Ayuntamiento da la espalda a policías veteranos

Foto: Eduardo Villa
 
Edición Impresa Lunes, 4 Junio, 2018 01:00 PM

Como una barredora, el Ayuntamiento de Mexicali emprendió, desde 2017, una maquinaria para despedir agentes de la Policía Municipal, quienes contaban con expedientes en Sindicatura hace hasta varios años. Muchos de los afectados son oficiales que están a punto de jubilarse, dejándolos en una total indefensión, pues pocos pueden obtener otro empleo a sus 59 años de edad

Rangel Verdugo es un ex agente de la Policía Municipal, con 24 años de experiencia. Comenzó en otra época, cuando los requisitos de educación superior y aprobación de exámenes de Control y Confianza, eran algo inimaginable. Pertenece a esa generación que se forjaba en la calle, adquiría protocolos de seguridad de manera empírica.

Este mes de junio cumple 60 años y pese a que destaca su fortaleza física, la edad es evidenciada por el desgaste de su rostro y las canas en su cabello.

El policía cumplió su turno nocturno como guardia de seguridad y se dirigió a la entrevista para denunciar que a escasos dos meses de alcanzar su jubilación, un superior de apellido Zamarripa, le llamó a su celular para anunciarle que la Sindicatura Municipal lo buscaba para removerlo del cargo.

Aquel 27 de abril de 2018 -día de la entrevista-, otro oficial también recibió la noticia de su separación. Manuel López Vera, un veterano agente con 34 años de servicio, estaba en una oficina junto con otra veintena de agentes que fueron citados sin saber los motivos; uno por uno fueron notificados de su despido, la mayoría de ellos por no acreditar los exámenes practicados por el C3.

Foto: Cortesía.- El alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez y el director de la policía, Alonso Ulises Méndez, recibiendo recertificación de Calea

Aunque solo Rangel y Manuel se animaron a conversar sobre su situación, Antonio Navarrete Castillo, presidente de la Fraternidad Policíaca, aseveró que son por lo menos 10 casos de compañeros que estaban a meses de jubilarse y fueron despedidos. Junto a esto, por lo menos 160 amparos han sido interpuestos durante esta administración para evitar el despido de policías con más de 15 años de servicio.

El alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez Vásquez, confirmó que se ha reactivado el trabajo de la Comisión de Honor y Justicia, además de atender un enorme rezago en la Sindicatura Municipal en el tema de policías, pues comenta que durante las últimas dos administraciones, no se dio seguimiento a estos temas y si no presentan resultados, podrían perder recursos federales.

 

“NOS CORREN PARA NO JUBILARNOS”: POLICÍAS

Durante el evento de acreditación de Calea, el director de la Policía Municipal, Alonso Ulises Méndez, presumió en el primer año de la administración, que había contratado a más policías que durante toda la gestión de Jaime Díaz, alrededor de 130 elementos.

Lo que no dijo es que los procesos de remoción también se han disparado: en un año se han desahogado 160 casos en la Comisión de Honor y Justicia. En todos se evalúa el expediente, pero no se notifica al policía municipal hasta que se tomó la decisión; él no está presente durante este juicio.

Los agentes Rangel y Manuel coinciden en que la intención del Ayuntamiento es impedir una jubilación digna, ya que dentro de unos meses tendrían que pagarles el recurso proporcional; al contrario, los retiran con tres meses de sueldo -también alargan el pago- y les dan la espalda.

Rangel Verdugo comentó que su situación data del año 2015, cuando lo llamaron de Sindicatura para indicarle que no acreditó el examen psicológico del C3; preguntó el motivo y recibió negativas, comentándole que era un tema confidencial. Aun así, no fue suspendido ni removido del cargo, continuó con su trabajo de manera regular hasta el 27 de abril de 2018, cuando de forma sorpresiva le indicaron que ya estaba “fuera”.

“Después de casi 30 años, que te digan que no eres apto. Pues si anda uno mal, te deberían mandar a una atención especial con un psicólogo; que saliste violento o impulsivo, que te manden a un lugar a atenderte, que te descansen o den vacaciones”, reclamó molesto, añadiendo que ha realizado más de cuatro exámenes de control y confianza y siempre los acreditaba. Explicó que hace trece años tuvo un problema legal cuando militares lo detuvieron con un arma de fuego que no era de cargo, pero no fue removido porque en ese entonces, esa práctica era común.

El oficial exige que los despidos sean justos, dado que algunos policías allegados a los mandos, no cumplen con los requisitos o están involucrados en cosas turbias y no les pasa nada.

La situación de Manuel López presenta solo algunas diferencias, pues logró interponer un amparo antes de ser destituido, por lo que continúa laborando como policía; aunque ya se cumplió el proceso. Fue despedido -comentó- porque no pasó la prueba del polígrafo en una ocasión, cuando en otras tantas lo había hecho sin problemas.

Al solicitar una explicación sobre sus fallas, le indicaron que no podían darle datos al ser considerada información privada, ahí inició un juicio de amparo para impedir su destitución y exigir que le proporcionaran los resultados de su examen que no le fueron compartidos.

Comentó que en junio de 2016, le indicaron que había salido mal en las pruebas de C3 y rindió una declaración; sin embargo, no volvieron a mencionarle el tema hasta abril de 2018, cuando le informaron su baja. Comentó que ha participado en por lo menos, cuatro exámenes de C3, los cuales acreditó sin dificultad alguna, motivo por el cual fue una sorpresa que le anunciado su despido.

Antonio Navarrete Castillo, presidente de la Fraternidad Policiaca

“El trabajo policíaco es muy estresante”, dijo el ex oficial Verdugo, pues asegura que la recomendación de los psicólogos es que acudan descansados a la cita, pero con frecuencia, los mandos los hacen trabajar unas horas antes de ir a las pruebas; por lo que ya van con una presión emocional fuerte.

“Me he conducido con los estatutos y, pues, se me hace ilógico que no pase el C3. No soy delincuente, no pertenezco al crimen organizado. Ahora, si me acusan de ser un policía inestable, un daño para la sociedad, estoy mal psicológicamente, pues es obligación de los jefes o de C3 que me den una atención médica, que valoricen a uno, no es que esté uno mal, pues el mismo trabajo es muy delicado”, remató el todavía policía López Vera.

 

“POR HUMANIDAD DEBERÍAN JUBILARLOS”: NAVARRETE

Antonio Navarrete Castillo, presidente de la Fraternidad Policíaca, comentó que en este momento llevan por lo menos 10 casos críticos, donde los oficiales que estaban próximos a jubilarse, actualmente pelean por cancelar su remoción, o bien, buscar reinstalarlos. Sin embargo, son más de 100 casos los afectados con más de 15 años de servicio.

Esto no quiere decir que sean todos, pues muchos de ellos llevan sus procesos de manera independiente.

“Debemos comprender que son de la vieja guardia y por lo general, ciertamente traen vicios arraigados, en su cultura y costumbres, educación, en un sentido de humanización; que faltándole meses, se les esté despidiendo porque son policías que mal o bien, entregaron su trabajo a la comunidad de Mexicali y les pagamos con un despido”.

Ante esto, dejan en indefensión a los policías, ya que pierden los derechos relativos al Fideicomiso para Policías (Fidepol), el cual es su derecho y aportaría un recurso para su senectud con el que recibirían una jubilación cercana a su sueldo real.

El Fidepol se forma de las aportaciones de los mil 900 policías y del propio Ayuntamiento, luego de un convenio firmado en la administración de Rodolfo Valdez.

Navarrete Castillo afirmó que es de las pocas prestaciones que tiene un policía, máxime cuando no se le brinda Infonavit, Fovissste e incluso tiendas departamentales como Coppel y Elektra, les niegan crédito o préstamos por el simple hecho de ser policías; motivo por el que considera un hecho inhumano que les quiten la posibilidad de una vejez segura.

Por otro lado, comentó que en algunas ocasiones, los resultados son reprobados de manera ridícula, puesto que uno de los casos que su asociación combate actualmente es el despido de uno de los agentes veteranos que reconoció ser originario de un rancho de Sinaloa, cercano al poblado a donde nació “El Chapo” Guzmán. Ese argumento fue obtenido durante el juicio y considera que es absurdo, sobre todo porque el oficial tiene más de 30 años residiendo en Mexicali.

Luis Joan Pérez, abogado de la Fraternidad, abundó en el tema, argumentando que la mayoría de los casos ya prescribieron, pues se trata de procesos del año 2014 e incluso 2015, por lo que a través de amparos han podido mantener la batalla legal.

Afirmó que existen varias irregularidades, ya que casi todos están viciados de origen, pues no se notificó correctamente al afectado, no le dieron copia del expediente, o bien, que excedió el tiempo para procesarlos de manera administrativa.

Agregó que han ganado casos, pero al día siguiente se reactivan investigaciones contra los agentes, motivo por el cual, nuevamente tiene que defender a sus agremiados.

Navarrete Castillo afirmó que esta política fue la que dejó el pasado titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

 

“TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE CUMPLIR LA LEY”: ALCALDE

Por su parte, el alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez Vásquez, confirmó que existe un trabajo extenuante en la Sindicatura Municipal para desahogar los expedientes “congelados” por las pasadas administraciones, pero negó que se tratara de una conducta intencional o una persecución contra policías veteranos.

Puntualizó que al llegar a la gestión, había rezago del 85% en las averiguaciones contra policías, pero han logrado reducirlo hasta el 50%; es por ello que no descarta que continúen los despidos contra agentes preventivos.

Sánchez Vásquez indicó que esto se debe a que la autoridad federal está pidiendo cuentas sobre el tema de la depuración policíaca y temen la posibilidad de un recorte en las aportaciones federales en caso de no cumplir con las responsabilidades en el tema.

“Esto está ligado al tema de los recursos del Fortaseg; si tú no das cumplimiento, tiene que ver en la calificación de los recursos del próximo año. No podemos afectar los recursos por no dar resultados en el C3, algunos de ellos de años atrás”, afirmó el Alcalde.

Señaló que tienen expedientes de hace seis años que por motivos desconocidos, nunca se activaron. Sin embargo, ante los constantes llamamientos de la SSPE y el secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, han tenido que sacar adelante el rezago.

Cabe señalar que, según el regidor presidente de la Comisión de Seguridad en el Cabildo, Héctor Guzmán, el 70 por ciento de los policías removidos son reprobados de los exámenes de C3, los cuales son revisados a través de una lista que les envía la Sindicatura Municipal. El Jurídico de la Fraternidad afirmó que los policías no tienen derecho a audiencia, durante la Comisión de Honor y Justicia, por lo que nunca se conoce al oficial en cuestión.

Sobre el despido de agentes veteranos, el regidor de extracción panista aseveró que no tenía conocimiento de la destitución de elementos próximos a jubilarse, pero indicó que se analizan las faltas cometidas y se determina con responsabilidad.

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de un esquema especial para policías veteranos, Sánchez Vásquez dijo que no estaba cerrado a esta posibilidad, pero agregó que hasta el momento solo se había cumplido con lo que la Ley puntualiza.

El día jueves 31 se tenía contemplada otra sesión en la Comisión de Honor y Justicia para revisar otra veintena de casos de policías municipales; la mayoría con alrededor de 20 años de servicio.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio