Se casan en Tijuana 18 parejas de haitianos


 
Ezenario Lunes, 14 Mayo, 2018 12:00 PM

En una boda colectiva, realizada en la “Primera Iglesia Bautista de Tijuana”, localizada en el Centro de Tijuana, 18 parejas de ciudadanos haitianos, establecidos en esta ciudad, contrajeron matrimonio ante autoridades de su país.

Jocemene Poustin, de 26 años, y Jeremy Rebien, de 31 años, se conocen desde hace 14 años, cuando vivían en la comuna de Jacmel, en Marigot, Haití. Se dejaron de ver cuando el joven se fue a trabajar a Brasil, en 2014, pero en su viaje en busca de refugio humanitario en Estados Unidos,  en 2017, se encontraron en Tijuana y, tras un año de relación, este pasado fin de semana contrajeron nupcias, junto con otros 34 connacionales.

Es la segunda boda colectiva de haitianos que se lleva a cabo en menos de medio año, desde que una comunidad de caribeños se asentó en Baja California, en 2016, en su camino a la búsqueda de asilo, indicó el embajador de Haití en México, Guy Lamothe.

Con éstas suman alrededor de 40 matrimonios de haitianos en la entidad, con los ocho realizados en otro evento colectivo en diciembre de 2017 y otras uniones civiles de caribeños con bajacalifornianos que se han dado esporádicamente.

“El matrimonio permite crear familia y los haitianos creen mucho en la familia, razón por la que estas 18 parejas contraen matrimonio. Ya casados, también pueden tener hijos, lo que les pueden permitir obtener el estatus legal en México”, reconoció y refirió que 51 niños de padres haitianos han nacido en el Estado.

También, dijo, es una forma de crear comunidad, lo que ayuda a integrarse a la ciudad y poder poco a poco aprovechar los beneficios del Estado de Baja California y también aportar a éste, cultural y economía. El deseo, agregó, es convertirse en una comunidad fuerte en la entidad, como lo son los chinos.

El evento se llevó a cabo el 5 de mayo, en el templo bautista ubicado en la esquina de la calle Segunda y Avenida G. Es un espacio que ha acogido a esta comunidad desde su arribo a la ciudad y que llegó a funcionar como albergue.

Fue una ceremonia civil llevada a cabo bajo las leyes de Haití, que fue encabezada por el ministro consejero de la Embajada, Garvey Jean Pierre, y el secretario de Asuntos Consulares, Nesly Numa. Aunque la mayor parte se realizó en creole, eventualmente se traducía al español. “Nunca es muy tarde para decir ‘No, no me voy a casar’. Piensa antes de firmar el papel para que después no haya problema”, dijo en su mensaje uno de los organizadores.

En grupos de cuatro o cinco parejas, pasaban frente a Numa, quien le explicaba las implicaciones del matrimonio, para finalmente plasmar sus firmas en los documentos y sellar su compromiso con un beso, ante las risas del resto de los nuevos matrimonios e invitados; mayormente connacionales.

Al final de la ceremonia, Jocemene Poustin dijo sentirse muy contenta, porque aunque está lejos de su familia, ahora está acompañada de su esposo. Ella trabaja en una imprenta y Jeremy en una gasolinera. Ganan bien, dicen, pero deben dividir su sueldo en sus gastos y en el dinero que envían a familiares en Haití, que es el objetivo por el que se encuentran aquí.

“En Tijuana viven alrededor de tres mil haitianos. Han sido una comunidad muy trabajadora, que no ha dado ningún problema a la ciudad y eso es digno de reconocerlo. La ciudad tiene muchos beneficios y hay que incluirlos. La ciudad es una ciudad de ustedes”, declaró en un evento previo, el director de Atención al Migrante del Municipio, César Palencia.

De aproximadamente 20 mil ciudadanos haitianos que arribaron a Baja California entre 2016 y 2017 con el objetivo de solicitar asilo en Estados Unidos, tres mil se quedaron a vivir de manera permanente en la ciudad, casi la totalidad se encuentra con estatus migratorio regularizado y con permiso para trabajar en la entidad.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio