Los mafiosos con AMLO

Foto: Archivo/López Obrador y Góngora Pimentel
 
Opinionez Lunes, 7 Mayo, 2018 12:00 PM

En alguna ocasión, al médico sacerdote Eduardo Ortiz Alonso, doctorado en bioética, en torno al Caso Paulina, le plantearon en Tijuana, la cuestión de la defensa para que abortara, pues la escritora Elena Poniatowska había escrito un pasquín titulado “Las mil y una heridas de Paulina”, impreso con fondos de grupos como “Católicas por el Derecho a Decidir”.

Con sencillez, el doctor Eduardo Ortiz expresó: “Que yo sepa, Poniatowska sabe de literatura, pero de bioética se ve que no conoce nada”. Así quedó el asunto y a la fecha, nadie se ha tomado la molestia, en los medios tijuanenses, de ahondar sobre temas de la vida, sobre los que el médico sacerdote conoce, como pocos, ya que dedicó casi siete años en Roma, a profundizar en el pensamiento de Xavier Zubiri sobre el tema; además de ser médico titulado. Así quedó el asunto. Poniatowska es mujer de letras, pero ignorante de la bioética. Ni más, ni menos.

Para el proceso electoral 2018, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), que representa a todos los obispos mexicanos, propone que los actuales candidatos a los que hay que apoyar o escoger, deben respetar la vida desde su concepción hasta la muerte natural. No de palabra, sino de hecho.

El escritor y pensador judío mexicano, Leo Zuckermann, indignado con el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se refería a él como una persona ruin, nefasta, crápula, porque Góngora Pimentel (de Ensenada) mantenía en la cárcel, a una de sus amantes (jueza como él), a quien no proporcionaba como dicta la ley, ayuda económica para sostener a sus dos hijos, que por cierto eran de Pimentel (una de sus amantes); por cierto, con discapacidad autista. Brotó como escándalo público otra relación extramarital del presidente de la Suprema Corte con otra mujer en el ámbito jurídico. Incontrolable este magistrado, lamentaba Leo Zuckerman, sería el faro de “luz jurídica” de llegar a la Presidencia en 2012, lo afirmaba AMLO.

En una charla con el señor Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, a quien siendo Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, éste se mofaba llamándole “cabernal”. Para el Arzobispo de Guadalajara, por revelaciones de un magistrado de la Suprema Corte, interesado en la vida y hombre de leyes, pero también de fe. Desafortunadamente, magistrados como Olga Sánchez, actual candidata a senadora por Morena, -expresó el Cardenal Sandoval- habían sido “maiceados”, les dieron millones para que “aprobaran” las leyes a “favor del aborto” y de los matrimonios igualitarios entre homosexuales y lesbianas.

Desgraciadamente, para AMLO, mafiosos como Rosario Robles, Marcelo Ebrard, Góngora Pimente, el mismo López Obrador, desde el Gobierno del Distrito Federal, han sobornado a algunos magistrados de la Suprema Corte para validar por presiones económicas, leyes contra la vida; por las que hasta ahora han sido asesinados en el vientre materno más de cien mil criaturas, que incluso podrían haber sido entregados en adopción y no terminar en un basurero o como suele hacer Planned Parenthood -organización criminal abortista-, vender en partes a los niños abortados, sus tejidos, sus ojos, sus órganos. Todo un negocio del aborto.

Todo comenzó con la sucesora de AMLO en el DF, con la llamada “Ley Robles”, después apoyada por el presidente de Morena y por siniestros mafiosos, como Marcelo Ebrard y Góngora Pimentel.

Los mafiosos con AMLO.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali. Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio