El circo de las elecciones (Segunda y última parte)


 
Cartaz Lunes, 7 Mayo, 2018 12:00 PM

Pero queridos lectores, la solución no es votar por un candidato enfermo por el poder, tal parece que el capricho de AMLO por fin se le hará realidad.

Una encuesta realizada por el Reforma dice que, de ser hoy el día de las elecciones, ganaría AMLO con un 48% de los votos; seguido por Ricardo Anaya, con un 26%; José Antonio Meade, con un 18%; Margarita Zavala, con 5% de los votos y Jaime Rodríguez “El Bronco”, con 3%.

¿Quitar al PRI del poder o evitar que AMLO llegue al poder?, es la pregunta recurrente en las redes sociales. Jóvenes apoyando propuestas e iniciativas de AMLO con la fiel esperanza de que él salvará a México de la corrupción; son los jóvenes a los que Andrés Manuel ha convencido poco a poco de que el cambio vendrá con y solo con él, pero no nos confundamos, no perdamos de vista el objetivo principal. No estamos siendo racionales, estamos actuando con base en nuestro enojo y hartazgo y este candidato ha sabido manejar muy bien estos sentimientos a su favor.

Por otro lado, también existe la lucha por el poder de todos los candidatos postulados, entre ellos se atacan, se sacan sus trapitos a la luz e insultan sus estrategias políticas, pero no nos dan una solución contundente a las problemáticas tan graves que existen en nuestro país; todos hablan de mejorar la educación, de igualar los sueldos entre hombres y mujeres, de la inclusión social, entre muchos otros temas muy interesantes, pero queridos candidatos, de qué nos sirve que nos prometan tanto si el problema está en lo coludido y corrupto que es nuestro sistema político.

Ahora resulta que cualquier charlatán puede llegar al poder en un país. La sociedad está enojada y tan descompuesta que optan votar por cualquiera sin tener tantita información al respecto. Como el caso de nuestros vecinos estadounidenses con la llegada del cero experimentado, pero muy bien posicionado Donald Trump que tiene políticas muy agresivas ante los migrantes, una opinión bastante xenófoba y racista, argumentos sin pies ni cabeza y una actitud prepotente y machista.

Esto ya se está convirtiendo en votar por “el menos pior” y no me lo tomen a mal, no es conformismo, es mi realidad. No sé si anular mi voto o seguir esperando a que en el resto de las campañas, algún candidato logre llenar mis expectativas o al menos que pueda sentir un poco de empatía.

No cometamos el mismo error que Estados Unidos y otros países, estemos preparados e informados, tomemos la iniciativa nosotros mismos de buscar el cambio adecuado para nuestro país y nuestro futuro. Seamos analíticos, nosotros vivimos día a día lo que es ser mexicano; conozcamos lo que pasa dentro de la política de nuestro país, exijamos el cambio. Hay que ser el cambio.

 

Jimena Parra Gutiérrez.

Estudiante de Relaciones Internacionales en ITESM.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio