material:

Sicario 1: Sin experiencia, dijo el otro (risas al fondo), agarra esta madre (celular), le voy a mochar la cabeza nomás. Qué verga (risas) hijo de tu puta madre, yo sé que te voy a soñar, pero me vale verga, a huevo.

Sicario 2: Me manchó. Mira eso es lo mejor, mira.

Sicario 1: No se deja el perro… no.

Sicario 2: Ya está muerto mi compita.

Sicario 1: Ya hace rato. A ver, agárrame el colmillo (machete).

Aprovechando la oscuridad, ambos cercenan y entierran a la víctima, y se escucha a más personas trabajando para cavar un hoyo y depositar al fallecido.

Foto: Cortesía

“Los sicarios operaban de tal forma, que ‘levantaban’ a las víctimas y las llevaban a zonas baldías, de manera silenciosa y lejos de los ojos de la autoridad, destrozaban a la competencia. Aquí hay un juego impune, ellos ‘levantaban’ armados a sus víctimas, en algunos casos hasta de dos o tres, y los concentraban en el punto de fosas, allí eran ejecutados y enterrados, alguien estaba enterado y sabe de esto”, informó un elemento de Inteligencia Militar.

Desde octubre de 2016, una ola de violentas ejecuciones se hizo presente, cimbrando al destino turístico más importante del Estado, con más de dos millones y medio de visitantes al año. Aunque según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), los índices podrían haber disminuido un 75%, se siguen registrando muertes violentas, aunque silenciosas.

Otra de las ejecuciones que se aprecian, es al parecer una jovencita, delgada y de tez morena, su rostro, al igual que la mitad de su cuerpo, está cubierto por una sudadera de color azul, viste además un short de mezclilla azul y tenis negros. La víctima se encuentra hincada.

Víctima: Por favor no me hagan nada, yo no sabía nada. Se los juro.

Sicario 1: ¿De cerquita?

Sicario 2: Sobres.

Acto seguido, se ve una pistola y se escucha un disparo de arma de fuego; la víctima cae de frente al suelo.

La siguiente conversación es inaudible, pero uno pide a otro un cuchillo de carnicero que porta en la mano, y algo refiere sobre la palabra “cabeza”.

Noches después, los mismos jóvenes, identificados por los zapatos y gorras, se ven en el lugar de las fosas clandestinas, mientras que un numeroso grupo charla y escarba.

La mayoría porta armas largas y se les ve al pasar por la grabación, otros con celular en mano graban a la víctima mientras es sometida.

Sicario 1: Háganse para atrás, que va a botar sangre.

Víctima: (Llorando) ¡Ya güey…  ya güey! ¡Yo no los conozco a ellos, pues! Yo no los conozco a ellos, solo sé que se apellidan Zárate, de ahí para allá yo no los conozco mucho. Apenas había llegado a trabajar ayer….

Sicario 2: Mira verga, mira, voltea, mira a ese cabrón; así vas a terminar tú, por andar valiendo verga.

Víctima: (Llorando) No los conozco, carnal.

Sicario 1: ¡Muy bravo!

Víctima: (Llorando) ¡No los conozco pues -sigue suplicando por su vida-, pinche familia culera!

Sicario 3: Ahorita que te vayas a las patas, aplástalas, por favor.

Sicario 2: Cuchillo, gordo, que traigo lleno de sangre aquí.

Sicario 4: Este morro se va a desquitar ahí, enséñenlo.

Sicario 1: Este también se va a morir, hay que chingarlo (se escucha un murmullo de la víctima, la cual permanece sentada, llorando) Mira, se le está saliendo esa madre ya de ahí.

Los videos fueron localizados del celular del “Nuevo Sepulturero”, y así como esta evidencia mostrada a ZETA, hay más material que las instituciones están investigando para dar con los cómplices que siguen operando.

De acuerdo a información obtenida por este medio, ya se tiene identificadas a dos de las seis víctimas localizadas en fosas clandestinas, cuyos nombres eran Antony Ezequiel Herrera y Tania García Rodríguez, esta última podría ser la joven que se ve cómo ejecutan; sin embargo, las investigaciones ya están activas, sobre todo porque una pistola calibre 9 milímetros asegurada a “El Nuevo Sepulturero”, presuntamente vinculada a un homicidio.

Aunque el expediente de dicha prueba no fue revelado, consideran que puede ser clave en los hallazgos y ubicación de sicarios a la orden de Gildardo Lucero.

Si bien, no se confirmó, se sabe que podrían existir más cuerpos enterrados, pues personal del Servicio Médico Forense (Semefo) lleva a cabo labores de búsqueda, así como las fuerzas de los tres niveles de gobierno contra el resto de los sicarios.

 

OPERACIÓN SILENCIOSA

En promedio se han llegado a tener entre cinco y siete “levantados” en una semana, al menos son los datos que en las últimas semanas se han arrojado y en algunos casos, familiares de los desaparecidos se han puesto en contacto con ZETA. Un ejemplo es el de Carmen, cuyo hijo desapareció en Los Cabos.

“Soy una madre desesperada, a mi hijo se lo llevaron hace ocho meses y no sabemos nada de él, se llama José Fabián Olachea, tenemos fe”.

Las familias tenían conocimiento dónde estaban parados sus hijos que siguen sin aparecer, “no andaba en buenos pasos, pero seguimos siendo familia y lo que queremos es saber dónde está y hacer lo que se tenga que hacer, queremos que salga de esas malas juntas”, refirió uno de los afectados.

Entre 2010 y 2017, alrededor de 30 personas han desaparecido en Baja California Sur, según ha revelado el Colectivo Sin Ellos No, AC, a cargo de Petra Muñoz Pulido.

“No es algo que esté pasando yo, sino muchas madres de Baja California Sur, en algunos casos tienen a sus hijos de más de ocho años desaparecidos, buscando con la fe de volver a verlos. No tenemos resultados de los cuerpos que han aparecido de las fosas clandestinas”, informó la encargada del Colectivo.

El enfrentamiento encarnizado que se libró en las calles de Los Cabos no solo repercutió a las células delictivas, sino que a nivel mundial ya estaba señalado como un destino turístico donde “células criminales de la delincuencia organizada se disputan con enfrentamientos”, lo que generó una intensa movilización con más de mil 200 elementos federales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Secretaría de Marina (Semar) y Policía Federal División Gendarmería,  distribuidos entre La Paz y Los Cabos.

“El Cártel de Cabo San Lucas intentó sacar y dejar fuera de la jugada a Sinaloa de San José, lo que provocó esa jugada es que el reflector se vino al sur, pues las células digamos se asentaron cada quien en su terreno y ahora lo que vino es una limpia, ¿de qué? De los independientes que aprovecharon la coyuntura”, refirió el agente de Inteligencia Militar.

Es claro que una vez que inició la guerra por el control de la plaza en Los Cabos, a diferencia de La Paz, donde el norte sacó al sur de la venta de droga y solo había una línea corta que los separaba, San José del Cabo y Cabo San Lucas trataron de ser una historia similar, pero únicamente consiguieron que las fuerzas federales trabajaran aún más en la seguridad para contener los hechos violentos.

Al mando de células del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Los Cabos, y de células de “Los Javieres”, “Los Dámaso”, “Los Colores”, “Los Tegoripeños” y “Los Guzmanes” por el Cártel de Sinaloa en San José del Cabo, ambos cárteles buscaron apoderarse del mercado de la droga en 2017, pero solo lograron levantar el polvo y llamar la atención de las fuerzas de inteligencia.

Foto: Cortesía.- Daniel de la Rosa Anaya, Procurador General de Justicia en el Estado confirmó que hay un detenido por las fosas y siguen la pista del resto de la banda de sicarios sepultureros.

“La estrategia es un ataque silencioso y efectivo, el roce entre ambas corrientes del narcotráfico generó enfrentamientos en las calles, balaceras por todos lados y como quien dice se descuidó el mercado en las calles, algunos narcomenudistas abandonaron a sus grupos y decidieron extender una venta ‘independiente’ con la compra de droga directamente en Sinaloa y estas muertes a eso se deben”, refirió el efectivo militar.

Justamente una de las víctimas mutiladas por “El Nuevo Sepulturero” reveló “Acabo de llegar a trabajar”, lo que demuestra que gente independiente estaba transitando las calles, buscando iniciar su negocio fuera de las células en pugna, pero lo que nunca imaginaron es que la guerra podría culminar pronto, y lo peor de todo, que la limpia se redujera a acabar con los desertores.

“La mejor manera, la que menos afectaba al destino, a las células criminales, a los empresarios y a las mismas autoridades, desde luego es la manera en que estaban operando, y no digo que esté bien, pero así pasarían sus operaciones desapercibidas”, diagnosticó el miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

Investigadores de las Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) se preguntaban cómo es que los sicarios de San José del Cabo estaban entrando a operar a Cabo San Lucas, incluso hilando los hechos, consideraban que pudiera tratarse de la misma guerra, pero los datos de inteligencia encauzaron la investigación.

“Se trata de narcomenudistas, en algunos casos insertados en Cabo San Lucas para la competencia con el otro cártel, pero otros se cambiaron de residencia para escudarse con otro grupo, pero operaban de manera independiente. Es muy complicado establecer cuántos narcomenudistas están en esas condiciones, es obvio que no van a acudir con nosotros para recibir protección, lo que se ha hecho es conversar con los familiares y amigos de quienes han mencionado algo al respecto”, refirió un agente de investigación de la Policía Ministerial.

Las estructuras delincuenciales de Los Cabos siguen operando, pero sin el afán de llamar la atención de las fuerzas de seguridad; sin embargo, la PGJE ha confirmado a ZETA que existen suficientes líneas de investigación y la Policía Municipal ha redistribuido los operativos para blindar las colonias de Los Cabos.

 

TRAS LA PISTA DE SICARIOS

En las grabaciones que obran en manos de diferentes autoridades de Seguridad Pública del Estado, parece encontrarse vinculado “El Nuevo Sepulturero”, pues en muchos de los casos él mismo da el celular a sus compañeros para que lo graben, “los tatuajes y su rostro, pareciera que se da a conocer ante los diferentes líderes del cártel como alguien sanguinario y que puede con la plaza”, añadió el efectivo militar consultado por este Semanario.

Tras recibir la información de la ubicación de los cuerpos, confirman las operaciones de la célula del “Nuevo Sepulturero”, quien ha dado informes importantes de cómo, cuándo y de dónde recibieron las instrucciones para ordenar “levantar”, lo que coincide de la declaración es que estaban “limpiando la plaza de lacras y esa fue la instrucción” para la distribución de estupefacientes.

“Hay avances muy importantes en la identificación de los responsables, estamos solicitando inclusive mandamientos judiciales en contra de algunas personas, en ese sentido hay avances tangibles, estaremos informando en cuanto se tenga ya también la captura de algunos de los responsables o la totalidad de ellos”, confirmó Daniel de la Rosa Anaya, procurador general de Justicia del Estado.

De la misma manera, los cuerpos de Inteligencia Militar mantienen operaciones de acuerdo a cada hallazgo que se ha realizado, las operaciones se están cercando para que los delincuentes tengan un menor margen de operación, “resultado de líneas de investigación propia de PGJE, y debido a estos hallazgos se ha incrementado la presencia de las autoridades federales, estatales y municipales, mediante patrullajes para evitar la presencia constante, que esa área pueda ser empleada por delincuentes; así fue detectado el vehículo en que viajaba el sicario”, refirió la fuente militar.

Los ataques estuvieron dirigidos a pequeñas células disidentes de los grandes grupos delincuenciales, lo cual fue corroborado por familiares de los desaparecidos, quienes confirmaron que se dedicaban a la venta de droga, pero no operaban con algún cártel.

Deducción que fue aceptada por las fuerzas de Investigación de la PGJE, grupos organizados estaban desarticulando a los pequeños grupos que habían aprovechado la división y la guerra por la plaza, para crear una red alterna de distribución con vendedores del mismo cártel, pero directamente en Sinaloa.

Ante los hallazgos recientes, los operativos se han intensificado y, aunque las balaceras disminuyeron hasta un 98 por ciento, las células siguen operando aunque a menor escala.

“Nos mantenemos permanentemente en alerta para cualquier tipo de evento, como Policía Preventiva, tenemos que estar en cualquier lugar en el cual podamos disuadir o evitar que un evento se genere. Existe para la operación los medios de alerta como las llamadas al 911, al C4 y al C2. Una coordinación interinstitucional entre la Policía Municipal y yo, Capitán de Navío de la Armada de México; una estrategia desde el Gobierno del Estado a los municipios para que podamos interactuar entre las instituciones con Marina, Sedena, Policía Federal, con la Policía Estatal y las procuradurías”, resumió Juan José Zamorano Martínez, director General de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos.

Foto: Cortesía.- Restos humanos fueron encontrados en la comunidad de El Zacatito, allí encontraron cuatro fosas clandestinas y seis cuerpos en su interior.

 

Incluso reconoce que los sicarios han implementado una nueva estrategia de operación, por lo que las corporaciones de seguridad deben considerar nuevas estrategias y tener una mente abierta para determinar cómo actúan los criminales para evitar el castigo de la Ley.

“Tenemos que mantener la creatividad, recuperar espacios, es un método más integral para llegar a un cero, sería el ideal, pero sabemos que en las sociedades hay gente buena, trabajadora, pero también gente que tiene que estar sujeta a la Ley para que se porte bien. Tenemos que estar muy atentos y listos, para que si estamos controlando el índice delictivo de una forma, y ellos intentan cambiar y evitar la acción de las autoridades, tener la creatividad e imaginación para cubrir todas esas salidas que tengan los delincuentes”, apuntó Zamorano Martínez.

Una de las estrategias es trabajar de cerca con los ciudadanos, para que estos denuncien algún caso de delincuencia organizada, creando un vínculo con ellos y confiando  en las instituciones para que se pueda prevenir el delito y evitar que más cabeños se sumen a la cadena de introducirse con bandas criminales y perder la vida de manera violenta.

“En Los Cabos y entiendo que va a ser replicado en todos los municipios del Estado, hay un programa donde se involucra a los ciudadanos con ‘WhatsAppeando por tu Seguridad’, que es de interacción con los vecinos de la colonia, con los policías de su sector, vía celular; cuando ellos detectan una actividad distinta, notifican a sus comandantes”, refirió el  funcionario.

 

REFUERZAN SEGURIDAD CABEÑA

Los Cabos se convirtió en uno de los municipios con graves problemas de corrupción entre los elementos de la Policía Municipal, incluso células de Sinaloa evidenciaron con narcomensajes a agentes y comandantes coludidos con diferentes grupos criminales.

Situación que llevó a una depuración integral en la actual administración municipal, se llegó a tener 97 elementos dados de baja por reprobar Control y Confianza; actualmente la plantilla apenas alcanza los 350 elementos, lo que orilló al Gobierno del Estado a disponer de fuerzas de seguridad en el reforzamiento del destino turístico más importante de BCS, pero no fue suficiente. Para finales de 2017 había más de 600 elementos federales, más de 200 de corporaciones estatales y aún se requiere ayuda.

Por ello, de urgencia se asignaron nuevos elementos graduados, listos para servir a Los Cabos, aunque casi el 100% de los refuerzos proviene de otros estados, debido a la falta de convocatoria para ocupar el puesto de policía en uno de los municipios más violentos hasta 2017.

Cuando llegan los nuevos elementos, estos tienen la capacitación teórica y práctica, pero deben fundamentarla con la experiencia que van a obtener con los comandantes y policías que están siendo efectivos en las operaciones, con la experiencia, disposición y honestidad, de manera que hay que rodearlos de los elementos que les puede dar una mejor orientación.

Son 32 policías que se graduaron en la nueva Academia de Policía del Estado, capacitados para atender contingencias, desde un robo en proceso hasta un secuestro; cuentan con las bases que algunos agentes actualmente no tienen.

“Teníamos que acudir a las instancias militares o academias en otros estados para poder capacitar a policías que fueran a desempeñarse en Baja California Sur. Con esta nueva Academia de Policía vamos a poder capacitar a más o menos mil 200 cadetes al año, que nos van a dar un capital muy importante de recurso humano para hacer las sustituciones de aquellos elementos que han causado baja de las distintas dependencias”, argumentó Carlos Mendoza Davis, gobernador de BCS.

La intención es que existan mejores perfiles en las policías de los tres niveles de gobierno, y se deje de contratar por compromisos de campaña y dejar de hacer policías, como ocurría en anteriores administraciones: el objetivo es que no existan familiares y amigos en dichos cargos, que son una delicada posición para la seguridad de los ciudadanos.

“Ya no se trata solamente de la palabra policía, ahora se están buscando perfiles especializados en diversas áreas que incluyen hasta profesionales  de la Seguridad y la Justicia, como ejemplo, criminólogos en nuestra área del Centro Estatal de Política Criminal, que por supuesto que también deberán pasar por esta Academia”, manifestó Mendoza Davis.

Estas acciones son con el afán de atender el reclamo de los empresarios para enfrentar los delitos de alto impacto, pues además de los homicidios -con una baja  del 75% de incidencias confirmada-, hay otros que están afectando a la población.

“Los puntos que hemos platicado y discutido, analizado con ellos, no son distintos de los que hay en el resto del Estado o en otras entidades del país, cómo podemos disminuir por supuesto la incidencia delictiva, bajar de entrada los delitos de alto impacto que son para los que la sociedad es muy sensible”, finalizó el gobernador del Estado.

Estos elementos graduados vendrán a reforzar la seguridad de Los Cabos, donde la depuración policial ha dejado espacios flacos en cuanto a operatividad, y, pese a los refuerzos federales, sigue persistiendo la sensación de inseguridad, sobre todo por la presencia de bandas criminales que operan con armas largas a espaldas de las policías.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio