Tres proyectos de Álvaro Blancarte

Fotos: Alejandro Gutiérrez
 
Cultura Lunes, 30 Abril, 2018 12:15 PM

Actualmente expone “Retro-abstracción 30” en la UABC en Tecate; es el único artista radicado en Baja California que fue invitado al Primer Simposio Internacional de Artistas Plásticos “El ombligo de la luna” en Ciudad de México, del 22 de mayo al 3 de junio; en la temporada de vendimia, exhibirá la individual “Para Xólotl” en la galería Encuentro Guadalupe. En el “Pueblo mágico” dirige el colectivo Perro Negro

Tras el sismo del 19 de septiembre de 1985 en la Capital del país, Álvaro Blancarte decidió cambiar su residencia a Baja California. Junto con su esposa Marta Aragón y sus cinco hijos, salió de la Ciudad de México el 19 de diciembre de aquel año, manejando una camioneta Rambler modelo 1983; pasó por Culiacán, Sinaloa, para celebrar las fiestas navideñas y de Año Nuevo con algunos familiares. Hasta que llegó a Tecate, el 12 de enero de 1986, “huyendo del terremoto de México”, recordó en entrevista con ZETA el artista plástico de 84 años de edad (Culiacán, 27 de marzo de 1934).

El pueblo fronterizo ya era bastante conocido para Álvaro Blancarte, pues, confesó, desde su niñez visitaba constantemente a su familia materna: su abuela Laura Lafarga Manjarrez y su madre Laura Osuna Lafarga vivían en el “Pueblo Mágico”. Pero cuando el artista se estableció en Tecate ya solo vivía su tío por vía materna, César Osuna Lafarga. Blancarte decidió que Tecate era la mejor opción para continuar su trayectoria artística y emprender su nuevo taller; entonces tenía 51 años y en su estudio empezó a recibir a los primeros alumnos.

“Yo tenía mi taller en mi casa, en el Rancho Ibáñez, saliendo de Tecate, rumbo a Tijuana. El primer alumno que cayó ahí fue el doctor Gabriel Adame, comenzó a tomar clases en mi taller”, evocó Blancarte.

Aunque en 1986 la Universidad Autónoma de Baja California  ya tenía casi tres décadas de fundación, todavía no tenía presencia oficial en Tecate. Dos años después de que Blancarte se estableció en Tecate, fue invitado a participar en la fundación de la Extensión Universitaria de la UABC.

“A mí me llamó un día el primer director que hubo del Campus universitario, que fue Extensión Universitaria, el licenciado Luis Fernando Angulo, en 1988; desde un año antes me decía: ‘Álvaro, ya va a haber Universidad aquí en Tecate, ojalá puedas colaborar conmigo’. Un día me dijo: ‘Ya llegó la Universidad, quiero que tú inicies el Campus universitario con clases de pintura y escultura’”.

En Tecate vivía también el maestro Salvador Magaña; entonces Blancarte lo invitó a formar parte del recién implementado proyecto universitario. Rememoró que ambos fueron los primeros maestros de la UABC en Tecate:

“Me dijo Luis Fernando Angulo: ‘Hay aquí un escultor y ceramista, es el maestro Magaña, pero no quiere venir, ¡convéncelo!’. Fui y convencí a mi gran amigo Salvador Magaña. Él venía triste, dolido, por el 68, pero lo convencí, así iniciamos Extensión Universitaria. El maestro Magaña y yo fuimos los primeros maestros de la UABC en Tecate, se inició con Artes Plásticas. Ahora ya hay más carreras, pero se inició con Artes Plásticas”.

En otras palabras, por su figura de cofundador en 1988 de la actual Unidad Universitaria de la UABC en Tecate, autoridades del alma máter bajacaliforniana consideraron oportuno invitarlo a exhibir una individual como parte de las celebraciones del 30 Aniversario de la institución académica.

 

LA CELEBRACIÓN

La individual “Retro-abstracción 30”, de Álvaro Blancarte, es el título de la exposición inaugurada el miércoles 25 de abril por la noche en la Galería Espacio Norte con la que la UABC conmemora su 30 Aniversario en el “Pueblo Mágico”, misma que se exhibirá durante mayo y parte de junio de 2018.

En “Retro-abstracción”, Blancarte propone 30 “neofrescos” (tal como la crítica Raquel Tibol definió su obra) de mediano y gran formato, tanto algunas piezas de la serie “Hecho en México” que exhibió en el Centro Estatal de las Artes de Tecate (CEART), como diversos cuadros inéditos creados en 2018 especialmente para la celebración del 30 Aniversario de la UABC en Tecate.

“La exposición tiene 30 cuadros chicos y grandes; una parte de los cuadros no son repetidos de la retrospectiva anterior, tiene una parte muy importante de lo que presenté en ‘Hecho en México’ en 2017 y obras sobre todo grandes que no se han presentado en ninguna parte, además de obra chica como obra nueva”, expresó a ZETA el artista.

“‘Hecho en México’ está relacionado con la calidad moral, espiritual e intelectual que tiene el mexicano; en realidad es un homenaje a la pintura, un homenaje al arte, un homenaje no a un final, sino a un principio de una nueva época para mí”, apostilló.

Una de las obras emblemáticas de “Hecho en México” es el tríptico titulado “La bandera”, de 2017, de 1.20×1.50 metros, 1.50×1.50 y 1.20×1.50; en el centro, en lugar del escudo nacional, Blancarte plasma la historia trágica del país con motivos alusivos a diversos hechos cruentos desde 1968 (Tlatelolco) y 1971 (Halconazo), hasta 2014 (Ayotzinapa):

“Qué lástima que México haya llegado a lo que ha llegado ahorita -lamentó Álvaro Blancarte-, es una carga que nos ha dejado la política mexicana, que nos haya orillado a la situación que está viviendo México ahorita. México no tiene remedio para poco tiempo, México es un proceso tan largo que ni mis nietos lo van a ver que se componga, ni siquiera la mitad de lo que padecemos nosotros; yo creo que es un proceso muy largo y ojalá y en realidad el mexicano agarre conciencia de lo que tenemos, de nuestra riqueza cultural, de nuestra riqueza espiritual, de nuestra historia; no podemos aventar la historia por la borda ni a un pozo”.

La individual de Blancarte es como un viaje por su propuesta abstracta que caracteriza su obra, tal como advierte Sergio Rommel Alonso Guzmán, subdirector general de Educación e Investigación Artísticas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en un texto que acompaña la exhibición:

“Blancarte nos lleva de paseo en estas treinta obras por las disoluciones del tema en la pintura occidental; desde la vitalidad del color de tinte simbolista a la Matisse, a los trazos fuertes y espontáneos a la Franz Kline; de cierto geometrismo a lo Kandinsky y Klee al chorreado intencionalmente accidentado a la Jackson Pollock.

“Desconectado ahora sí (por lo pronto) de la neo-figuración, Blancarte se focaliza en la abstracción; en la abdicación al tema. Consciente de la arbitrariedad de lo orgánico apuesta a cumplir la aspiración de ‘redimir al objeto de su vinculación con las otras cosas’ (Wilhelm Worringer): No abstracción americana a la Carlos Mérida ni abstracción matérica a la Álvaro Blancarte. El artista, una vez más, se supera a sí mismo. Sí a la abstracción pura. Abstracción post-Blancarte”, concluye Rommel Alonso.

“‘Retro-abstracción’ está cien por ciento ligada a la pintura matérica como lo fue ‘Hecho en México’. Para mí es importante que mi obra esté ahí para que vea la gente universitaria lo que yo hago, como ex maestro de la Universidad, como primer maestro que hubo en el Campus de Tecate. ‘Retro-abstracción’ es un recordatorio de cómo han sido las cosas aquí en Tecate”, manifestó un jovial Álvaro Blancarte a este Semanario y compartió gustoso otros de sus proyectos, tanto en Baja California como en Ciudad de México.

 

EN EL PRIMER SIMPOSIO INTERNACIONAL DE ARTISTAS PLÁSTICOS

De un total de 31 artistas plásticos mexicanos, Álvaro Blancarte fue el único creador radicado en Baja California invitado a participar en el Primer Simposio Internacional de Artistas Plásticos “En el ombligo de la luna”, que se llevará a cabo en Ciudad de México del 22 de mayo al 3 de junio.

Con la premisa “El arte jamás volverá a verse igual” y convocado por  Fundación Cultural Jorge González Camarena, AC, Kúpula Art México y Fugitivas Art and Design, en colaboración con el INBA, Instituto Politécnico Nacional (IPN), Museo de los Pintores Oaxaqueños (MUPO), Museo Nacional de las Culturas, Universidad Autónoma de la Ciudad de México, entre otras instituciones, “En el ombligo de la luna” congregará a 31 artistas mexicanos y 25 extranjeros.

De acuerdo con la invitación enviada a Blancarte por Rita Morales Martínez, presidenta del comité organizador, se trata de un acontecimiento artístico que se ha llevado a cabo en países como Francia, Alemania, Eslovaquia, Rusia, Irán, Turquía, Corea, Bosnia Herzegovina, Italia, Hungría, Holanda, Noruega y Transilvania, entre otros; en esta ocasión la sede es México.

“Desde hace más de diez años, artistas de todo el mundo se han encontrado en diferentes países para compartir parte de sus proyectos artísticos, en ellos se han fundido expresiones multiculturales que se conjugan en un espacio de creación pictórica donde las formas emergen con un solo rostro”.

Entre la diversidad de actividades en torno al arte contemporáneo, “En el ombligo de la luna” destaca la exhibición colectiva final de los artistas convocados.

“Juntos, los artistas de México y el mundo, crearán la Primera Colección de Arte Contemporáneo inspirada y realizada en el Ombligo de la Luna: México. Esta conjunción artística transmitirá saberes a estudiantes mexicanos interesados en el Arte y a una sociedad formada dentro de él a lo largo de su historia”, detalló el comité organizador.

En cuanto a su participación en “En el ombligo de la luna”, Blancarte valoró en entrevista con ZETA el acontecimiento artístico que por primera vez ocurre en México y del cual formará parte.

“‘En el ombligo de la luna’ es un evento nuevo aquí en México; convivir esos días con los demás artistas enriquece, ver qué hacen los demás compañeros en el arte, ver hasta dónde se puede llegar con el concepto; en fin, es un evento que puede funcionar muy bien y ser importante como evento de arte contemporáneo. Hay que proponer cosas que funcionen, que tengan fuerza, que en realidad tenga la esencia de lo que es el arte y lo que implica el arte dentro del arte contemporáneo.

“El itinerario está ligado a trabajar cuatro horas diarias en la obra de uno por los días que va a estar uno ahí, y el demás tiempo dedicarlo a ir a diversas partes históricas y culturales, está muy completa la idea; yo ya estoy listo para hacer un proyecto, yo en lo personal tengo ganas de participar, trabajar mucho y hacer una buena propuesta matérica y abstracta”, expuso Blancarte, quien compartió algunos detalles de otra exposición.

 

INDIVIDUAL EN EL VALLE DE GUADALUPE

Además de crear obra para la muestra “Retro-abstracción 30” y mientras trabaja en su propuesta artística a desarrollar en el Primer Simposio Internacional de Artistas Plásticos “En el ombligo de la luna”, el maestro Álvaro Blancarte se encuentra en su taller “La panocha” creando piezas para una individual que compartirá en el Valle de Guadalupe.

Entre obras abstractas de las series “Barroco profundo”, “Matéricos”,Una perra llamada la vaca”, “Kaimansutra” o  “Chamanes” que inundan su taller en Tecate, Blancarte adelantó que la individual se titulará “Para Xólotl” y se exhibirá entre junio, julio y agosto, durante la temporada de vendimia, en la galería Encuentro Guadalupe, a su vez ubicada en la Ruta del Vino del Valle de Guadalupe.

“El tema que seleccioné es algo figurativo. Xólotl es el ‘dios perro’, entonces estoy haciendo una serie de perros, de lo que significan en la mitología, la historia y en todo lo que es prehispánico. Es una exposición en homenaje a Xólotl, el ‘dios perro’, hermano de Quetzalcóatl; Xólotl es el dios que creó al xoloitzcuintle para que acompañara al tolteca, al chichimeca, al azteca, al inframundo cuando muera y en la vida que estuviera con él como protección; es un homenaje a Xólotl, al xoloitzcuintle y al perro en sí”, expresó el artista plástico.

“Para Xólotl” estará integrada por alrededor de 30 piezas de mediano formato, desde 60×60 centímetros y 80×80,  hasta de 100×100 y 150×150 centímetros, donde retoma la figura del perro que previamente ha trabajado, principalmente en la serie “Una perra llamada la vaca”:

“Seguí un poco el recuerdo mío de ‘Una perra llamada la vaca’, incluso yo recuerdo que de ‘Una perra llamada la vaca’ hice 250 cuadros con una plantilla, estoy usando la plantilla nuevamente en dos tamaños diferentes para hacer la serie; la plantilla me da la opción de hacer una fijación de la misma figura y darle mis agregados para hacer variantes. En 250 cuadros que hice de ‘Una perra llamada la vaca’ nunca hice algo repetitivo que aburriera al que lo ve, siempre había una variante, es lo que estoy haciendo aquí en ‘Para Xólotl”.

En cuanto a los colores de los perros que integran la serie, como azul, turquesa, violeta o rosa, el artista argumentó:

“Los perros pueden ser azules; es un poco la libertad de lo que es la pintura fauve, el fauvismo tiene la libertad de pintar un lago azul o rosa; o sea, tienes que romper con las reglas, romper con el perro y no aburrir con el mismo perro siempre”.

 

DIRIGIENDO EL COLECTIVO PERRO NEGRO

Otro de los proyectos en los que participa este año el maestro Álvaro Blancarte, es en la fundación y coordinación del colectivo Perro Negro en Tecate, en el que colaboran jóvenes artistas como Luis Cuevas, Jesús Manjarrez, Sergio Toledo, Aram Arce, Daniella Moller, Eréndira Cisneros y Rosco, entre otros.

El objetivo es regular las pinturas que se hacen en espacios públicos del “Pueblo Mágico”.

“Yo estoy proponiendo que ninguna autoridad, ni la presidencia municipal, ni el gobernador ni nadie puede decir a alguna gente ‘usa esa pared’ sin saber qué va a hacer en la pared, porque una gente que ignora lo que es el arte no puede decidir; entonces, yo estoy proponiendo que al colectivo Perro Negro se tome como parte esencial para hacer selección, qué tiene calidad y qué no dentro del arte público”, expresó a ZETA Blancarte.

“No queremos que llegue un fulano y diga: ‘oye, tú que vas pasando, pinta ahí’; ‘hey, oye, ¿quieres pintar?, pinta ahí’. Están echando a perder el muro, en primer lugar. Quiero que se reglamente todo eso aquí en Tecate, es un ‘Pueblo Mágico’”, consideró.

La propuesta de regular el arte público en Tecate se presentará próximamente a la Comisión de Cultura del Cabildo, “tenemos que vigilar que lo que se haga de arte público esté bien hecho”, señaló el maestro.

Entre otras iniciativas, a través de Perro Negro, Blancarte también propiciará el intercambio de propuestas para trabajar proyectos de arte público en otras ciudades. Para empezar, confirmó que Aram Arce, Sergio Toledo, Luis Cuevas y Jesús Manjarrez intervendrán en mayo diversos espacios de Culiacán, Sinaloa, cuyo proyecto se llevará a cabo en coordinación con el Instituto Sinaloense de Cultura; posteriormente, artistas sinaloenses participarán en algunos proyectos de arte público en Tecate, para corresponder al intercambio.

Ante los diversos proyectos en los que participa a sus 84 años, Álvaro Blancarte concluyó enérgico: “Me siento como de 48. El secreto es tener ganas de hacer las cosas, trabajar, no queda de otra; el tiempo que me quede es para trabajar”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio