Política y futbol

Foto: Internet/Napoleón Gómez, del equipo de AMLO
 
Opinionez Lunes, 21 Mayo, 2018 12:00 PM

Ahora que se acerca la final de futbol mexicano para después dar paso al mundial que se celebrará en Rusia, es un buen momento para elaborar una analogía entre la política y este deporte.

Imaginemos que se juega el minuto 60 de 90 que dura el encuentro, es decir, ya transcurrieron 15 minutos del segundo tiempo. La gran pregunta es: ¿cómo va el marcador?

El equipo Morena:

Este conjunto, recién ascendido a la primera división, tiene como centro delantero a Andrés Manuel López Obrador, el popular “Peje”. Gracias a su trabajo individualista, mantiene el juego 2-0 a su favor. “El Peje” ha sido severamente cuestionado por no compartir el balón con alguien más de su equipo.

El jugador López Obrador ya no es muchacho al contrario, se le nota en ocasiones cansado y sobre todo, obsesionado con el triunfo, pero su vasta experiencia en las canchas le ha permito jugar al gusto de la tribuna; por lo tanto es muy aplaudido.

Se dice que realmente es el que manda en su equipo y quita o pone jugadores a su antojo. Recientemente incorporó a compañeros que pertenecían a otros clubes y que era impensable que tuvieran camiseta, como Napoleón Gómez Urrutia o Germán Martínez.

La gran pregunta es si ese marcador le alcanzará cuando falta poco tiempo para que termine el partido. En este momento es claro que prefiere tocar el balón en media cancha y no arriesgar. El equipo rival parece no apretar lo suficiente en la marca, por lo cual, no hay daño en el marcador. Veremos en los siguientes minutos si no la “cruzazulea” por exceso de confianza, como ya le sucedió en torneos anteriores.

Hay que recordar que el marcador 2-0 a favor es el más engañoso en el futbol.

El equipo del Frente:

Ante la debilidad, en los clubes PAN y PRD decidieron unirse en un solo equipo llamado “Por México al Frente”, lo anterior ha desconcertado a sus mismos jugadores, con un sistema de juego donde no saben qué posición tomar. Desconocen si atacan a sus rivales por la derecha o izquierda.

Su principal figura es Ricardo Anaya, una joven promesa que brilló en la segunda división, pero que en la máxima división no termina por acomodarse. Los equipos rivales le han jugado rudo lo que ha mermado su accionar. El jugador Anaya cada que termina un partido, toma el micrófono y lo hace muy bien, sin embargo, lo que dice no se refleja en la cancha.

Tiene a jugadores dentro de su mismo equipo que no se atreven a cuestionar su estrategia, por ejemplo, incluyó en su alineación a Jorge Castañeda, un veterano que ya pasó por todos los clubes de la primera división y en la cancha dejó de ser efectivo.

El tiempo para el equipo del Frente se acaba, por lo que tiene que arriesgarlo todo, de lo contrario, el joven maravilla solo será un jugador del montón que llegó a la liga de ascenso, pero a la hora de la verdad resultó un fracaso.

El equipo Meade:

Llegó con grandes expectativas y quedó solo en eso. A este jugador lo obligaron a ponerse la camisa roja tiempo después de iniciado el partido. Su entrenador, Enrique Peña Nieto, ha sido señalado por “amañar” encuentros, lo que pesó en sus hombros. Nunca quiso desmarcase de su tutor, motivo por el cual quedó como un futbolista que francamente no juega a nada.

Sus compañeros de club son de bajo nivel, por lo que tiene el peligro latente de que varios de sus “hinchas” lo abandonen al seguir perdiendo puntos.

En caso del equipo futbolero de Margarita Zavala y el club Bronco, solo están luchando para no irse a la segunda división.

Del árbitro, en este caso el INE, hablaremos después.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas, comunicación y campañas; se ha desempeñado como vocero en la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Desarrollo Social en el Gobierno Federal así como Director de medios en la Presidencia de la República. También fungió como Director de Comunicación Social en el Gobierno del Estado de Baja California. @CasoAlejandro

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio