A un año de su partida

Foto: Cristian Torres
 
Cachanillaz Lunes, 4 Junio, 2018 12:00 PM

Sergio Haro Cordero  ha sido el único reportero en tener tres etapas en Semanario ZETA (que recuerde), la última terminó el 30 de mayo de 2017, cuando falleció mientras iniciaba con la escritura de su último reportaje. Lo investigó. Su corazón no le dio la oportunidad de concluirlo.

De su voz me relató esas fases: la primera fue contratado de manera externa por el mismo Jesús Blancornelas para cubrir noticias en Mexicali; sin tanta experiencia, logró acomodar algunas notas, sin embargo, económicamente no fue tan redituable y decidió salir del periódico.

Pasaron los años y nuevamente Blancornelas y Haro volvieron a contactarse. Esa vez surgió una nueva relación laboral que continuaría hasta que Sergio, entusiasmado por un nuevo proyecto, le informó a don Jesús la creación del semanario Siete Días. “Era cabrón el viejo”, así se refería Sergio de Blancornelas. Aunque diferentes en muchos aspectos, incluso en la forma de ver el periodismo, ambos se respetaban, finalmente le deseó buena suerte en su proyecto y quedaron como amigos.

Fue hasta 2006 cuando a Sergio le volvió la inquietud de regresar a ZETA, habló con Adela Navarro, quien había quedado al frente del Semanario. A raíz de su salida de Siete Días como director general, Haro quedó sin espacio para publicar fotografía, una de sus pasiones, finalmente se le propuso y aceptó volverse a integrar al periódico, pero ahora como editor en Mexicali y parte del Consejo Editorial. Una de las condiciones era que cada viernes, debía viajar a Tijuana para la reunión de dicho Consejo.

Haro se volvió un contrapeso en ZETA. Entre los compañeros lo llamaban el reportero “Unicef”; los editores le decían “Comandante” o “Guerrillero”. Su trabajo periodístico insigne estaba sustentado en los problemas sociales, temas que difícilmente llegan a ser primeras planas, pero que son necesarios para entender el entorno.

El reconocimiento nacional e internacional surge precisamente de esa lucha, cuando a una activista social le preguntan quién es el mejor reportero de Mexicali, sin dudarlo dio el nombre de Sergio Haro. Así nació la idea de “Reportero”, un documental que se enriquece con la visión de Sergio para explicar la complejidad de la violencia contra los periodistas en México, centrándose en la frontera de California y Baja California. El documental, dirigido por Bernardo Ruiz, ha sido proyectado en varios países.

Fue un homenaje en vida para Sergio Haro. Los últimos tres años viajó por Estados Unidos, México, Sudamérica y Europa, compartiendo sus conocimientos para diversas organizaciones, principalmente de derechos humanos y de periodistas.

Sin buscarlo, Haro se convirtió en nuestro Blancornelas mexicalense y,  por personajes como ellos, ZETA tiene el prestigio y la credibilidad que otros medios añoran, a diferencia de aquellos que el reconocimiento les viene por años de servicio y no por su contribución a la sociedad.

 

Vocero que no informa

Al interior del Grupo Coordinación de Baja California, buscaron por varios meses un esquema de vocería que posicionara las acciones conjuntas contra la inseguridad, a fin de dar una imagen de acoplamiento ante la sociedad.

La idea original era un portavoz que diera a conocer los resultados ante los medios de comunicación, algo que ya se realiza en otras entidades del país; después de darle muchas vueltas y pasar el tema por muchas manos, optaron por un funcionario que la hace de todo, menos de vocero. Eligieron a Eduardo Navarro, quien tiene más de 25 años trabajando en la Secretaría General de Gobierno, primero como encargado de comunicación y luego en el área de análisis.

Navarro fue recientemente nombrado vocero, pero solo se encarga de reunir información de resultados de las dependencias para enviar un boletín mensual. Ante la designación, quienes respingaron fueron los militares, toda vez que consideran que las acciones conjuntas contra el crimen siguen sin destacarse y solo se difunden los hechos violentos.

Mencionan que cada dependencia destaca sus logros de manera unilateral, por lo que el Grupo Coordinación, como tal, brilla por su ausencia en lo mediático.

 

La izquierda en Mexicali

Andrés Manuel López Obrador es un viejo conocido de la política mexicalense, a esta ciudad ha llegado en más de diez ocasiones, siempre visitando lugares discretos, la Zona Centro, el Ejido Michoacán, un par de encuentros en Centro Cívico, otro tanto en el Valle, uno más en el Valle de Puebla, con un buen número de personas, pero nunca masivamente.

Siempre sus visitas fueron pequeñas a comparación de otros candidatos que lograban congregar a miles de personas. En campañas políticas también llegaron figuras importantes para respaldar al tabasqueño: Alejandro Encinas, Yeidckol Polevnsky, Porfirio Muñoz, entre otros, pero ninguno ha sido tan bien recibido como Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña de AMLO, quien logró lleno en un salón social ubicado en Justo Sierra.

Independientemente que López Obrador gane o no la Presidencia de México, en Mexicali la izquierda por primera vez tiene poder de convocatoria, avance que no se veía desde los tiempos de Cuauhtémoc Cárdenas.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio