Ayuntamiento afectó canalización, Federación cancela obra

Fotos: Ramón T. Blanco Villalón
 
Edición Impresa Lunes, 11 Junio, 2018 01:00 PM

Por irresponsabilidad, las obras que había iniciado la alcaldía de Tijuana para dar solución a los estancamientos de agua que ocurren en un tramo de la Vía Rápida Oriente, fueron suspendidas por la Comisión Nacional del Agua, debido a que la autoridad municipal no solicitó el permiso requerido para intervenir en la canalización del Río Tijuana. Especialistas señalan que si bien es necesaria la obra, el Ayuntamiento debió solicitar el permiso, sobre todo porque esta situación podría ahora generar una sanción de acuerdo a la gravedad que pondere la Federación

Tres semanas después que el Ayuntamiento de Tijuana iniciara los trabajos de reposición e instalación de nuevas estructuras pluviales en la Vía Rápida Oriente, entre el Puente Negro y la calle Aviación en la delegación Centro, estas fueron suspendidas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), debido a que la autoridad municipal no solicitó el permiso requerido para afectar la canalización del Río Tijuana.

Las obras con que se pretendía “dar solución” a los estancamientos de agua que ocurren en este tramo de la Vía Rápida, principalmente en época de lluvias, se habían proyectado en cuatro puntos específicos donde no se cuenta con descargas pluviales que impidan esta conglomeración de agua, para lo cual se había etiquetado un recurso de 18 millones 198 mil pesos.

Debido a ello, desde las oficinas centrales de la Conagua en Ciudad de México se “levantó” un acta administrativa contra el Ayuntamiento, autoridad que podría ser sancionada de forma severa por haber infringido el Artículo 119 de la Ley de Aguas Nacionales, al retirar parte de la construcción de la canalización.

Especialistas consultados por ZETA coincidieron que si bien la obra que pretendía el Ayuntamiento podría ser necesaria para solventar la problemática en esa zona, debieron tomar en cuenta la solicitud del permiso, sobre todo porque previo a cada construcción, en el canal debe realizarse un estudio y valoración técnica para que no se altere el régimen hidráulico.

La autoridad municipal, a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SDUE), ya presentó su respuesta y solicitud de permiso ante la autoridad federal, quienes esta semana realizaron la valoración de la falta administrativa y será en próximos días cuando se otorgue una resolución del caso, de acuerdo a la gravedad del asunto.

Otro de los puntos clausurados a la altura de la avenida Juan Ojeda Robles.

 

NUEVA INFRAESTRUCTURA PLUVIAL PARA SOLVENTAR LA CONGLOMERACIÓN DEL AGUA

Cuatro fueron los puntos y etapas contemplados para el desarrollo de este proyecto, planeado para realizarse en un lapso de cinco meses, iniciando el lunes 7 de mayo con la instalación de un cajón pluvial prefabricado de concreto hidráulico a la altura del Puente Negro-Canal Río Tijuana, con una inversión de 2 millones 685 mil 388 pesos, debido a que ya requería mantenimiento y era necesaria la instalación de nueva infraestructura para solventar la acumulación de agua en esa zona.

La segunda etapa contemplaba la instalación de un cajón pluvial prefabricado de 1.50×1.20 metros de concreto hidráulico en Avenida Juan Ojeda Robles-Canal Río Tijuana, con una inversión de 2 millones 233 mil 378 pesos, a realizarse en 40 días naturales.

En la tercera etapa se realizaría la instalación de mil 17 metros lineales de tubería de diversas pulgadas de diámetro de polietileno, y de un cajón pluvial prefabricado de 1.50×1.20 metros de concreto hidráulico en la calle José Vasconcelos-Canal Río Tijuana, con una inversión de 7 millones 858 mil pesos, a realizarse en 150 días naturales.

La última fase estaba proyectada en la calle Aviación-Canal Río Tijuana, con la instalación de 625 metros lineales de tubería de polietileno y de un cajón pluvial de 40 metros lineales, con una inversión de 5 millones 421 mil 291 pesos, a realizarse en 120 días naturales.

 

CONAGUA SUSPENDE OBRAS; PODRÍA HABER SANCIONES

Debido a que no se solicitó el permiso de construcción, la delegación de la Conagua en Baja California suspendió las obras el 30 de mayo, como lo hicieron saber a este Semanario, sobre todo por haber alterado el régimen hidráulico de la canalización sin un dictamen técnico previo, como lo estipula la Ley de Aguas Nacionales, y por el hecho de haber sobrepasado a una institución federal.

Esto propició que desde las oficinas centrales de la Conagua en CDMX se emitiera un acta administrativa en contra de la autoridad municipal, para que respondiera a las acusaciones que por irresponsabilidad se le hicieron al efectuar una obra sin el previo consentimiento de la autoridad responsable.

Foto: Isabel Mercado- Alejandro Lomelín Clapera, Srio. De Desarrollo Urbano y Ecología

Esta semana, la Conagua recibió respuesta y solicitud de trámite del Ayuntamiento para el permiso de construcción para continuar con las obras, según lo informado a ZETA, situación que estuvo siendo valorada por un comité técnico que, hasta el cierre de esta edición, no había resuelto todavía.

Sin embargo, la dependencia municipal podría ser sancionada duramente debido a la gravedad del asunto, por “alterar la infraestructura hidráulica autorizada para la explotación, uso o aprovechamiento del agua, o su operación, sin el permiso correspondiente”, como lo estipula el Capítulo V de la propia Ley de Aguas Nacionales, e incluso las obras podrían ser clausuradas definitivamente al no cumplir con  los requisitos solicitados para emitir el permiso.

 

OBRAS ABANDONADAS

En un recorrido que ZETA realizó por el lugar, se pudo observar que efectivamente las obras tanto en el Puente Negro como en la calle José Vasconcelos incidieron directamente en la infraestructura de la propia canalización, con aberturas que van de  8 a 10 metros de ancho y unos 40 metros de largo hacia el interior del canal.

Estas obras se encuentran abandonadas y acordonadas con listones para evitar el paso peatonal, ambas llenas de basura, papeles y montones de tierra; incluso varias personas en situación de calle ya instalaron sus pocas pertenencias, sobre todo al interior de los cajones pluviales prefabricados, donde se resguardan por las noches.

También se constató que las vialidades rápida y lenta -de ambos lados de la canalización- fueron despejadas, debido a que ya no se encuentra la maquinaria que estuvo presente en días pasados y la circulación de automóviles fluye de manera normal por todos los carriles.

 

UNA OBRA NECESARIA PARA LA CIUDAD

Pese a que se incurrió en una irresponsabilidad y se debe empezar por respetar esa situación, el ingeniero Luis López Moctezuma señaló a ZETA que este tipo de obras se necesitan en la ciudad porque el agua ya no tiene por dónde salir en esa zona de la Vía Rápida, y es insuficiente con lo que se tiene ahora.

Reiteró que en efecto se debe contar con el permiso para ello, con todos los reglamentos que se pidan para ejecutar, porque a final de cuentas se trata de un río internacional que en México quien responde y se encarda de él, es la Conagua.

Refirió que anteriormente se han ejecutado varias obras de la misma índole, como las que pretende el Ayuntamiento, sin embargo, en su momento fueron realizadas por la autoridad federal, por lo tanto, ahora ambas instituciones involucradas tendrán que resolver de manera que también se permita el cumplimiento de la obra.

Obras pluviales clausuradas bajo el Puente Negro.

Sobre la canalización del río, recordó que fue el ingeniero Raúl Sánchez Díaz quien comenzó a realizar el proyecto con la Junta Federal de Mejoras Materiales, el cual se le presentó al entonces gobernador Milton Castellanos y este a su vez lo planteó al ex Presidente de la República, Luis Echeverría.

Fue así como se logró la construcción de la primera etapa del río en 1978, que abarca desde la Línea Internacional, hasta el Puente Negro, con la finalidad de sacar el agua que viene de la cuenca y que descarga en Estados Unidos.


Dirección de Obras asume responsabilidad; abrieron el río sin permiso

El secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Alejandro Lomelín Clapera, manifestó a ZETA que por parte de la Dirección de Obras e Infraestructura Urbana Municipal (DOIUM) se asumió ya la responsabilidad, a sabiendas de que las cosas no se deben hacer así. Agregó que se “atrevieron” a realizar estas obras en paralelo a la solicitud del permiso para las mismas, con el argumento de que era necesario por el bien de la ciudadanía, luego que en días pasados un camión quedó a la deriva en un hundimiento en la Vía Rápida, a la altura del Hospital Regional Tijuana. Situación que dejó ver las carencias de los pluviales en esas zonas. Por ende, realizaron obras de remozamiento en esos puntos a la altura del hospital, donde se contó con la debida supervisión, sin embargo, en las que les fueron suspendidas no, ya que la Comisión Nacional del Agua tomó la determinación de pararlas y avisó a la DOIUM para que respondiera al oficio de reconsideración de las mismas por haberlas iniciado sin un permiso.

Como lo adelantó la Conagua a este Semanario, el Ayuntamiento respondió para evitar una sanción y sería hoy viernes 8 de junio cuando pudieran recibir respuesta, la cual esperan sea “positiva”.

El secretario explicó que se abrió una parte del río sin afectar directamente el canal, para colocar la nueva tubería y los cajones pluviales, de manera que quedaran protegidos y no fueran vandalizados, como sucedió recientemente.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio