Venganza política contra León Fierro

Fotos: Cristian Torres
 
Edición Impresa Lunes, 14 Mayo, 2018 12:00 PM

Para Fernando Rosales, solo hay una explicación a la decisión tomada por la Jueza Ruth Esperanza Álvarez: una venganza política. Fierro fue acusado de homicidio calificado por ventaja en grado de tentativa, pero lo único que la Fiscalía pudo acreditar son las lesiones calificadas, que por sí solas no ameritan prisión preventiva, según los abogados Herman López Frank y Marco Carrillo Maza, quienes acusaron a la juzgadora de afectar al acusado, lo que sugiere evidentemente una orden superior para mantenerlo preso

León Fierro Reséndiz pasó en año y medio, de ser un profesor de robótica presumido por el Centro Estatal de las Artes, a enemigo político número 1 del Poder Ejecutivo Estatal. Detenido y apresado desde el jueves 3 de mayo, uno de los líderes del movimiento Mexicali Resiste, es víctima de una persecución política, según lo expresado por el abogado Fernando Rosales, minutos después de tomado el veredicto.

La noche del martes 8 de mayo se llevó a cabo la audiencia de vinculación a proceso, donde los señalamientos por los que se acusaba de Homicidio Calificado por Ventaja en Grado de Tentativa, fueron desacreditados por la Jueza Ruth Esperanza Álvarez, tras escuchar los alegatos de la defensa, pero resultó irrelevante, pues la procuraduría cumplió con el objetivo de mantenerlo preso, por lo menos hasta concluido el proceso electoral.

El argumento para tenerlo cautivo fue que es un individuo peligroso. Curiosamente, el pasado 14 de abril, un criminal acusado de Homicidio en Grado de Tentativa recibió la reclasificación del delito a lesiones y fue beneficiado por un Juez para llevar su proceso en libertad. La víctima era un niño de 11 años, quien perdió la pierna a causa de un atropellamiento y el juzgador concedió todos los beneficios posibles al imputado -con un largo historial delictivo-, pese a que escapaba de la policía a bordo de auto robado.

 

PGJE exhibida en la audiencia

Por querer alcanzar una acusación severa en contra del acusado, el Ministerio Público quedó exhibido en la maratónica audiencia de vinculación a proceso, celebrada el martes 8 de febrero, donde declararon siete testigos, se presentaron más de 50 fotografías, tres videos y se expusieron las pruebas de la Fiscalía.

El coordinador de la Unidad Especializada en Delitos Contra la Vida y la Integridad de las Personas, Daniel González Guerra, encabezó al Ministerio Público, pero fue rebasado por la preparación de los testigos, ya que no pudo arrinconarlos.

El primero de ellos fue el abogado Daniel Solorio que debatió sobre la legalidad del ingreso a la propiedad del Rancho Mena, donde se llevó a cabo la trifulca. A regañadientes aceptó que existen excepciones para el ingreso a un inmueble sin orden de cateo, pero remató con que nunca mostraron documentos que avalaran las labores en el canal donde realizarían los trabajos, lo que mantenía el marcador parejo.

Manifestantes a las afueras del centro de justicia

El único sobresalto fue con la testigo Tania Mitzy Gallaga, quien al rendir su declaración, afirmó que los agentes ingresaron de forma violenta y que León Fierro solo pretendía proteger su vehículo, ya que arrojaron constantes piedras a la unidad Nissan Sentra, color blanco, modelo 2000, con placas de circulación de Baja California, propiedad del acusado.

Y es que el fiscal cuestionó, por no aceptar que Fierro dio reversa a su vehículo y que regresó para empujar a los uniformados; Gallaga trastabilló, pero se mantuvo en su postura, y pese a que se le “refrescó la memoria con su primer declaración”, aseveró que los tiempos fueron distintos y que su intención no era empujar a los oficiales, sino alejarse de las rocas.

La misma versión respaldaron los testigos que afirmaron, Fierro Reséndiz jamás intentó lesionar a los agentes. Sus versiones se reforzaron con videos tomados del diario La Crónica y de testigos del lugar, donde se observa cómo da reversa y cuando vuelve hacia adelante gira ligeramente al lado contrario de donde se encontraban los uniformados. De hecho, la defensa logró acreditar que los oficiales no evitaron el golpe con “maniobras especiales”, sino que León no intentó atropellarlos.

En su turno para declarar, la Fiscalía comentó que tenía las afirmaciones de cinco testigos, incluyendo al oficial afectado, llamado Édgar Manuel Tapia Castro, quien presentaba una lesión de dos centímetros en el antebrazo y otra de 10 en la pierna, realizadas con la defensa del auto; sus heridas no requirieron atención médica, según informó el médico que lo certificó.

La audiencia continuó tranquila. Pocas intervenciones tuvieron la defensa y los fiscales contra la confrontación de ideas, salvo una vez que el testigo Jorge Benítez acusó al Gobernador de “corrupto”, por lo que el MP solicitó respeto.

El momento más emotivo de la audiencia fue cuando el imputado pidió unos minutos para rendir declaración. Por su propia cuenta -y bajo las advertencias de que todo podría ser usando en su contra- despotricó en contra de los fiscales y el gobierno por enjuiciarlo. Reclamó que pasó cinco días encerrado debido a falacias de las autoridades y acusó de “pseudo servidores públicos” a los agentes que lo llevaron a juicio.

En medio de la tensión y después de hablar un poco de su persona, Fierro Reséndiz quebró su voz y lloró, para posteriormente decir que solo lucha por lo que todos los mexicanos deberían tener, por sus derecho. Ante los señalamientos abogó por la humanidad de la jueza, pidiéndole que lo dejara en libertad y que no sucumbiera ante ninguna presión externa, poniendo por encima la justicia.

De manera repentina cambió su semblante y afirmó que continuaría con la lucha por el agua y que si tendría que seguir preso por defender sus ideales, estaría dispuesto a hacerlo, mientras apretaba el puño e intentaba controlar sus emociones; sus colegas se unieron al llanto.

La Jueza Ruth Esperanza Álvarez solicitó un receso de hora y media que se prolongó a más de dos. Al volver, desacreditó todas las pruebas de la Fiscalía. De hecho indicó que ni siquiera se pudo acreditar que León Fierro era el que abordó el vehículo, ya que el proceso de reconocimiento realizado por los agentes, tuvo irregularidades, pero debido a que tanto testigos de la defensa como de la fiscalía reconocieron al imputado, tuvo que darlo por hecho.

En realidad, lo único que el Fiscal pudo comprobar es que la víctima fue lesionada, que los hechos ocurrieron en el Rancho Mena, que el afectado es un policía estatal, y nada más; la intencionalidad de la agresión no pudo sustentarse.

Eso se basaba en testimonios de las víctimas que aseguraron escuchar a Fierro Reséndiz cuando gritó a los oficiales: “Los voy a matar, pinches policías”. Sin embargo, la mediadora consideró que debido a la distancia, era imposible que lo escucharan, además de que en ninguno de los videos quedó registrada alguna palabra amenazante.

Después de escuchar a Ruth Álvarez, los pocos integrantes de Mexicali Resiste que pudieron ingresar a la sala, comenzaron a festejar la victoria, pues la reclasificación del delito abría la posibilidad de llevar su proceso en libertad.

Sorpresivamente, la jueza aceptó la solicitud de prisión preventiva en un delito no grave, por un lapso de dos meses, aseverando que se trataba de una persona violenta que pondría en riesgo a la víctima y a la sociedad.

Además de las protestas, tomó como base la declaración del mismo acusado, cuando aseveró que continuará con su lucha, lo que interpretó como un aviso de que volvería a cometer actos vandálicos contra la empresa cervecera o el mismo gobierno. Fierro pidió nuevamente la palabra y le reclamó que sacó sus palabras de contexto, pero solo recibió una negativa.

 

INCONFORMES, DEFENSA Y FISCALÍA; AMAGAN CON APELAR DECISIÓN

Tanto el abogado Fernando Rosales como el subprocurador Fernando Ramírez Amador, se dijeron inconformes con la decisión de Ruth Esperanza Álvarez.

El funcionario estatal argumentó que en su carpeta existen suficientes pruebas para acreditar la probable responsabilidad de Homicidio Calificado en Grado de Tentativa, por lo que irán a una segunda instancia e incluso comentó que analizan la posibilidad de interponer un amparo.

La justificación es que pretenden ver por los intereses de la víctima, un agente estatal que sufrió lesiones leves, pero que pudo perder la vida de ser impactado por el automóvil.

Ramírez Amador se dijo satisfecho del actuar de la Fiscalía y negó que el caso se construyera con mentiras, pues siempre mantuvieron la objetividad en el caso. Incluso aseveró que respaldarían a la víctima si acepta un acuerdo reparatorio.

Por su parte, el abogado de la víctima, Fernando Rosales, quien fue entrevistado la madrugada del miércoles al salir de la maratónica audiencia de 14 horas, afirmó que la medida cautelar impuesta a su representado es una aberración jurídica y que tiene un trasfondo político.

“Lo reclasifica la juez, es una pena menor a dos años, unos raspones que tiene un agente y se le aplica una prisión preventiva, bajo que es un riesgo para la comunidad. Evidentemente es para tenerlo en prisión preventiva, aunque te puedo por dos meses que está pidiendo el plazo, es un tiempo excesivo, pero se buscará de una posibilidad alterna al conflicto, siempre que haya disponibilidad del agente”.

Ante ello dijo que buscarían el acuerdo con el ofendido, ya que una apelación o un amparo tardarían demasiado y la prioridad es obtener la liberación de su representado.

 

LA AMENAZA Y LA REPRESALIA

En su última entrevista para ZETA, publicada en la edición del 27 de abril, Fierro Reséndiz comentó que cada vez que increpan a algún funcionario estatal, las denuncias se reactivaban de forma inmediata.

El 18 de abril de este año, el secretario Francisco Rueda Gómez salió a la explanada en Centro de Gobierno para comer un coctel de frutas, cuando León Fierro y algunos compañeros lo increparon por su actuar como funcionario, además de acusarlo de corrupto; siete días después se giró la orden de aprehensión en su contra que se cumplimentó la mañana del 3 de mayo.

“El Gobierno del Estado busca cómo acallar las voces, reprimir utilizando la vía jurídica como su garrote”, argumentó en aquella entrevista, donde además lanzó una amenaza de boicot contra eventos de los candidatos del Partido Acción Nacional y de manera específica contra Gina Cruz, aspirante al Senado y esposa de Rueda.

De manera paralela a la detención de León Fierro, se reactivaron páginas de internet como El Informal de Baja California, que mantuvo una campaña agresiva al grado de sugerir una posible participación de León Fierro en el asesinato de su entonces esposa y el frustrado atentado hacia la vivienda de Tania Gallaga, ya que ambos casos se realizaron con una bomba molotov.

También las oficinas de Movimiento Ciudadano -hoy en alianza con el PAN- y una estatua del Club Rotario, aparecieron “grafiteados” supuestamente por integrantes de “La Resistencia”. Tania Gallaga se deslindó y recordó que la última protesta que integrantes realizaron en las oficinas de Poder Ejecutivo, se hizo con gis ecológico que se borra con solo tallarlo.

 

NO PUEDE ENTENDERSE MÁS QUE COMO UN TEMA POLÍTICO: ABOGADOS

Para los juristas Herman López Frank y Marco Carrillo Maza, es un asunto que no puede entenderse más que con tintes políticos, máxime cuando la acusación es un delito menor, por lo que la prisión preventiva está desproporcionada.

La Jueza Ruth Esperanza Álvarez argumentó que Fierro Reséndiz era una persona peligrosa, pues la manifestación realizada en el ejido El Choropo, el pasado 16 de enero, había terminado en un zafarrancho donde resultaron varios policías y activistas lesionados, motivo por el cual, representaría un riesgo para las víctimas y la sociedad.

Herman López Frank aseveró que una prisión preventiva debe darse cuando exista riesgo de una sustracción de la acción de la justicia, o bien, que no tenga un domicilio comprobable en la ciudad. Por ello consideró que no existe una motivación jurídica, lo que hace pensar que el Ministerio Público es usado con otros fines.

Si bien consideró que la decisión de reclasificar el delito fue la correcta, López Frank dudó de la decisión final, argumentando que no tiene justificación y acusó a la Fiscalía de no ser objetiva desde el principio, pues los señalamientos de Homicidio en Grado de Tentativa estaban fuera de la realidad desde el primer momento.

“El argumento de la juez es que es una persona violenta, pues debió prohibirle acercarse a determinado lugar, a persona o determinado grupo de personas, si lo que pretendía la juez era proteger a la víctima del delito”.

Carrillo Maza fue aún más claro al decir que es un asunto meramente político, sobre todo en pleno proceso electoral y que su posible liberación sería después de los comicios del próximo mes de julio.

Comentó que existe una gran presión por este tiempo al grado que en otros estados ha cobrado vidas. Mencionó que de septiembre a la fecha, han asesinado a 88 políticos y solo esta semana van cinco. Puntualizó que estos actos represores son necesarios para entender la dinámica que se vive actualmente por este tema.

Abundó que cuando fue Director de la Policía Municipal, era sumamente complicado lograr obtener una prisión preventiva por un delito que no la otorgara de manera oficiosa, por lo que le parece complicado que un Juez tome esta decisión para un delito como lesiones calificadas.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio