Semefo Tijuana: 10 médicos para mil autopsias

Foto: Agustín Reyes
 
Edición Impresa Lunes, 14 Mayo, 2018 12:00 PM

El anfiteatro del Servicio Médico Forense de Tijuana recibe más cuerpos por homicidio que cualquier otra ciudad del país, con 2 mil 582 asesinatos desde 2017. A la carga de trabajo para la decena de médicos que realizaron más de mil autopsias en los primeros tres meses de 2018, se suma la falta de apoyo del Poder Judicial en tecnología, presupuesto y equipo

No hay ciudad en el país donde más hombres, mujeres, niños y adolescentes asesinados lleguen a la morgue que en Tijuana. En 2017, se registraron mil 780 homicidios dolosos, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado que, junto a una comparativa de datos de la Secretaría de Gobernación, sitúan a este municipio en el primer lugar nacional en asesinatos.

A esa cifra se suman los 802 homicidios dolosos registrados del 1 de enero al 9 de mayo de 2018, según información de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Tampoco hay otro municipio en México donde más personas mueran en ataques con armas de fuego. Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que, en 2017, mil 180 personas murieron a causa de uno o más disparos de armas de fuego en esta ciudad fronteriza.

El número de ejecutados representa una sobrecarga de trabajo para personal del Servicio Médico Forense (Semefo) y lo sitúa como el que más víctimas de homicidios recibe en el país para determinar causas de muerte y así aportar elementos científicos que la procuraduría pueda utilizar para resolver estos crímenes.

Tan solo de enero a marzo de 2018, los diez médicos legistas que componen la plantilla de Semefo en esta ciudad han realizado mil 45 autopsias.

Desde las corporaciones de seguridad pública, el alto número de cuerpos que llegan se explica como la consecuencia de la pelea entre Cártel de Sinaloa, Cártel Arellano Félix (CAF) y Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el control de la venta y tráfico de droga en Tijuana.

Pero el trabajo no solo es titánico en términos de carga de trabajo, personal forense labora en pobres condiciones. No reciben suficiente hilo, guantes o bisturís, ni siquiera cuentan con una impresora a color para plasmar las fotografías de los cuerpos que, a su vez, se anexan a las carpetas de investigación para ayudar a entender cómo murió una persona.

A estas carencias tan elementales, hay que añadir un presupuesto insuficiente, que es 30 por ciento menor que el de Semefo Mexicali, donde se realizan 90 por ciento menos autopsias que en Tijuana.

 

BUSCANDO BALAS

El lunes 7 de mayo, en menos de ocho horas, cinco cadáveres encontrados en las calles de Tijuana fueron trasladados a la morgue. Uno de ellos presentaba solo dos impactos de bala. En comparación a otros cuerpos recibidos en el último año, con hasta 15 impactos de bala, este parecía ser un trabajo no muy complicado.

Foto: Cortesía.- Tijuana, la ciudad del país con más homicidios cometidos con arma de fuego

Cuando se trata de cuerpos que presentan heridas por proyectil de arma de fuego, si la bala atravesó y salió del cuerpo, el trabajo del médico legista es precisar los orificios de entrada y salida, así como ofrecer una descripción de la trayectoria y las heridas ocasionadas, principalmente.

Pero cuando la bala permanece dentro del cuerpo, el trabajo es más minucioso. El método a seguir consiste en ubicar hematomas, que indican el punto donde la bala provocó alguna herida interna, para iniciar la disección y llegar hasta el objeto. Y si la bala se fragmentó, entonces se deben recuperar los pedazos de metal que la componían.

En el caso del hombre que perdió la vida a causa de dos disparos, uno directo a la cabeza y otro que se almacenó a la altura del pecho, el que perforó la región cefálica, logró salir, pero el otro quedó dentro.

Tomó dos días a los médicos legistas encontrar la bala que había logrado perforar uno de los pulmones e incluso dañar el corazón. Los cortes iniciaron en la región lumbar, de la columna vertebral hasta llegar a la región toráxica.

La recuperación de las balas dentro del cuerpo resulta esencial para la investigación del homicidio, se le considera evidencia balística forense que permitirá al Ministerio Público determinar cuál fue el arma con que se cometió el asesinato.

Y este es el tipo de trabajo que más se realiza en el Servicio Médico Forense, casi la mitad de los cuerpos que se trasladan ahí, presentan heridas de arma de fuego.

Información proporcionada a ZETA indica que de 543 autopsias que se practicaron en el primer trimestre de 2018, como parte de las investigaciones por homicidios dolosos, en 403 se determinó que la causa de muerte se debió a una herida o heridas por proyectil de arma de fuego.

Al revisar la base de datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se confirma que Tijuana no solo es el municipio con mayor número de homicidios dolosos en el país, también es donde más homicidios se cometen con armas de fuego.

En cuanto a homicidios dolosos, por ejemplo, se registraron mil 780 casos. En otros municipios como Acapulco, Guerrero y Ciudad Juárez, Chihuahua, respectivamente, se contabilizaron 834 y 642 homicidios dolosos.

Aquellos cometidos con arma de fuego, de acuerdo con el Secretariado, son mil 180 casos en Tijuana. La cifra está muy alejada del resto de municipios con mayor incidencia en homicidios dolosos.

Acapulco, Guerrero, registró 574 homicidios por proyectil de arma de fuego; Ciudad Juárez, Chihuahua, llegó a los 394; Guadalajara (incluyendo el área metropolitana de Zapopan y Tlaquepaque) documentó 416 casos; en Culiacán, Sinaloa, se cometieron 493; y en Los Cabos, Baja California Sur, 289 casos.

Si la morgue puede servir como el termómetro de una comunidad para conocer los usos y formas de la violencia física y el perfil de las víctimas, los ataques armados en Tijuana dejan más muertos que cualquier otra causa de muerte que se determina en Semefo.

Como segunda causa de muerte en homicidios dolosos, se ubica la estrangulación, con 46 casos, después las heridas de arma blanca, con 30 casos; traumatismos, contusiones y politraumatismos concentran 27 casos y, en una cifra menor, se contabilizaron cinco casos de anoxemia por sofocación y dos más por quemaduras.

Foto: Agustín Reyes.- Sin equipo ni presupuesto suficientes, personal de SEMEFO recibe cientos de cuerpos al mes

La cantidad de recursos que toma cada autopsia no es cubierta en su totalidad por el Poder Judicial. Por ejemplo, para cada cuerpo se requieren de cuatro a cinco pares de guantes, de siete a ocho metros de hilo para realizar las suturas finales y una hoja y media de bisturí para las disecciones.

Personal que pidió el anonimato para evitar represalias, explicó a este Semanario que de las oficinas del Poder Judicial han recibido instrucciones para “utilizar menos hilo” y les envían menos cajas de guantes que las necesarias.

No solo eso, sino que hay métodos más eficientes que permitirían agilizar el trabajo, pero que no son contemplados por el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE). Uno de ellos reduciría los prolongados tiempos que toma realizar autopsias a cuerpos con heridas de bala.

Se trata de un cuarto radiológico, con un costo por debajo de los 100 mil dólares (ya considerada la instalación), que permite identificar la ubicación precisa de balas o esquirlas para su extracción por medio de placas de Rayos X.

En la medicina forense, el uso de radiología se considera uno de los mayores avances, ya que permite obtener imágenes reales del interior del cuerpo y técnicas de imagen, que, a su vez, aportan más elementos a las carpetas de investigación.

 

CON 90 POR CIENTO MÁS TRABAJO QUE MEXICALI, PERO CON MENOS RECURSOS 

La adquisición de dicho equipo no es el único obstáculo presupuestal al que se enfrenta Semefo en Tijuana. De los 954 homicidios dolosos cometidos en Baja California del 1 de enero al 2 de mayo de 2018, el 79 por ciento ocurrieron en Tijuana.

No obstante, personal de Semefo en este municipio trabaja con el 79% del presupuesto que sus homólogos en Mexicali.

El Presupuesto de Egresos 2018 del Poder Judicial -a cuya estructura pertenece el Servicio Médico Forense- indica que Semefo Mexicali recibirá 12 millones 240 mil 265 pesos este año, mientras que a Tijuana se asignó un monto de 9 millones 659 mil 907 pesos.

La lógica para asignar el presupuesto a estas dependencias no parece guardar una relación respecto a la carga de trabajo, ya que en 2017 se registraron 167 homicidios dolosos en la Capital del Estado, lo cual representa el 10% de los cometidos en Tijuana, según información de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).

Esta diferencia en los recursos asignados se traduce, por ejemplo, en 110 mil 447 pesos para la adquisición de productos químicos, farmacéuticos y de laboratorio en Mexicali, donde se realiza un promedio de cinco necropsias diarias.

En cambio, Tijuana, donde se han practicado hasta veinte autopsias en un solo día, tiene autorizado un monto de 80 mil 917 pesos. Cuatro veces más trabajo, pero 30 mil pesos menos en instrumentos para realizarlo.

Otra de las partidas con mayor discrepancia es la correspondiente a servicios de traslado y viáticos, que en Semefo Mexicali se sitúa en 50 mil 733 pesos anuales, más del doble que recibió Tijuana, con 19 mil 881 pesos.

Ya que los médicos legistas que trabajan en Semefo están certificados para realizar los Protocolos de Estambul, como se conoce al manual para la investigación documentación de la tortura, estos requieren el pago de cuotas de peaje, gasolina y viáticos para trasladarse hasta los Centros de Reinserción Social de Tijuana y El Hongo para practicar estos estudios a los internos sujetos a procesos o sentenciados que alegan haber sido víctimas de tortura.

En enero, los médicos legistas pertenecientes a Semefo Tijuana practicaron 18 Protocolos de Estambul, en febrero realizaron 35 y en marzo llevaron a cabo 12.

La diferencia en pagos a personal difiere también entre ambos municipios, mientras Mexicali alcanza los 10 millones 904 mil 871 pesos, Tijuana cuenta con 8 millones 593 mil 508 pesos para tal partida.

 

DINERO PARA JUECES, MAGISTRADOS Y CONSEJEROS, CARENCIAS PARA SEMEFO

Los médicos del Servicio Médico Forense no solo trabajan con material insuficiente, también lo hacen con los salarios más bajos para profesionistas dentro del Poder Judicial, pese a sus especialidades, posgrados y experiencia.

El presupuesto del Poder Judicial se concentra en otros sectores. En promedio, un médico legista en Baja California recibe un salario de 20 mil pesos mensuales, tres veces menos que un juez de control, que llega a percibir 61 mil pesos al mes.

Un magistrado, en cambio, percibe un salario mensual de 107 mil pesos y un consejero de la Judicatura, hasta 209 mil pesos.

No solo se trata de las percepciones mensuales, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2018, se destinan 14 millones 26 mil 937 pesos anuales para seguros de gastos médicos mayores para magistrados, jueces y consejeros.

 

¿QUÉ SE PUEDE HACER?

No solo los médicos trabajan en condiciones adversas. Personal administrativo labora entre olores fétidos que se desprenden de los refrigeradores y planchas del anfiteatro, ya que no hay una división física entre estas áreas.

Dos empleados administrativos para el turno matutino, uno más para el turno vespertino y dos para fines de semana y días festivos, atienden diariamente a decenas de familias que acuden para reclamar cuerpos o buscar a familiares desaparecidos.

Con base en el número de autopsias practicadas en el primer trimestre de 2018, personal de Semefo recibe un promedio de 80 cadáveres a la semana. De estos, 30 corresponden a personas no identificadas ni reclamadas.

Esto implica un plazo mayor en la liberación de trámites administrativos que normalmente toman una semana, para permitir su traslado de Semefo a la fosa común.

Además, los sueldos siguen siendo un problema. Un auxiliar técnico, que asiste en el manejo de cadáveres, tiene un salario de 3 mil pesos a la quincena, pese a tratarse de una labor de alto riesgo.

No obstante, un proyecto permitiría al Servicio Médico Forense recaudar ingresos propios que contribuirían en abatir los rezagos en material médico. El Artículo 348 de la Ley General de Salud permite no solo la inhumación o incineración de cadáveres, también su embalsamamiento. Esta técnica permite conservar más tiempo los cadáveres, que sería una solución para que los cuerpos sean entregados a las familias en mejores condiciones y para terminar con los malos olores que provoca la saturación de cuerpos en Semefo.

Además, su aplicación representa costos mínimos. El equipo para embalsamar tiene un costo de 26 mil pesos, diez veces menos el costo del equipo de ventilación que se instaló en 2017 para dispersar los malos olores provocados por los cuerpos acumulados.

La técnica para embalsar consiste, a grandes rasgos, en retirar toda la sangre del cuerpo e inyectar un compuesto a base de alcohol y formaldehído por la vía venosa, esto para evitar la descomposición del cuerpo. Luego se perforan vísceras y se inyecta más de esta sustancia en la cavidad del pecho.

Sin embargo, la iniciativa ha sido desechada en el pasador por magistrados del Poder Judicial, pese a que está avalada en la Ley General de Salud, incluso, no sería una técnica nueva: en la década de los ochenta, cuando DIF se encargaba del manejo de cuerpos, algunos de estos se embalsamaban.

Si se trata de encontrar presupuesto para adquirir el equipo, se podrían hacer reducciones mínimas al presupuesto de 229 mil 451 pesos anuales para agua y hielo para consumo humano, o a los 548 mil 387 pesos etiquetados para reuniones de trabajos dentro del Poder Judicial.

Mientras tanto, personal del Servicio Médico Forense trabaja en condiciones poco dignas, pero con el triple de deberes que hace seis años, cuando en el primer trimestre de 2012, se realizaron solo 356 autopsias en las instalaciones de Semefo Tijuana.

Si no se invierte en dignificar el área de medicina forense y dotarla del equipo más elemental, además de la mejor tecnología, difícilmente se puede robustecer el sistema de administración y procuración de justicia.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio