Al recinto de los inmortales

En el salón de Codeme
 
Deportez Lunes, 14 Mayo, 2018 12:00 PM

La rosaritense Rosy Torres, se convirtió en la primera racquetbolista en ingresar al Salón de la Fama de la Codeme. Entre sus logros destaca una medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2003 y el subcampeonato en Centroamericanos de 1993

Con más de 25 años de carrera, la racquetbolista Rosy Torres fue inducida recientemente al Salón de la Fama del Deporte de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme).

La rosaritense, retirada desde hace seis años de las canchas, recibió la distinción en abril en Ciudad de México, por su reconocida trayectoria dentro del Racquetbol.

El organismo realiza esta premiación cada dos años, seleccionando a lo mejor del deporte mexicano en diferentes disciplinas, teniendo como mínimo seis años en el retiro.

De esta manera, Torres se convirtió en la primera racquetbolista bajacaliforniana en ingresar al recinto de los inmortales de la Codeme.  Entre sus principales méritos está el haber logrado el primer triunfo en la historia en dobles para México en unos Juegos Panamericanos, conseguido en 2003 en República Dominicana, frente  a Estados unidos.

“Estoy muy contenta por este reconocimiento, hubo más de 200 propuestas y solamente quedamos nueve deportistas. Es un premio al esfuerzo de 17 años que estuve representando a la selección mexicana, compitiendo por varias partes del mundo”,  comentó la ex jugadora, y relató cómo se dio la inducción al recinto de los inmortales del deporte:

“Hace cuatro meses, el presidente de la federación me dijo que llenara el cuestionario, donde podría ganar este reconocimiento nacional. Hace un par de semanas nos habló Codeme, diciéndonos que fuimos elegidos para el Salón de la Fama. Para mí es como la cereza en el pastel, y todavía más bonito porque soy la primera racquetbolista que estará inmortalizada, obviamente después de mí vendrán más jugadores que serán candidatos a este premio”.

Torres aseguró que en su larga trayectoria existen dos momentos que marcaron su carrera, “uno, cuando apenas empezaba en 1993, en Puerto Rico, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, quedé en segundo lugar. Fue uno de mis mejores juegos, pero el mejor momento es sin duda en 2003, cuando ganamos el oro en dobles con Susy Acosta. Yo entrenaba hasta cuatro cinco horas diarias para lograr el campeonato, al principio es cierto que nos costaba ganar, principalmente a Estados Unidos, hasta que les ganamos. Haber ganado ese torneo fue increíble, porque a partir de ahí comenzamos a ganar todos los juegos internacionales”, detalló.

“Tuve varios entrenadores, empezando con mi mamá. Luego me llevaron a Nueva York a  aprender la técnica con Jim Winterton. En torneos internacionales siempre nos acompañaba el profesor Javier Moreno, mientras que aquí el entrenador era Arturo Martín”.

— ¿Cómo ves actualmente el Racquetbol en Baja California y en México?

“Creo que contamos con grandes jugadores a nivel nacional. Tenemos a Paola Longoria, la mejor del mundo, además de Samantha Salas. Mientras que en nuestro Estado pues tenemos altas y bajas. Álvaro (Beltrán) es una buena imagen, pero siempre puede haber más empuje para apoyar a nuestros jóvenes”.

Pese  a estar retirada desde hace seis años, Torres jamás se ha alejado de las raquetas, ni de la niñez, “estamos promoviendo y realizando torneos de Racquetbol, además, tenemos la Casa de Niños y Niñas de Rosarito, donde ayudamos las nuevas generaciones. Ahí estamos construyendo una cancha de Racquetbol que servirá para promover este deporte en Rosarito”, dijo a ZETA.

 

SU HISTORIAL   

La historia de la rosaritense comenzó a escribirse en 1980, mientras que su primera competencia oficial se dio en 1985.

“Gracias a mi mamá aprendí a jugar Racquetbol, era muy inquieta y ella fue la que me comenzó a llevar, y así fue como inicio todo esto, entrenando en el Club Campestre”, confesó la ex racquetbolista que consiguió su primer logro en 1987, en el Campeonato Nacional; fue primer lugar en dobles junto a Angélica Rosiles.

En 1991 consiguió el segundo lugar en singles dentro del Campeonato Nacional disputado en Tijuana. En 1992 debutó en torneos internacionales al participar en el Campeonato Copa Américas en Tegucigalpa, Honduras, donde obtuvo el tercer lugar con la selección mexicana.  En 1993 continuó con su ascenso participando en la Copa de las Américas, logrando la tercera posición con el equipo femenil, y con el equipo mexicano en Buenos Aires, Argentina, clasificando para los Juegos Panamericanos.

En 1994, Rosy Torres ganó el primer lugar en singles y dobles junto a Guadalupe Torres en el Campeonato Nacional que se celebró en Playas de Rosarito.

Un año después participó en Juegos Panamericanos en Buenos Aires, Argentina, ubicándose en el quinto lugar en singles y tercero en dobles, también con Guadalupe Torres.

De igual manera, estuvo en el Campeonato Mexicano en Chihuahua, Chihuahua, quedando en primer lugar en singles y primer lugar en dobles con Guadalupe Torres.

Y tuvo destacadas participaciones dentro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Santo Domingo, República Dominicana 2002; Torneo Invitacional de Cali, Colombia 1997; y de Calgary, Canadá, en el mismo año; así como en el Campeonato Mundial de Cochabamba, Bolivia, en 1998. Sin olvidar su incursión en la Copa de las Américas de 1996 a 2003 y en el Campeonato Mexicano en el mismo lapso.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio