Vecinos de El Sauzal se oponen a desarrolladoras

Foto: Enrique Botello.- Terrenos en dísputa
 
Ezenario Lunes, 7 Mayo, 2018 12:00 PM

Habitantes de Colinas de El Sauzal, un fraccionamiento de nivel medio alto que se ubica en una delegación al norte de Ensenada, continúan con un lío jurídico para evitar la construcción de Gaia Residencial en la zona que contempla el desarrollo de mil 500 viviendas.

La inconformidad deriva de que Colinas de El Sauzal está entregado al Ayuntamiento parcialmente por la constructora y por eso, los servicios públicos que reciben, como abasto de agua, seguridad e infraestructura vial, son insuficientes.
En el lugar se puede ver el avance de los trabajos, esto a razón del movimiento de tierra, aunque los vecinos exigen la suspensión inmediata de la construcción; por ello, un tribunal colegiado en Mexicali determinará, en los próximos días, la continuación o cancelación de la obra.
El lunes 30 de abril, en respuesta a la demanda de amparo, registrada con número 140/2018, interpuesta por vecinos de El Sauzal ante el Juzgado Noveno de Distrito en Ensenada, la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe) presentó un informe donde advierte que en ningún momento ha garantizado el suministro de agua en la zona.
En dicho informe, Cespe reconoce que se cumplió con los requerimientos para llevar a cabo las obras del fraccionamiento, sin embargo, solamente se realizó un estudio sobre el agua que demandará la construcción del proyecto, mas no el vital líquido que exigirán las más de mil 500 viviendas.

A la par, los vecinos de la zona de Playitas presentaron diversos recursos legales, bajo la base de que la construcción de Hotel Lucerna, con capacidad de 143 habitaciones, con restaurante-bar, aforo para 354 personas y salón social para 442 asistentes, omite realizar el debido análisis sobre la disponibilidad de agua en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible para la operación de dicho proyecto, así como para el saneamiento de las aguas utilizadas por el mismo.

Acusan que el proyecto no previene ni analiza en ningún momento, el impacto ambiental que causan dichas obras, tanto en su ejecución como en su operación, en razón del consumo de agua potable.

Ambos grupos argumentan que se violan, entre otros, los derechos humanos al agua y saneamiento, así como el derecho humano a un ambiente sano.

A pesar de ello, el Juez Noveno de Distrito en el caso de Colinas del Sauzal y el Juez Séptimo de Distrito en el del Hotel Lucerna, han negado la suspensión de ambas obras, por lo cual, los habitantes se inconformaron por la discrecionalidad y falta de argumentos con las que los juzgados dieron las negativas.

Los vecinos de Playitas, Colinas del Mar, Colinas de El Sauzal y Cuatro Milpas dijeron sentirse “profundamente ofendidos y decepcionados por la falta de transparencia y de respaldo de las autoridades hacia la ciudadanía”.

Agregaron: “La ciudad de Ensenada se ha convertido en un foco de atracción del turismo y la inversión, entre otras cosas por la floreciente industria del Valle de Guadalupe; pero este turismo y el crecimiento de la ciudad se ponen en riesgo al promover el crecimiento desordenado de la ciudad, sin primero garantizar el suministro de servicios básicos, como vialidades alternas, recolección de basura, pavimentación, iluminación y seguridad para los habitantes actuales. Mucho menos para los futuros”, indicaron.

El regidor coordinador de la comisión de Desarrollo Urbano, David del Moral Silva, informó que en general hay limitantes para los desarrolladores y estos los impone el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP).

“Hay algunos fraccionamientos que nos piden cambio de uso de suelo a efectos de que sean susceptibles para la realización de una obra, pero se han detenido porque el IMIP tiene como condición, que solucionen el problema de recolección de basura, energía eléctrica y agua”, anticipó.

Sobre el tema de Colinas de El Sauzal, dijo que conoce a detalle la situación, sin embargo, se convirtió en un problema jurídico que se inició con un amparo que tendrá que resolver la autoridad judicial y no la municipal.

En general comentó que el desabasto de servicios públicos es una recurrente en Ensenada. Además aclaró que las empresas incumplen con el requisito de hacer una entrega formal al Ayuntamiento, por lo que dejan a la deriva a los habitantes, sin suministro adecuado del agua o alumbrado público, e incluso de energía eléctrica que le corresponde a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio