“El Panadero” secuestró a un policía en Chihuahua y pidió, como recompensa, dos cadáveres


 
Nacional Sábado, 12 Mayo, 2018 05:30 PM

“El Panadero”, o Jorge Alan Zafiro García, secuestró a un policía estatal para que le regresaran dos cadáveres en Chihuahua; pasará cinco décadas en una celda.

Ciudad de México, 12 de mayo (SinEmbargo).- Jorge Alan Zafiro García, alias “El Panadero”, dirigió a un grupo delictivo en Cuauhtémoc, Chihuahua, y tendrá que pasar cinco décadas tras la rejas.

Cuatro años atrás, “El Panadero” condujo a su célula criminal a secuestrar a un policía estatal con el objetivo de presionar a las autoridades para la entrega de dos cuerpos sin vida.

“Los hechos ocurrieron el 10 de agosto del año 2014, en Creel, municipio de Bocoyna, cuando los delincuentes privaron de la libertad a un elemento de la Policía Estatal Única (PEU), división investigación en el exterior del Salón Profortarah”, indicó la Fiscalía de Chihuahua en un boletín.

Mediante una rápida intervención de los agentes investigadores, lograron rescatar a su compañero y detener a los responsables, entre ellos a Jorge Alan Zafiro García y a Javier Alonso López Zafiro, también sentenciado a 50 años de prisión.

El 26 de abril, este diario informó que Tomás “N”, alias “El Tomazín”, considerado como uno de los principales generadores de violencia en el municipio de Tuxtepec, Oaxaca, fue detenido.

El sujeto, quien habría trabajado como sicario para el Cártel de los Zetas, está vinculado con al menos 30 homicidios, informó esta tarde la Policía Federal (PF).

“Derivado de investigaciones de gabinete y campo, elementos de la corporación cumplimentaron una orden de aprehensión contra el presunto homicida, a quien aparentemente se le relaciona con una organización delictiva con presencia en la Cuenca del Papaloapan, Veracruz, y Tuxtepec, Oaxaca”, indicó la dependencia.

Para llevar a cabo la ejecución del mandato, profundizó la PF, agentes federales implementaron un operativo en el municipio de Fortín de las Flores, Veracruz, donde Tomás “N” fue asegurado, sin realizar un solo disparo de arma de fuego.

El presunto criminal fue puesto a disposición de la autoridad ministerial correspondiente, quien continuará con las indagatorias subsecuentes para determinar su situación jurídica.

Y diez días después, también SinEmbargo abordó el otro caso de un psicópata:

José Quintín López Ortiz bebió alcohol y consumió drogas esa noche del 2006. Después, “en el viaje”, tomó un fusil AR-15 y mató a sus compañeros y a un desconocido.

Era jueves 5 de octubre. López Ortiz, ahora sentenciado a pasar 40 años en prisión, llegó a la ciudad de Chihuahua. Iba acompañado de Marcos Manuel Bojórquez Gastelum y José Alfredo López. Los tres, dice la autoridad, “tenían la intención de ejecutar actos relacionados con el crimen organizado”.

Se hospedaron en un domicilio ubicado en la calle Tomas de Zigarrán, de la colonia San Francisco III Etapa, y consumieron bebidas alcohólicas, cocaína, marihuana y psicotrópicos. Ya bajo los influjos de las drogas, José Quintín “creyó que sus compañeros lo iban a matar”. Y abrió fuego.

“Tras cometer los crímenes, José Quintín tomó un arma y tres cargadores, con los cuales huyó de manera pedestre, y a unas cuadras del lugar amagó a una mujer que circulaba en un automóvil Renault, línea Clio, modelo 2004, para desapoderarla del mismo”, indicó la Fiscalía de Chihuahua.

“Durante la huida, se detuvo en un semáforo ubicado en la intersección del Periférico de la Juventud y calle Noche Buena, donde descendió del automotor e intentó desapoderar a Jesús Manuel Hernández Meza de una pick up; sin embargo, el conductor se resistió al robo, por lo que le disparó en diversas ocasiones y se fugó del lugar a bordo del auto Renault”, detalló.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio