Otra vez, víctimas y victimarios…

Foto: Internet/"El Ponchis"
 
Opinionez Lunes, 7 Mayo, 2018 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

1.- A lo mejor, los “nombres” de Édgar “N” y de Omar “N” no le dicen nada al principio; el primero era menor de edad, cuando a finales de 2010 fue detenido en el aeropuerto de Cuernavaca, Morelos, e intentaba viajar a Tijuana. Mientras tanto, Omar es un joven de apenas 20 años, con cierta “fama” en redes sociales, sobre todo entre los que les gusta el rap, con letra que lanza mensajes de violencia.

Quizá recuerde a Édgar “N” si le digo que le atribuyó participación en secuestros, tortura y homicidios, además de ser adicto a las drogas y a sus 14 años de edad era el encargado de degollar y cortar los órganos genitales de los enemigos de su jefe, que lo era a su vez, de uno de los cárteles de las drogas que han abundado en este país desde hace años. Entonces se le conoció como “El Ponchis”, “El Niño Sicario”.

“El Ponchis” fue liberado luego de tres años de su detención y viajó a San Diego, California. En su tiempo, las autoridades del Gobierno Federal y estatal, afirmaron que aprendió a leer y recibió durante su detención, apoyo psicológico e instrucción, pero no aseguraron que estuviera totalmente rehabilitado.

Sin duda, Édgar “N”, “El Ponchis”, “El Niño Sicario” fue y es víctima de una vida llena de drogas, violencia, abandono y carente por completo de atención, cuidados y amor.

2.- Con más de 120 mil suscriptores a su canal de YouTube, 60 videos subidos y casi seis millones de visitas, Omar “N” es conocido en las redes sociales como “QBA” y antes de ser detenido, gozaba de cierta fama entre los que gustan de expresarse mediante este tipo de letras raperas: “vamos a ver quién trae la corona. En esto soy su maestro, soy su sargento, yo tengo un puesto, tengo gobernado el son de la calle, el niño lo ha ganado”.

En otra dice: “En un cabrón me he convertido, sé que ya no valgo nada. Un hijo de la chingada que le gustan las pedradas”. O bien: “mala vida la familia rodea. Mala vida al barrio rodea. Mala vida a todos rodea, sea joven de barrio, sea joven de novela”. Y por ahí se va aludiendo a la violencia.

Omar “N” o “QBA” aceptó haber ayudado en el asesinato de tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) de Jalisco, a quienes después disolvió en ácido con la colaboración de otros presuntos responsables, también detenidos. Los hechos sucedieron apenas el mes pasado y ha causado gran impacto en buena parte de la población del país y hecho eco en el extranjero.

Tanto “El Ponchis” como “QBA”, iniciaron sus carreras delictivas siendo menores de edad, sin haber concluido sus estudios de educación básica; dados los hechos en que se vieron involucrados, saltaron a los titulares de la prensa a las pantallas de la TV y de la web, uno hace casi ocho años y el otro apenas el mes pasado.

3.- Y he aquí lo que debe ponernos a pensar: ¿Cuáles son las circunstancias que los impulsan a delinquir? ¿Pobreza? ¿Ignorancia? ¿Abandono? ¿Hasta dónde llega la penetración de los medios de comunicación entre nuestros niños y jóvenes? ¿Cuánta influencia son capaces de ejercer las redes en ellos? ¿Tiene los padres supervisión efectiva del contenido al que acceden los adolescentes? ¿Saben lo que “suben” o “bajan” de sus cuentas en las redes sociales?

He trabajado por más de 30 años con niños y adolescentes, he visto cómo va cambiando cada generación, su conducta, actitud, nivel de violencia, de agresividad…

Sin duda deberíamos ocuparnos más en ellos, de las causas y no solo de los efectos… antes de que salten a la prensa otros “El Ponchis” y otros “QBAS” que seguramente ya andan por ahí.

P.D.- Lo malo es que, en muchos casos, los padres o los hermanos mayores están igual o peor…

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana. Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio