Vivo


 
En Zerio Lunes, 14 Mayo, 2018 12:00 PM

Tiene que dejar el azúcar, el pan y la cerveza.

“Muchas gracias, doctor”.

No soy doctor, soy cajero de Soriana y su tarjeta no pasó, no se haga el chistoso.

Autor: Cajero aguafiestas.

Foto: Internet

Final del formulario

Un paisano va arreando dos vacas y otro se le arrima para conversar.

— ¿Estas vacas son holandesas?, pregunta el primero.

“Esta sí”, responde don Zoilo.

—  ¿Y la otra?

“La otra también”.

— Y dígame, ¿estas vacas van para la feria?

“Esta sí”.

— ¿Y la otra?

“La otra también”.

— ¿Estas vacas están preñadas?

“Esta sí”.

— ¿Y la otra?

“La otra también”.

— Pero, dígame una cosa, ¿por qué cada vez que le pregunto por las vacas, me responde que esta sí y después me dice que la otra también?

“Lo que pasa que esta vaca es mía”.

— ¡Aaaah, ahora entiendo. Y dígame, ¿y la otra?

“La otra también”, dice don Zoilo.

Autor: Un necio.

 

Candidato en la parroquia

Un párroco se retira después de 25 años a cargo de la iglesia y los feligreses deciden ofrecer una cena de despedida en su honor. Se escoge a un destacado candidato local, miembro de la parroquia, para dar un pequeño discurso durante la cena. Pero este se retrasa y el sacerdote opta por pronunciar unas palabras mientras esperan al candidato.

“Obtuve mi primera impresión sobre esta parroquia en la primera confesión que debí escuchar. Pensé que había sido destinado a un lugar terrible. La primera persona que entró a mi confesionario me dijo que había robado un televisor y que, al ser detenido por la Policía, casi había matado al oficial. Había robado dinero a sus padres, sustraído mercancía de su sitio de trabajo, había tenido un romance con la esposa de su jefe y tomaba estupefacientes. Yo estaba anonadado, pero a medida que pasaban los días, me di cuenta que la gente de esta parroquia no era nada así, y que ciertamente había venido a una comunidad llena de gente buena y amable”.

Justo cuando el religioso terminaba su intervención, el candidato entra al salón, disculpándose por la tardanza. Inmediatamente inicia su presentación y el discurso en honor al párroco saliente:

“Nunca olvidaré el primer día que el Padre llegó a nuestra parroquia. De hecho, tuve el honor de ser el primero en confesarme con él”.

Autor: Militante de equis partido.

 

El río y la campaña

En cierta provincia, estaban a pocos días de realizar las elecciones para alcalde. En la plaza principal se encontraba el más popular de todos los aspirantes al puesto, y en medio de su discurso dice a los provincianos:

“¡Y les prometo que les construiré el puente!”.

Uno de ellos responde:

“Pero si aquí no hay río…”.

A lo que el aspirante responde:

“¡También se los hago!”.

Autor: Anónimo de otro partido.

 

Delicioso accidente

El miércoles 9 de mayo, una carretera en Polonia tuvo que ser temporalmente cerrada debido a un accidente, donde un camión derramó el contenido que transportaba a lo largo y ancho de la vialidad.

Resulta que la mercancía que debía trasladarse era nada más y nada menos que ¡EN ZERIO! chocolate líquido, lo cual dificultó enormemente las labores de limpieza porque el dulce se estaba solidificando sobre el pavimento.

Para acelerar el proceso, los responsables de la limpieza tuvieron que ordenar agua caliente para derretir aún más el dulce y así poderlo lavar con largas mangueras.

Según el experto brigadista Bogdan Kowalski, “el chocolate frío es peor que la nieve” cuando se trata de despejar un camino.

El conductor del camión si acaso quedó con un brazo roto.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio