Templo cívico. México: su pasado, presente y futuro (Trigésima novena parte)


 
Cartaz Lunes, 9 Abril, 2018 12:00 PM

Fue secretario de Gobernación desde el 28 de agosto hasta el 30 de noviembre de 1928, pero antes de tomar posesión del cargo, fue asesinado en un banquete que se celebró en su honor, el 17 de julio de 1928. El Congreso designó presidente interino de la República, cargo del que tomó posesión el 1 de diciembre de 1928. Durante su mandato trató de calmar los ánimos, exaltado por el asesinato de Obregón, y convocar a nuevas elecciones. Favoreció también el reparto de la tierra a organizaciones campesinas y estableció escuelas agrícolas. Desde el inicio de su gestión reanudó las negociaciones con la Iglesia, tratando de resolver el problema religioso. Al inicio de su gobierno hubo levantamientos de protesta en Veracruz, Sonora, Chihuahua y en otras partes por generales rebeldes; de modo que el 3 de marzo emitieron el Plan de Hermosillo, el cual invitaba al pueblo a levantarse en armas, desconociendo a Portes Gil como presidente, a su vez que se manifestaban en contra del expresidente Plutarco Elías Calles al considerarlo un instigador de la persecución religiosa que desembocó la Guerra Cristera, dejando miles de muertos entre 1926 y 1229.

La rebelión fue dirigida por José González Escobar que contó con el apoyo de los cristeros. Portes Gil nombró Secretario de Guerra a Calles, y el Ejército comandado por él, derrotó en corto tiempo a los rebeldes. En su gobierno logró concluir, mediante acuerdos con la jerarquía católica, la rebeldía cristera que había costado 70 mil muertos.

Además concedió la autonomía a la Universidad Nacional de México, cerrando así un importante conflicto social; promulgó la Ley Orgánica del Ministerio Público y el Código Penal y suprimió los jurados populares; asimismo creó la Asociación Nacional de Protección a la Infancia; implantó el Servicio Industrial y de Protección Social y se inauguró el aeropuerto de la Ciudad de México.

En marzo de 1929 declaró constituido el Partido Nacional Revolucionario (creación de Calles). El PNR apoyó la candidatura a la presidencia de Pascual Ortiz Rubio, mientras los intelectuales y estudiantes apoyaban a José Vasconcelos. Las elecciones presidenciales del 17 de noviembre de 1929 dieron el triunfo al PNR, y el 1 de diciembre José Vasconcelos se declaró Presidente de la República, alegando ante la nación, un fraude electoral (las elecciones se habían realizado entre fraudes, desórdenes, heridos y muertos).

Finalmente se aceptó al candidato a la presidencia de la República por el PNR, quedando como presidente electo, Pascual Ortiz Rubio, que asumió el cargo el 5 de febrero de 1930 y en ese mismo día fue objeto de un atentado que le dejó como resultado, algunas heridas en el rostro.

Portes Gil dejó la presidencia y después ocupó diversos cargos en el gobierno y también en empresas privadas. Fue embajador de Franca y de la India, secretario de Relaciones Exteriores, procurador, dirigente del partido oficial y director de la Comisión Nacional de Seguros, cargo que se le otorgó porque durante su mandato se preparó la Ley Federal de Trabajo (promulgada poco después) y se buscó configurar el seguro para los trabajadores.

Emilio Portes Gil falleció de un paro cardiaco, el 10 de diciembre de 1978, en la Ciudad de México. Sus restos fueron depositados en la cripta familiar en el Panteón Francés de la Piedad, donde fue sepultada también su esposa en mayo de 1979.

Portes Gil fue un hombre clave en la historia de México por su capacidad intelectual de político de ideas avanzadas que beneficiaron a la sociedad.

Francisco Plutarco Elías Campuzano, mejor conocido como Plutarco Elías Calles, nación en 1877 en el puerto de Guaymas, Sonora. Su padre, Plutarco Elías Lucero, fue un borrachín desobligado cuyo bisabuelo español emigró a México en el siglo XVIII y amasó gran fortuna que se redujo, pero no se acabó del todo en los disturbios y guerras del siglo XIX. Su madre era María de Jesús Campuzano, una mexicana guaymense que murió cuando su hijo estaba por cumplir un año. El huérfano pasó a cargo de una tía cuyo marido, tabernero Juan B. Calles, lo adoptó; por esta razón, ya de joven, Plutarco por agradecimiento se puso el segundo apellido de éste, Calles. De niño, después de sus horas de escuela, Plutarco tuvo que trabajar en la taberna. Aprendió a leer y a escribir correctamente, merced que lo llevó, ante la escasez de gente preparada, a conseguir empleo de maestro en una escuela de su pueblo natal, cuando solo contaba con los 17 años de edad. Poco más tarde empezó a escandalizar a los vecinos con sus borracheras, por lo que fue despedido. Luego fracasó en su intento de trabajar una pequeña propiedad agrícola y acabó por aceptar una plaza de empleado; cambió de trabajo varias veces y terminó adquiriendo fama de perdulario.

Continuará…

 

Guillermo Zavala

Tijuana, B.C

 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio